Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fabra no afloja y destituye al número dos de Hacienda por estar imputado

El presidente va más allá que el PP en su exigencia de responsabilidades

La consejera, María José Català, tras el pleno del Consell en Alicante.
La consejera, María José Català, tras el pleno del Consell en Alicante.

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, no tiene la menor intención de levantar el pie del acelerador a la hora de apartar de la administración autonómica a aquellos cargos imputados por los jueces.

Ayer le tocó el turno a Eusebio Monzó, responsable del área de Presupuestos, y mano derecha del consejero de Hacienda, Juan Carlos Moragues. Monzó se encuentra imputado por su gestión en la adjudicación al arquitecto Santiago Calatrava del Centro de Convenciones de Castellón durante su etapa como director general de Proyectos Estratégicos.

La Fiscalía considera que la contratación se realizó a través de un procedimiento negociado sin publicidad y con el “concierto” de todas las autoridades para beneficiar a Calatrava. Paradojas de la política, Monzó se enfrentó en su día a Calatrava al que cuestionó alguno de los pagos que se le efectuaron en la etapa de Francisco Camps.

La firmeza de Fabra contrasta con la flexibilidad del secretario de Organización del PP, Carlos Floriano, partidario de que no se aparte a nadie de su cargo hasta que se abra juicio oral. De hecho, el actual subsecretario del ministerio de Educación, Fernando Benzo, y el director técnico de la Sociedad de Parques Temáticos (SPTCV), Javier de Diego, también se encuentran imputados por el mismo caso; pero nadie les ha pedido su dimisión ni han sido destituidos.

Català tilda a Eusebio Monzó de “honesto, honrado y muy válido”

La consejera portavoz, María José Català, que calificó a Monzó de persona “honesta, honrada y muy válida”, explicó que el cese de De Diego depende del consejo de administración de la SPTCV y que ahí Fabra tiene poco que hacer. Lo mismo dijo sobre la imputación de la diputada autonómica del PP Elisa Díaz, hija del exalcalde de Alicante Luis Díaz Alperi, que fue denunciada por una supuesta agresión a una ciudadana británica, Català recordó que el “acta de diputada es personal”

El cese de Monzó, además, le hace un roto al consejero Moragues. El secretario autonómico era una pieza clave en la negociación del nuevo modelo de financiación autonómica y estaba muy valorado en el Consell.

El pleno del Consell, que se celebró en la localidad alicantina de El Campello, nombró a Enrique Montes, hasta ahora director del Instituto Valenciano de Finanzas, como nuevo secretario autonómico de Hacienda y Presupuestos.

Para explicar la aparente contradicción de Fabra a la hora de aplicar sus líneas rojas contra la corrupción, Català aseguró que el presidente las aplica “en los cargos que orgánicamente dependen de él”. Preguntada por la situación de la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, imputada en el caso Brugal, cuya situación ha sido criticada por comerciantes y empresarios, la portavoz admitió que en caso de los diputados autonómicos, provinciales, concejales y alcaldes la “circunstancia es distinta” porque el acta es personal y “compete al ámbito del partido”. Fabra es también el presidente regional del PP.

Por otro lado, tras la reunión del Pleno del Consell la consejera portavoz aseguró que la reunión de los empresarios y el Consell con el ministro, Cristóbal Montoro, se va a celebrar en “los próximos días”, y reiteró que la situación financiera de la Comunidad Valenciana es “más urgente” que el resto con lo que evitó paralelismo con la demanda de la presidenta andaluza, la socialista Susana Díaz, que pide una cumbre de presidentes para abordar esa cuestión. “No tenemos financiación para cubrir los gastos de sanidad, educación y servicios sociales, y nuestra situación es muy distinta de la de Andalucía”, aseguró Català.

La consejera también admitió que una segunda toma hídrica para el trasvase del Júcar-Vinalopó en Cortes de Pallás es una opción que “simplemente se está estudiando” porque el agua del Azud de la Marquesa “es cara”.

 

Más información