Selecciona Edición
Iniciar sesión

La Universidad pierde talento

Las grandes campus han visto reducido el 10% de sus profesores en solo dos años . La llamada tasa de reposición impide a los nuevos completar su plantilla, provoca la huida de docentes jóvenes al extranjero y la pérdida de excelencia

Elecciones a rector en la Universidad Complutense, en 2011.

Desde que Rajoy llegó al poder e instauró sine die la tasa de reposición en 2011, las grandes universidades madrileñas (Politécnica, Complutense y Alcalá) han perdido ya al menos el 10% de su plantilla de profesorado —es decir, de su personal docente e investigador (PDI)— y las jóvenes y más pequeñas (Carlos III y Rey Juan Carlos) no han podido contratar en los últimos años ni a uno solo de los docentes habilitados por la propia Administración para presentarse a una plaza. La aplicación de las medidas de austeridad aplicadas por el Ejecutivo, que incluyen la llamada tasa de reposición (que aparece determinada en los Presupuestos Generales del Estado de cada año) están provocando ya una grave pérdida de talento. Así, la Universidad puede reponer solo el 10% de la plantilla fija que se jubile. Si no lo hace casi nadie, porque la plantilla sea muy joven (como ocurre, por ejemplo, en el caso de la Universidad Carlos III) no pueden sacar ninguna plaza. Si, por ejemplo, se jubilan 25, como sucede este año en la Politécnica, pueden sacar 2,5 plazas.

Traducido en datos, estas medidas han llevado a que la Politécnica haya pasado de tener 3.364 profesores funcionarios de todas las categorías (PDI) en 2012 a contar este año con 2.986, es decir, 378 menos, según figura en sus respectivos presupuestos. La mayor universidad presencial española, la Complutense, ha experimentado una pérdida similar: de 6.015, en 2011 a 5.625, el año pasado (390 menos).

La situación es grave, algunas áreas están bajo mínimos

Los máximos responsables de muchos de estos centros consideran que las implicaciones de este parón en la incorporación y renovación de profesorado, unido a los fuertes recortes presupuestarios que la Comunidad de Madrid ha realizado en las universidades, les está llevando una situación “muy grave” y que en algunos aspectos dar marcha atrás va a ser imposible. Como ocurre en la pérdida de varios centenares de jóvenes docentes excelentes, que se están marchando a otros países donde les están ofreciendo contratos.

Enumera y explica estas implicaciones un portavoz de la Complutense: “Son el envejecimiento rápido de la plantilla y la desaparición de equipos de investigación, al tiempo que supone un corte en la carrera docente de los aspirantes a profesores que no tienen vía para entrar en la Universidad”. Y advierte que esa disminución de profesores con respecto al número de titulaciones que imparte esta universidad “va a suponer en muy corto plazo graves dificultades para mantenerlas”.

También la histórica Universidad de Alcalá de Henares, solo en los dos últimos años, entre 2012 y 2014, ha perdido el 10,6% de su personal docente e investigador (de 1.440 en 2012 a 1.287, este año). En la Autónoma de Madrid, la repercusión ha sido inferior, ha pasado de 2.934 profesores e investigadores (PDI) en diciembre de 2011 a 2.791, el pasado diciembre.

La tasa de reposición implica, en el caso de las universidades públicas, que solo pueden sacar un 10% de las plazas fijas que pierdan en sus centros, lo que, básicamente, ocurre por jubilaciones. Ello implica que estas instituciones no solo no pueden sacar plazas de funcionarios (titulares o catedráticos) sino que tampoco para contratar docentes doctores de forma fija. Solo pueden captar personal docente que permanezca de forma temporal en la universidad, como ocurre con los profesores asociados, por ejemplo. Esto, según explican los responsables universitarios, está causando un perjuicio, que, de sostenerse mucho en el tiempo, causará una profunda herida a estas instituciones.

La tasa de reposición implica que solo pueden reponerse el 10% de las plazas que se pierden

El problema se agravará cada año. Pero los responsables de estos centros lo ven ya sobre sus cabezas. “Ya se están generando problemas graves al encontrarse muchos de los departamentos bajo mínimos. Muchos profesores están asumiendo docencia por encima de la carga que les corresponde”, señala el mismo portavoz de la Complutense. En cuanto a las áreas que más se está resintiendo ya con este recorte, en esta gran universidad aseguran que, en realidad, todas se están viendo afectadas más o menos por igual. “Este año se han jubilado unos cien profesores y el pasado más de cien... Si se prolongan en el tiempo estas mermas y la descapitalización intelectual que implican, en 20 0 30 años, esto podría suponer el cierre de universidades públicas”. “Hay una merma en la capacidad de promoción, lo que implica que los profesores jóvenes no puedan acceder a la Universidad y que los más seniors no puedan acceder a una mejora profesional”.

El principal problema para los cientos de jóvenes licenciados que ya han sido habilitados por las agencias oficiales de habilitación —el requisito para poder presentarse a una oposición para ejercer en las universidades públicas— es que no saben si tendrán que esperar dos, tres o 10 años a que la tasa de reposición sea rescindida o modificada para poder tener una plaza fija, de funcionario o de contratado. Su mejor opción, o única en muchos casos es, por tanto, marcharse al extranjero. Y los mejores, consiguen una plaza sin grandes dificultades. ¿Volverán? Los responsables universitarios opinan que, en la mayor parte de los casos, no. Al menos, no a las universidades públicas, que, para más inri, son las que más han invertido en la formación y desarrollo de muchos de sus talentos.

“Se va a descapitalizar mucho la universidad”

S. P. de P.

DANIEL PEÑA / rector de la Universidad Carlos III de Madrid

Pregunta. ¿Cuál es la repercusión inmediata de esta medida en su universidad?

Respuesta. Desde que se puso la tasa de reposición no hemos podido sacar ni una sola plaza. No se han jubilado ni siquiera 10 profesores, este año lo hacen tres. En este sentido, las universidades jóvenes estamos menos afectadas pero somos centros en formación y no podemos completar las plantillas. En la Carlos III hemos sido muy cuidadosos en la contratación y las titulaciones más recientes están muy afectadas por esto.

P. ¿Cúal es la solución?

R. Este año, gracias al programa COFUND de la UE, hemos recibido tres millones de euros con los que podemos contratar para el curso próximo a 14 profesores de excelencia pero tienen que ser extranjeros. Con eso vamos a paliar un poco el problema en las áreas en las que falta profesorado.

P. ¿Y qué pasa con las decenas de docentes españoles acreditados para esos puestos?

R. Los queremos pero no podemos contratarlos. Muchos se están yendo a Inglaterra, Italia, Alemania y Estados Unidos. Al menos 15 eran jóvenes prometedores y ahora es difícil que vuelvan.

P. ¿Cuándo será un problema grave?

R. El efecto ya se nota y va a ser acumulativo. Se van a descapitalizar mucho las universidades. La gente que se va es además la que puede, la mejor, la que recibe ofertas.

P. ¿Cuáles son las titulaciones más afectadas?

R. Las más afectadas son Ingeniería biomédica y aeroespacial, también Relaciones Internacionales.

P. ¿Solucionaría algo aumentar la tasa?

R. Para las universidades jóvenes, no, porque apenas tenemos jubilaciones. Sería mejor poner recursos para contratar a la gente más competente por al menos cinco años hasta que la situación se aclare..

“Madrid es un desangre progresivo”

S. P. DE P.

CARLOS CONDE / rector de la Universidad Politécnica de Madrid

Pregunta. ¿Qué implica una pérdida de profesorado tan rápida?

Respuesta. Lo primero es la pérdida de talento. Los profesores que terminan su contrato como ayudantes se tienen que ir. Se marchan a universidades extranjeras. Además, tenemos un montón de profesores titulares con méritos acreditados para optar a una cátedra y continuar así su carrera docente e investigadora. Y las universidades más antiguas tenemos otro problema que es la imposibilidad de cubrir las jubilaciones. Nos estamos quedando sin especialistas.

P. ¿Cuáles son las áreas más afectadas en su universidad?

R. Empezamos a tener problemas en el área de Ingeniería Civil y en el de Ingeniería Forestal. Y en breve, los tendremos en otras dos, Industria y Agrónomos. Intentamos contratar a profesores asociados, que son profesionales muy acreditados, con contratos baratos, para que den tres horas a la semana, sin estabilidad ni continuidad. Cualquier día no están interesados en seguir.

P. ¿Cuándo será grave?

R. Ya es grave. Estamos perdiendo gente joven que vale mucho y también a experimentada, de edad media. El desangre es progresivo.

P. ¿Bastaría con aumentar la tasa de reposición?

R. Los casos sangrantes serían menos.

P. ¿Cómo han afectado los recortes presupuestarios de la Comunidad de Madrid a esta situación?

R. De lleno. Nosotros pedimos que no haya más y que se haga un modelo de financiación para poder tener un marco estable. En la Politécnica hemos pasado de tener un presupuesto de 225 millones de euros en 2012 a 177 en 2014. No llega para pagar las nóminas.

P. ¿Y cómo las pagan?

R. Lo completamos con lo que aportan los estudiantes con las matrículas y con los cánones de los proyectos de investigación que se desarrollan en la universidad.