Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad regula las viviendas de uso turístico

No podrán contratarse por un periodo menor de cinco días ni ser vivienda habitual

El Gobierno regional ha aprobado el Decreto de regulación de Apartamentos Turísticos y de las Viviendas de Uso Turístico tras obtener el visto bueno del Consejo Consultivo. Las viviendas de uso turistico no podrán contratarse por un periodo menor de cinco días ni ser vivienda habitual. Eso como premisa para iniciar la actividad económica. Además deberán estar equipadas (amuebladas, acceso telemático), garantizar el libre acceso al público sin discriminaciones de ningún tipo y tendrán una única categoría, al revés que ocurre por ejemplo con los hoteles (catalogados por estrellas). Las viviendas de uso turístico podrán estar en un bloque de pisos con otras viviendas que sí son residenciales. Deberán tener una placa a la vista que acredite que cuentan con el permiso del Ejecutivo autonómico. Sus precios tendrán que estar expuestos en un lugar visible a la entrada

“Este decreto se ha desarrollado a instancias de solicitud de los hoteleros, que referían una ilegalidad y por tanto decidimos regularlo”, ha manifestado la consejera de Empleo, Turismo y Cultura, Ana Isabel Mariño. El decreto define las viviendas de uso turístico como alojamientos –viviendas, pisos o apartamentos- que se ofrecen al público de forma integral (no por habitaciones), englobados en una sola categoría. Tendrán carácter de alojamiento turístico, por lo que deberán estar inscritas en el Registro de Empresas Turísticas. El inicio de la actividad estará sujeto a la presentación de declaración responsable.

Las 8.000 viviendas de uso turístico existentes en la región son una modalidad de alojamiento en pisos de propiedad privada que no está amparada por ninguna normativa. El sector turístico madrileño se había mostrado muy crítico con el borrador del decreto, y reclamaba a la Comunidad que endureciera la normativa. Creada en abril, la Unión Empresarial por la Promoción Turística de Madrid pedía al Ejecutivo que diera marcha atrás o endureciera la normativa.

“Vamos de la mano de las dos partes, de las viviendas y del sector hotelero. Había que acabar con intrusismo, competencia desleal, y garantizar la libre competencia. Francamente, entiendo que el sector hotelero ha quedado satisfecho. Se ha resuelto una situación de alegalidad”, ha expuesto Mariño.

Más información