Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una ordenanza ruidosa

Sevilla aprueba una nueva norma contra la contaminación acústica

El texto prohíbe jugar al dominó y los dados y permite locales con música cerca de viviendas

Unos jóvenes sentados en un velador, en Sevilla. Ampliar foto
Unos jóvenes sentados en un velador, en Sevilla.

Prohibido el cante, jugar al dominó y los dados, mantener conversaciones excesivamente altas y tener animales en balcones. Permitido tocar cornetas y tambores en Semana Santa, lanzar cohetes en el Rocío y construir un local con música en un edificio colindante a uno de viviendas. El Ayuntamiento de Sevilla (PP) aprobó este viernes en solitario la Ordenanza Contra la Contaminación Acústica, Ruidos y Vibraciones después de un año de polémicos enfrentamientos de posturas con asociaciones de vecinos, hosteleros, policías, sindicatos y la oposición municipal. De las mil alegaciones que registró el texto, se ha aceptado el 40%, otras 600 han quedado pendientes. La oposición desmiente estos datos, tilda la nueva norma de “arbitraria” y pide su retirada.

Está vetado tener animales en balcones, ventanas y zonas comunes

La nueva ordenanza, que sustituye a la modificada en 2005, restringe de forma muy minuciosa el ruido que se pueda generar en las actividades cotidianas de los ciudadanos y en las áreas que ocupan los veladores. Según se lee en el texto: “No podrán realizarse actos tales como cantar, proferir gritos, hacer funcionar aparatos electrónicos con amplificación de sonido, o tocar instrumentos musicales (...) cuando la intensidad y persistencia del ruido sea intolerable o inadmisible a juicio de la Policía Local —no necesitarán medidores—”; queda prohibido comer de pie en los veladores, hacer rodar barriles de cerveza, dejar solos a los animales en los balcones, o “cualquier actividad susceptible de generar ruido de impacto, por ejemplo dados, dominó y similares”. Además, los bares estarán obligados a transmitir datos de ruido a tiempo real al Ayuntamiento para su control.

No obstante, el silencio buscado por el Ayuntamiento se rompe en una larga lista de excepciones en las que se anula la aplicación de los límites de emisión de ruido. Entre ellos, los desfiles procesionales de carácter religioso, con o sin bandas de música, la celebración de velás, la feria, la cabalgata, los rodajes, o actos de reconocido carácter político, religioso, sindical o docente. También se anula la emisión de ruidos en el lanzamiento de cohetes durante el Rocío y los días festivos de Navidad.

Se podrán lanzar cohetes durante la celebración del Rocío y en Navidad

Una de las excepciones que genera más conflicto es la reseñada en el artículo 12, en la que se permite la apertura de locales con música “siempre que esté situado en un edificio con parcela catastral distinta del colindante de uso vivienda, existan sistemas estructurales distintos en ambas parcelas y no se ubique en Zona Acústica Saturada (ZAS)".

“Cuando choca una norma medioambiental con algo que beneficia a la economía, se prima lo segundo en época de crisis”, consideró este viernes Joaquín Herrera, miembro de la asociación Juristas contra el Ruido, que presta asesoramiento a la plataforma Derecho al descanso, que rechaza la norma. “Es mucho más permisiva que la anterior. El artículo 12 permitirá la construcción de karaokes o academias de baile en edificios colindantes a viviendas. Eso es algo muy fuerte, es un retroceso”, consideró Herrador. El delegado de Urbanismo y Medio Ambiente, Maximiliano Vílchez, defendió este viernes que en numerosas ciudades de España se permiten los locales con música en los supuestos que incluye la normativa. “En una ciudad que vive de la música y del turismo por qué no vamos a permitirlo cuando técnicamente se puede impedir que ese ruido salga y moleste a los vecinos”, dijo.

El texto sale adelante con un año de retraso y 600 alegaciones

El PSOE alerta además del incumplimiento de la norma, (en el nuevo texto las sanciones pueden oscilar entre los 300 a 300.000 euros), de la incapacidad de la policía para ejecutarla y de los técnicos de Medio Ambiente para hacer las mediciones. “La norma no puede dejarlo todo en manos de las decisiones que pueda adoptar de forma arbitraria el gobierno para cuestiones como la instalación o el cierre de un velador”, ha defendido estos días el portavoz del PSOE en el gobierno, Juan Espadas.

El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, destacó este viernes que había que lograr un equilibrio entre el derecho al descanso y el progreso económico. “Pedí el máximo consenso posible y vamos a seguir trabajando en ello”, declaró ayer.

Más información