Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Círculo de Economía pide a Mas que dé otra oportunidad al diálogo

Costas afirma que una reforma constitucional abriría el camino a la consulta

El presidente del lobby advierte al presidente de que “no es verdad que el tiempo se acabe”

El Círculo de Economía, el prestigioso lobby económico presidido por Antón Costas, ha recibido este jueves al presidente de la Generalitat, Artur Mas, con la demanda de que retome el diálogo con el Gobierno central. Sin ambages, Costas le ha reclamado que dé una "segunda oportunidad" al diálogo y ha advertido que "no es verdad que el tiempo se acabe". A pesar de que ha afirmado que la institución no debe posicionarse en el debate soberanista, el presidente de la entidad ha considerado que es posible avanzar en una "reforma constitucional" para resolver el encaje de Cataluña en España, y ha añadido que ello permitiría avanzar hacia una "consulta legal y bien informada" en la que se expongan claramente las consecuencias de cada opción.

Mas ha abierto esta tarde la XXX Reunión del Círculo de Economía, que se celebra cada año en Sitges (Barcelona). Es la primera intervención que Mas efectúa ante los empresarios desde las elecciones del pasado domingo, que por primera vez desde la II República ganó Esquerra Republicana. Costas ha invitado al presidente a valorar el contexto de mejora en el que, a su juicio, se halla Cataluña, pero también ha puesto sobre la mesa "las dimensiones políticas de la crisis". El también académico ha lamentado que se caiga en expresiones de "fatalismo" como "choque de trenes" o "se ha acabado el tiempo". "Hay que resistirse a esa tentación, a esa funesta manía de nuestra historia de olvidar lo existente y comenzar de nuevo", ha insistido. Contra ese fatalismo, Costas ha reivindicado la "razón ilustradas".

No obstante, Costas ha sostenido que para que se produzca esa segunda oportunidad debe admitirse primero el problema. "Hay un problema catalán. Hay desazón, malestar y deseo de gran parte de la población de tener más capacidad de autogobierno", ha aseverado. El presidente del Círculo ha advertido de que ese malestar debe ser abordado –"no es ficticio", ha dicho— y ha planteado dos soluciones: la reforma constitucional y la consulta. "Mi impresión es que ambas no son excluyentes. Si somos capaces de llevar adelante la reforma, eso daría más juego y campo a la idea de la consulta", ha expuesto.

En el terreno económico, Costas ha considerado que es falso que España no tenga un "modelo de crecimiento sólido y sostenible" y ha indicado que esa mejora se manifiesta en una mejora del saldo comercial. El presidente de la entidad ha reivindicado apostar por una reindustrialización de Cataluña, una apuesta por el I+D+i y por la formación profesional. Pero además, ha rechazado que pueda hablarse de "salida de la crisis" con la elevada tasa de paro que hay en España. Por ello, ha pedido un plan para rehabilitar el parque de viviendas, por ejemplo, que dé empleo a la población que se "ha quedado en la cuneta".

Artur Mas ha admitido en su discurso inaugural que, "como todos los procesos políticos, el que estamos impulsando tiene algunas incertidumbres" y ha reconocido también que no puede "tranquilizar al 100%" a los empresarios en este sentido. Sin embargo, ha garantizado que no modificará su hoja de ruta para convocar una consulta de autodeterminación para el 9 de noviembre.

El presidente catalán ha insistido en la singularidad del proceso soberanista y en su carácter pacífico y democrático: "Estos procesos normalmente se hacen, o con violencia, y este no será el caso de Cataluña, o de acuerdo con el Estado, que tampoco es el caso de Cataluña pero me gustaría que lo fuera".

Sí ha agradecido a los empresarios del Círculo que reconozcan que el soberanismo no es fruto de una decisión de los políticos sino de un movimiento popular. "Celebro que reconozcan que este no es un proceso inventado por cuatro políticos; es un movimiento de tipo social y ciudadano que existe, que no puede esconderse ni menospreciarse y que está aquí para quedarse".

Sobre la tercera vía que reclama el Círculo de Economía, Mas no la ha descartado, pero siempre que esta pueda votarse directamente por parte de los catalanes y no impida la consulta de autodeterminación. "Si el Estado tiene una propuesta seria y creíble que desee someter a escrutinio, en forma de reforma constitucional o lo que sea, que la ponga a votación y que la gente decida". Con todo ha insistido en que no le vale una propuesta del "Gobierno de turno" sino que es necesario que la posible oferta sea consensuada entre las instituciones del Estado "porque si no viene el partido de la oposición, lo recurre y lo tumba todo", ha dicho haciendo referencia a lo ocurrido con el Estatuto de Autonomía de 2006.

Mas ha acabado insistiendo en que el Gobierno debería permitir que la Generalitat convoque la votación del 9 de noviembre sobre la base de la ley catalana de consultas que se aprobará "dentro de unas semanas". Según Mas, esto permitiría dar salida a los deseos de los catalanes de votar sobre su futuro colectivo para, después, abrir una negociación como la que se prevé en Escocia si gana el a la independencia en el referéndum de septiembre.