Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ampliación del Bernabéu, en suspenso

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid paraliza de forma cautelar las obras al considerar que pueden estar vinculadas a las presuntas ayudas públicas ilegales que investiga la Comisión Europea

Maqueta del proyecto de reforma del estadio Santiago Bernábeu.

La última gran apuesta del Real Madrid, la ampliación del estadio Santiago Bernabéu con la construcción de un hotel y un centro comercial —todavía solo en maqueta— se ha topado con un importante escollo en el camino. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha suspendido de forma cautelar la modificación puntual del plan general de Madrid, aprobada en 2012, por la que el club recibió un solar frente al estadio necesario para poner en marcha sus planes de expansión.

La decisión judicial, tomada el jueves, parte de un recurso interpuesto por Ecologistas en Acción. Los conservacionistas basaban su petición en la relación directa entre este cambio en el ordenamiento urbano madrileño y el expediente abierto por la Comisión Europea, que investiga si han existido ayudas estatales ilegales al club blanco. El TSJM les ha dado la razón. “Esto supone que si no se levanta la suspensión, el Consistorio no puede autorizar ninguna construcción de las que tenía previstas el club”, explica Ángeles Nieto, portavoz de los ecologistas. Del texto se desprende que la decisión depende de lo que apruebe Bruselas.

Ecologistas en Acción denunció la conexión con la indagación de Bruselas al club

Tanto el Ayuntamiento de la capital como el Real Madrid han anunciado que recurrirán el auto judicial ante el Tribunal Supremo. El Consistorio mantiene que el convenio patrimonial firmado con el club, “que es el que supuestamente investiga la Unión Europea, no guarda relación alguna con la modificación del plan general y, por lo tanto, [la decisión] carece de sentido”.

Las indagaciones de Bruselas sobre el supuesto trato de favor por parte de la Administración pública española alcanzan a otros seis clubes de fútbol. Un hecho que, de confirmarse, les habría permitido jugar con ventaja con respecto a sus rivales.

El TSJM aclara en el auto que no le corresponde “determinar en este momento procesal si la permuta constituye o no una ayuda estatal ilegal”, pero al mismo tiempo considera que, al estar incluidos en el ámbito de la modificación puntual de 2012, existen indicios suficientes para determinar una “conexión directa” entre la investigación de Bruselas y el objeto del recurso de Ecologistas en Acción.

En el caso del club blanco, la Comisión estudia la legalidad de un acuerdo suscrito entre el Ayuntamiento y el Real Madrid el 29 de julio de 2011, que tiene su origen en 1998. Fue el punto de partida de una operación de permuta de terrenos que finalizó con el traslado de la ciudad deportiva del Real Madrid de la Castellana a las afueras de la ciudad, a Valdebebas. De esta forma, el 80% de la parcela de las antiguas instalaciones del Madrid pasó a manos de la Administración, y en el otro 20%, el club podría levantar y vender cuatro torres de oficinas, que ahora se alzan por encima de cualquier otra edificación en el horizonte madrileño. Además, el club recibió 120 hectáreas en Valdebebas y unos terrenos en el barrio de Las Tablas.

Europa estudia el supuesto trato de favor al Madrid por parte de la Administración

Estos últimos son los que han levantado las sospechas de Bruselas. Su valor, estimado en 595.194 euros en 1998, pasó a 22.693.054 tras el acuerdo firmado 12 años después, según los datos que aporta el auto. Tasaciones a las que pone reparos el TSJM. Indica que, según las indicaciones de la Comisión Europea, una valoración de este tipo se debe encargar a tasadores independientes, que se basen en criterios de mercado.

Nunca se formalizó su transmisión. En un principio, dice el tribunal, “porque al suscribirse el convenio, el Ayuntamiento todavía no era el propietario”. En 2003 los solares pasaron a manos del municipio madrileño, pero nunca se llevó a cabo la transacción porque tenían que ser de uso público. Cuando la Administración quiso solucionar la situación, su valor se había multiplicado por 37.

Para hacer frente a la deuda contraída, el Ayuntamiento aprobó una modificación del Plan General de Ordenación Urbana en 2012, que permitirá al Real Madrid techar el Bernabéu y construir un complejo de ocio de 12.250 metros cuadrados en los terrenos entre el estadio y el paseo de la Castellana, con un aparcamiento subterráneo de 600 plazas. A cambio, el club cederá al Ayuntamiento la Esquina del Bernabéu, derribando el centro comercial que existe y destinando los 5.216 metros cuadrados a un parque. Al mismo tiempo, el club devuelve a la ciudad los terrenos que le había dado el Ayuntamiento en Carabanchel en pago a la deuda por los terrenos de Las Tablas para zonas verdes, y el club le pagará 6,5 millones.

La medida cautelar supone una protección de los intereses tanto de los demandados como de las partes afectadas, indica el auto del TSJM. De esta forma, se impiden actuaciones que “puedan hacer imposible devolver la posible ayuda” y llevar a cabo actos que hicieran más gravosa la restitución “como sería la demolición de lo construido” al amparo de la modificación puntual. En otro caso, aclara el tribunal, se consolidaría la supuesta ilegalidad, porque la ayuda se ha traducido en bienes inmuebles que tienen que ver con el cambio del ordenamiento jurídico.

Más información