El Ayuntamiento gastará 21 millones en la operación de OHL en Canalejas

Rescatará el aparcamiento público para poder remozar la zona donde la constructora está haciendo su centro comercial de lujo

Ampliar foto
Proyección municipal de cómo quedará el área de Canalejas.

Construir un nuevo aparcamiento que esté a la altura del complejo comercial y hotelero de lujo de OHL en Canalejas, hacer una infraestructura subterránea de transportes que permita enterrar las dársenas de autobuses y el trajín diario de carga y descarga, y peatonalizar parcialmente esa área junto a la Puerta del Sol no le saldrá gratis al Ayuntamiento de Madrid, tal y como habían mantenido hasta ahora fuentes municipales.

Las obras correrán a cargo de la empresa que se encargue luego de explotar el aparcamiento, pero la ciudad deberá rescatar con dinero público la concesión actual, lo que tendrá un coste de 20.986.056 euros, según un informe del área municipal de Hacienda al que tuvo acceso EL PAÍS.

La concesión actual del aparcamiento expira en 2027, de forma que esa cantidad constituye la indemnización que el Ayuntamiento deberá pagar a la empresa que lo explota por quitárselo 13 años antes de lo acordado.

IU critica el cuento de la lechera

  •  El portavoz municipal de Izquierda Unida, Ángel Pérez, considera que la reforma subterránea del área de Canalejas constituye “una despedida de legislatura muy coherente con lo que ha sido la política del Gobierno local del PP, que no es otra que calificar de interés general aquello que, realmente, es de general interéspara las grandes empresas privadas”. “Estos intereses son los que se mueven en la Operación Canalejas”, añade Pérez.

  • “Que sólo para rescatar la concesión actual de un aparcamiento público se asignen más de 20 millones de euros, el doble de lo que se invertirá del famoso remanente de tesorería para mejorar los distritos de Madrid, delata cuáles son las prioridades del PP: gastar del dinero de todos para que unos pocos tengan sus negocios de lujo en perfectas condiciones para su explotación y lucro”.
  • “El resto, es decir, lo que se recuperará con el pago de la concesionaria, en el mejor de los casos en muchos años, es el cuento de la lechera”, concluye Pérez.

El resto de las obras subterráneas previstas en esa zona de la calle de Alcalá tendrá un coste de 29.856.983 euros, según señala dicho informe, que será abonado íntegramente por la nueva concesionaria del aparcamiento.

El área municipal de Hacienda estima que los ingresos anuales para el Ayuntamiento provenientes del canon a pagar por la empresa que se haga con la concesión ascenderán a 2.460.325 euros, aunque fuentes del área de Urbanismo elevan esa cantidad a 2.509.532 euros. En uno y otro caso, harán falta algo más de ocho años para cubrir el abono íntegro del rescate del aparcamiento.

El Ayuntamiento había deslizado hasta ahora que la nueva concesionaria se vería libre del pago de ese canon, total o parcialmente, a cambio de hacerse cargo del coste de las obras (30 millones de euros). Sin embargo, fuentes del área municipal de Urbanismo negaron ayer esa posibilidad.

La concesión se sacará a concurso por un periodo de 40 años. Sumado el abono de las obras, el canon y los tributos correspondientes (impuesto sobre bienes inmuebles e impuesto de actividades económicas, con una estimación anual de 367.015 euros), el coste total de la concesión superará los 150 millones de euros.

O lo que es lo mismo, los ingresos anuales para la empresa concesionaria deberán rozar los cuatro millones anuales para evitar entrar en pérdidas. La indemnización a la actual concesionaria por el lucro cesante durante los próximos 13 años se eleva a cerca de 1,7 millones anuales.

El Ayuntamiento confía en que la implicación de la constructora OHL para revigorizar el área de Canalejas evitará que este concurso público quede desierto, tal y como ha sucedido en otras ocasiones con aparcamientos públicos de rotación.

En cualquier caso, el Ayuntamiento carece en la actualidad de dinero suficiente como para llevar a cabo el rescate del aparcamiento. “Esa cifra [20.986.056 euros] no tiene acomodo en 2015 dentro de los estrechos márgenes del plan de ajuste”, señala el informe, firmado el pasado 2 de junio por el director general de Presupuestos, Santiago Ruedas. “No es sino hasta el ejercicio de 2017 en el que el presupuesto municipal contemplado en el plan de ajuste podría dar cabida a un gasto de la citada magnitud”, añade.

Las cuentas municipales están intervenidas desde 2012 por el Ministerio de Hacienda, que debe dar el visto bueno a cualquier cambio en su plan de ajuste.

Fuentes del área de Urbanismo han explicado que el pago del rescate se llevará a cabo a plazos: 1.069.498 al año durante 20 años.

Se empezará a abonar en 2017. Las obras, sin embargo, comenzarán tan pronto como concluyan los trámites administrativos, de forma que el Ayuntamiento tendrá cerca de dos años de carencia en el pago del rescate.

Los cálculos del área de Urbanismo, que suman el abono del canon, los tributos correspondientes y otras tasas por el uso privado de las nuevas rampas que se construirán para la instalación subterránea, elevan a 4.160.456 euros los beneficios anuales para la ciudad durante los 40 años de concesión.

Calles peatonales y una parada subterránea para los autobuses

El Gobierno municipal, que preside Ana Botella (PP), dio luz verde en marzo al plan especial urbanístico que reordenará el transporte público y privado en la zona de Canalejas, a escasos metros de la puerta del Sol, donde OHL está construyendo un complejo comercial y hotelero de lujo. El proyecto será validado hoy en la comisión de Urbanismo, y refrendado a finales de mes en el Pleno local merced a la mayoría absoluta del PP.

Con el objetivo de “recuperar espacio para el peatón, mejorar la calidad del aire y reducir la contaminación acústica”, se construirá una infraestructura subterránea que sirva de aparcamiento para vehículos privados, dársena para nueve líneas de autobuses urbanos, y espacio de carga y descarga para el complejo comercial, que estará listo previsiblemente en 2016.

El aparcamiento actual, a la altura del número 17 de la calle de Alcalá, consta de 476 plazas de rotación (cuya concesión finaliza en 2017) y 70 reservadas para residentes (hasta 2057). Inaugurado en 1964, se trata de uno de los más antiguos de la capital. Será sustituido por otro de nueva construcción con 439 plazas de rotación; el espacio para residentes se respetará. Los accesos y salidas cambiarán de lugar; también se modificará el sentido de circulación de las calles de Arlabán y Cedaceros.

La infraestructura subterránea albergará 10 dársenas de autobuses (confluyen allí nueve líneas de la EMT), cuyo acceso se realizará por una rampa doble de nueva construcción en la calle de Alcalá. La obra permitirá además hacer un acceso sin barreras arquitectónicas para la estación de metro de Sevilla.

El área de actuación suma 24.843 metros cuadrados de viario público, y afecta a la calle de Alcalá (del número 6 al 22), las calles de Sevilla, Cedaceros y Arlabán (enteras), la plaza de Canalejas y la carrera de San Jerónimo (del 22 al 34). Se ganarán a los coches 1.309 metros cuadrados de superficie peatonal.

Estas obras, que costarán 29.856.983 euros, según el Ayuntamiento, serán costeadas íntegramente por la nueva concesionaria del aparcamiento.