Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los gases que genera el vertedero de Alicante superan los límites legales

Los ecologistas aseguran que la planta recibe casi el doble de basura de cuando se inauguró

El Consell investigará la denuncia y el Ayuntamiento dice que está al 70% de su capacidad

Ampliar foto
Panorámica de la planta de residuos de Foncalent en Alicante.

El vertedero de residuos de Fontcalent (Alicante) gestionado por Ingeniería Urbana S. A. (Inusa), empresa participada por el promotor Enrique Ortiz, imputado en el caso Brugal, recibió en 2013 175.000 toneladas de residuos urbanos, casi el doble de lo previsto cuando se inauguró en 2005.

Ecologistas en Acción denuncian que las emisiones de los monitores de combustión del biogás y del biofiltro de la nave de compostaje "superaron los valores límite establecidos en la autorización para el parámetro del carbono orgánico total, y en su motor para dióxido de azufre". El incumplimiento de las condiciones de la autorización es una "falta muy grave", según recuerda Ecologistas en Acción.

El Ayuntamiento de Alicante resta importancia a la denuncia, aunque reconoce que la planta que gestiona Ortiz recibe 90.000 toneladas de basura del sur de Valencia y otras 100.000 del área de Alicante, que es el doble de cuando se inauguró pero "todavía está al 70% de su capacidad y se es muy escrupuloso en el tratamiento", ha asegurado un portavoz municipal, que ha cifrado en 140.000 las toneladas que se pueden recibir procedentes de fuera de Alicante.

Fuentes de la Consejería de Infraestructuras y Medioambiente están analizando la denuncia de los ecologistas y admitieron cierta preocupación sobre todo por las emisiones de gases incontrolados. "Si es así, abriremos una investigación como corresponde", confirmaron fuentes del departamento que dirige Isabel Bonig.

Ecologistas en Acción ha tenido acceso a los datos de la Memoria Anual de Gestos de Residuos de 2013 donde figura que la planta de Alicante recibió 174.932 toneladas de basura, una cantidad que "casi duplica el vertido anual previsto en 2005 cuando empezó a funcionar", que era de 95.000 toneladas.

Además, se vertieron 24.000 toneladas de residuos que se consideraron "de forma inexplicable no valorizables”, y 6.500 toneladas de residuos que no pasaron previamente por la planta de reciclaje, debido a que ocasionalmente no se encontraba operativa por avería durante unos 15 días, según la denuncia de los ecologistas.

El vertido de residuos, debido a la baja recuperación de materiales de la planta de reciclaje y compostaje anexa y a la importación de residuos que provienen de fuera de la ciudad de Alicante desde 2005, ha colmatado ya las dos primeras celdas y casi totalmente la tercera. Esta última con una capacidad de 1.578.449 metros cúbicos solamente tiene libres 278.537 metros cúbicos (el 17,6%) y se colmatará con toda seguridad a lo largo de 2014 si sigue el actual ritmo de vertido, según cálculos de Carlos Arribas, portavoz de los ecologistas en Alicante. La vida útil del vertedero que en 2005 era de 21 años se ha reducido más de 5 años y si no amplía su capacidad quedará completamente saturado en 2021.

La ampliación prevista aprobada por la Consejería de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente, con la construcción de una quinta celda que aumentaría la capacidad del vertedero en un 50%, se encuentra recurrida ante los tribunales por parte de Ecologistas en Acción del País Valenciano y del grupo municipal de Esquerra Unida.

 

 

Emisión de gases

Una vez analizadas las emisiones de contaminantes atmosféricos de los diversos focos existentes en el vertedero municipal de Alicante en 2013, según Ecologistas en Acción, se ha comprobado la superación de los valores límite de emisión de diversos contaminantes. Las instalaciones cuentan con cuatro focos canalizados importantes de emisiones: los biofiltros instalados en la nave cerrada de compostaje para evitar sobre todo la difusión de malos olores, y las chimeneas de los tres motores que queman el biogás generado en el digestor anaerobio y en la descomposición de las basuras orgánicas depositadas en el vertedero antiguo, ya clausurado así como en las tres celdas de nuevo vertedero, dos de ellas colmatadas y también clausuradas.

En un vertedero controlado es obligada la quema del biogás y su aprovechamiento energético según el Real Decreto 1481/2001, ya que su principal constituyente, el metano, es un potente gas de efecto invernadero, 23 veces más impactante que el dióxido de carbono (CO2). Aparte de las emisiones canalizadas en el vertedero existen emisiones difusas sin control, que pueden suponer el 50% de total de los gases generados en los procesos de fermentación anaerobia y en ellas se pueden encontrar centenares de compuestos orgánicos, muchos de ellos tóxicos y cancerígenos, como el benceno, los hidrocarburos policíclicos aromáticos y los organoclorados.

En concreto en el foco de los biofiltros se superó el valor límite del contaminante carbono orgánico total (276 mg/Nm3 frente a 50 mg/Nm3 de valor límite). En los tres motores también se superó el valor límite establecido de 150 mg/Nm3 en la autorización ambiental integrada otorgada por la Conselleria de Medio Ambiente en 2012, con los valores de emisión de 404, 372 y 193. Además en un motor se superó el valor límite de emisión del dióxido de azufre (313 mg/Nm3 frente a 300 de valor límite de emisión). El carbono orgánico total mide las emisiones de compuestos orgánicos volátiles, entre los que se encuentran el metano, los hidrocarburos alifáticos, hidrocarburos policíclicos aromáticos, los hidrocarburos aromáticos (benceno), los compuestos órganoclorados y otros.

Ecologistas en Acción de País Valenciano solicitará a la Consejería de Medio Ambiente la imposición de sanción por estos incumplimientos de los condicionantes de la autorización ambiental integrada, que se consideran falta grave en la Ley 16/2002 de prevención y control integrados de la contaminación.

Y el caudal del biogás recogido y quemado (un valor medio de 1.318 metros cúbicos a la hora medido en condiciones normales aparece en la Memoria de Gestor de Residuos de 2013) es entre una quinta y una tercera parte del generado realmente en las entrañas del nuevo vertedero (estimación entre 4.000 y 6.200 m3/hora dependiendo del nivel de reciclaje de 180.000 t de residuos vertidos) sin tener en cuenta que el sistema también recoge el biogás producido en el antiguo vertedero ya clausurado, según los cálculos que presentó INUSA en el proyecto de ampliación del vertedero. "Lo que indica que se están difundiendo sin control alguno en el medioambiente una gran cantidad de gases tóxicos y de efecto invernadero", concluye Ecologistas en Acción. 

Más información