Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bailar las redes neuronales

La bailarina y coreógrafa Muriel Romero presenta en primicia en La Casa Encendida un ambicioso proyecto de danza multidisciplinar interactiva

La bailarina Muriel Romero.
La bailarina Muriel Romero.

La biografía artística de Muriel Romero (Murcia, 1973) es tan agitada como intensa, tan nómada como llena de experimentos de lo más variopintos. Para entender su movimiento y sus propósitos, hay que acercarse a su formación, y a su paso por diversas compañías internacionales. Ahora, con el espectáculo de danza “Phantom Limb”, planteado como un reto utopista donde “las redes neuronales artificiales pueden servir de interfaz entre miembros corporales reales y miembros corporales imaginados”, la veremos desplazarse hacia un campo paracientífico que ha interesado a muchos lugares y a la Unión Europea, que lo financia en parte. En la génesis de la obra se explica que “una serie de extensiones corporales audiovisuales interactivas se acoplan al cuerpo de los bailarines, creando un mundo compartido en el que ambas entidades (reales y virtuales) establecen recíprocamente sus condiciones creativas”.

Efectivamente, “Phantom Limb” se articula y arma “sobre una investigación transdisciplinar basada en modelos matemáticos provenientes de las neurociencias cognitivas para generar acoplamientos estructurales entre coreografía, música e imaginería visual”. No es sencillo, pero se puede llegar a entender: “una serie de redes neuronales artificiales, especialmente diseñadas para la pieza, son utilizadas como un substrato común para establecer conexiones algorítmicas entre movimiento corporal, síntesis de sonido y vídeo generativo interactivo. Estas disciplinas se reúnen operacionalmente para formar una unidad sobre la base de sus interacciones circulares”. Cosas así se ven en los documentales de investigación científica y de adelantos mecánicos, pero no entendiéndose como parte activa de un programa, en vivo, de danza contemporánea, y de ahí su novedad y el creciente interés que ha despertado. Los autores, Romero y Palacio, en su texto de base explican que uno de los objetivos señeros de “Phantom Limb” es exactamente “el diseño de extensiones neuronales interactivas que entran en diferentes situaciones de compromiso con los cuerpos físicos de los bailarines, de forma que ambas entidades establecen recíprocamente sus condiciones creativas a través de la simultaneidad de sus acoplamientos dinámicos que suceden en tiempo real”. Todo esto forma parte del proyecto europeo de cultura “Metabody”, en el que se integraron Muriel Romero y Pablo Palacio al crear en 2007 el Instituto Stocos, adhiriéndose a ese complejo programa “centrado en el análisis y el desarrollo de la interacción entre el gesto corporal, sonido e imaginería visual”. En estos procesos experimentales y de investigación, los trabajos se integran en lo que ellos llaman “un contexto escénico de abstracciones tomadas de otras disciplinas tales como la inteligencia artificial, biología, matemáticas o la psicología experimental”. El catálogo de obras producidas sobre estas líneas por Romero y Palacio llega a formar una trilogía: “Acusmatrix”, “Catexis” y “Stocos”.

Pero lo que se verá en La Casa Encendida es muy físico y real. Los creadores apuntan finalmente: “En ‘Phantom Limb’ la actividad física de los bailarines juega el papel central en la evolución de las propiedades sonoras y visuales del espacio escénico, siendo estas una extensión interactiva del movimiento corporal. Una serie de criaturas audiovisuales compuestas de redes neuronales interactivas que son proyectadas en forma de hologramas en el espacio escénico, constituyéndose como compañeros de baile artificiales con un cierto grado de autonomía y complejidad”.

La coreografía es de Muriel Romero, la música y las luces de Pablo Palacio y la simulación visual interactiva de Daniel Bisig. En escena se verán cuatro bailarinas: Begoña Quiñones, Verónica Garzón, Alicia Narejos y la propia Muriel Romero. Entre los numerosos colaboradores están el Programa de Cultura de la Unión Europea, el Unterwegs Theater (Heidelberg, Alemania), los Teatros del Canal (Madrid), La Casa Encendida de Madrid que ahora los recibe en primicia, el Graner Espacio de Creació (Barcelona) y el Teatro Paco Rabal (Madrid). Hay además el concurso de Infomus-Casa Paganini-Universitá de Genova (Italia) y del Institute for Computer Music and Sound Technology of Zurich (Suiza).

 “Phantom Limb”. De Muriel Romero y Pablo Palacio. La Casa Encendida. Días 11 y 12. De las 22 horas a las 23.30 horas.