Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Colas en Valencia para apuntarse a Podemos

La asamblea informativa del nuevo partido reúne a cerca de un millar de personas

Ampliar foto
Asamblea de Podemos en un tinglado del Puerto de Valencia.

Minutos antes de iniciar la asamblea informativa de Podemos que reunió este domingo a alrededor de un millar de personas en un tinglado del Puerto de Valencia, ya se había formado una cola de gente muy dispar para inscribirse. Entre ellos se encontraba Manuel del Pino, autónomo de 53 años, y votante en las elecciones europeas de UPyD. “Vistos y oídos los demás, me considero engañado y por eso he decidido apoyarlos, porque nos han hecho llegar información muy oportuna”, explicaba. A su lado, Benito Giménez, de 42 años, también votó a otro partido, integrante de la candidatura de izquierdas Compromís. “La verdad es que a mí ahora me ha convencido un vídeo que vi de Pablo Iglesia para niños, donde explicaba que el PP y el PSOE eran los gatos y nosotros los ratones”, apuntaba este informático que participó en las movilizaciones del 15-M. Detrás de él, el vigilante de seguridad Roberto Pérez, de 46 años, destacaba la “inteligencia” del programa del nuevo partido. “Sólo con que se cumpliera el 20% ya se acabaría con los políticos corruptos. Y además defienden que no se puede cortar el agua y la luz a las familias y tirarlas a la calle”, señalaba. Amparo Martí, ama de casa de 60 años, sí apostó por Podemos en las últimas elecciones, porque “están al lado de los humildes y honrados y en contra de los sinvergüenzas”, afirmaba.

El público, dispuesto en un círculo creciente, aplaudió las explicaciones y las informaciones de los representantes de Podemos. Se había creado expectación por conocer quién está detrás de Podemos en Valencia, tras obtener 144.000 votos en toda la comunidad autónoma en las últimas elecciones europeas. Había gente de edades muy diferentes. También antiguos militantes socialistas, como Ana María Yunta, de 58 años, que se salió "por la izquierda" y ahora apoya a Podemos. Durante la asamblea, no cesaron las inscripciones.

Los representantes de Podemos rechazaron los “ataques virulentos” recibidos durante la semana posterior a las elecciones, tras recibir 1,2 millones de votos en toda España. “No somos frikis, ni bolivarianos, ni radicales, ni violentos”, dijo uno de ellos. Y se preguntó por qué no se llama radicales a los partidos como el PSOE y el PP que pactaron el cambio de la Constitución para pagar primero la deuda o al Gobierno que aprueba la amnistía fiscal o la reforma laboral. “Somos de extrema necesidad”, apuntó otra. “Si friki es luchar por un mundo mejor, soy una friki”, aseveró la que fue candidata en la lista europea Susana Mínguez, que arrancó los mayores aplausos.

Podemos anunció que se está organizando para encontrar una sede fija en Valencia y contar con una estructura operativa. También pidió la colaboración de todos e incidió en que a nadie se le pedirá el carné de nada por participar en el proyecto. Después de las primeras intervenciones, se abrió la asamblea al público en general para intervenir.