Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Málaga será subsede del Museo Estatal Ruso de San Petersburgo

El centro abrirá el próximo año en la antigua sede que dejó la fábrica de Tabacalera

La antigua fábrica de tabacos será la sede del Museo Estatal de Arte Ruso de San Petersburgo. Ampliar foto
La antigua fábrica de tabacos será la sede del Museo Estatal de Arte Ruso de San Petersburgo.

La ciudad de Málaga (568.479 habitantes) sigue empeñada en convertirse en un insólito e inesperado escaparate del arte. Es uno de los principales propósitos del alcalde, Francisco de la Torre, del PP, con aciertos y tropiezos en este ámbito, pero capaz de atraer dos importantes marcas museísticas de Europa en apenas seis meses. En noviembre de 2013, anunció la apertura en la capital de la Costa del Sol de una sede del prestigioso Centro Georges Pompidou, la primera fuera de Francia, y ayer hizo público un principio de acuerdo para instalar en el edificio de la antigua Tabacalera una delegación del Museo Estatal Ruso de San Petersburgo, un espacio con 119 años de historia dedicado íntegramente al arte de este país. Se sumarán, una vez en marcha, a los museos Carmen Thyssen y Picasso Málaga (en este caso puesto en pie por la Junta de Andalucía) y al Centro de Arte Contemporáneo (CAC), muy reconocido por los artistas que ha cobijado. A todo ello se une la reapertura a finales de 2015 del Museo de Málaga (con los fondos del Bellas Artes y del Arqueológico) tras 17 años cerrado.

Los términos económicos del pacto alcanzado con los máximos responsables del centro (la reunión se celebró en la ciudad rusa con Vladímir Gusev y Evgenia Petrova), el primero de estas características con una ciudad española, no fueron desvelados por el Ayuntamiento. Sí se conoce que el acuerdo, inicialmente por una década, estipula la cesión de alrededor de un centenar de piezas datadas entre los siglos XV y XX para la colección permanente, que irá renovándose, además de dos muestras temporales al año.

El discurso expositivo girará en torno a cinco secciones: iconos, retratos, paisajes, pintura de género y vanguardia y revolución. Un equipo trabaja ya en la selección de las obras. Podrán contemplarse desde los iconos de inspiración bizantina hasta el realismo socialista de la era soviética. Entre otros, algunos de los artistas elegidos son Alexeia Venetsianov, Isaac Levitan, Olga Rozanova, Kandinski y Valentín Serov.

La inminente llegada a la Costa del Sol del Museo Estatal Ruso, que dispone en sus fondos de más de 500.000 objetos artísticos fechados desde el siglo X hasta la actualidad, coincide con la reactivación en las últimas semanas de los trabajos para poner en marcha el Pompidou de Málaga a principios de 2015. Si no hay sorpresas, los dos espacios podrían abrir casi simultáneamente.

El centro ruso prestará obras autóctonas de entre los siglos XV y XX

En el caso del museo francés (el acuerdo es por un lustro), el Ayuntamiento pagará un canon anual de un millón de euros y además de la exposición permanente se ha cerrado la exhibición de una muestra temporal al año. Las obras para acondicionar el Cubo ubicado en la esquina de los muelles 1 y 2 del Puerto de Málaga se han licitado por 5,1 millones de euros y tienen un plazo de ejecución de seis meses.

Hasta aquí, lo próximo. Porque Málaga ya cuenta con dos marcas museísticas de renombre. La Junta de Andalucía inauguró hace algo más de una década el Museo Picasso Málaga (MPM), una de las dos pinacotecas dedicadas al pintor malagueño en su ciudad natal. La otra es la Fundación Picasso Museo Casa Natal, de gestión municipal. También lo es el Museo Carmen Thyssen, consagrado a la pintura española del siglo XIX y abierto hace tres años como extensión del madrileño.

Completa el catálogo en la capital malagueña el Centro de Arte Contemporáneo (CAC), que actualmente expone la obra de la serbia Marina Abramovic. En sus salas han expuesto, en su década de existencia, Tracey Emin, Santiago Sierra, Ron Mueck y los británicos Gilbert & George, entre otros muchos.

La ciudad prevé abrir una sucursal del Pompidou a principios de 2015

Con la apertura del Museo Estatal Ruso, que ocupará una superficie de 7.300 metros, el alcalde se quita una espina y avanza en su objetivo de llenar de contenido parte del espacio vacío que hay en la antigua fábrica de tabacos, posiblemente el plan que más se le resiste. Además de dependencias municipales, actualmente alberga el Museo del Automóvil. El gran fiasco se produjo con el fallido complejo Art Natura, que incluía el Museo de las Gemas y el de Ciencias de la Naturaleza. El proyecto se quedó en nada tras una inversión superior a 25 millones de euros y el asunto se cerró con litigio con la adjudicataria (Royal Collections).

El anuncio de llegada del arte ruso a Tabacalera se produce, además, sólo unos días después de un nuevo fracaso para este espacio. El concurso público para buscar interesados en la gestión de un centro internacional digital, que busca ser referente en el país, ha quedado desierto. El Ayuntamiento no tira la toalla y ha anunciado un procedimiento negociado para intentar captar inversores.

El alcalde de Málaga, el popular Francisco de la Torre, aún no ha desvelado si se presentará en las próximas elecciones municipales de mayo de 2015. Con 72 años, insiste una y otra vez en que tomará la decisión en verano, pero todo indica que intentará renovar de nuevo su mayoría absoluta. Nadie dudaba ya de que su proyecto estrella, en caso de que dé el paso, será el Centro Pompidou de Málaga, cuyos trámites se han acelerado y puede abrir al público antes de la cita electoral.

El empujón a este proyecto ha sido tal que el Ayuntamiento ha decidido embarcarse en solitario pese a que intentó buscar un socio privado para financiar las obras de adaptación del Cubo.

Fue otro museo, el Carmen Thyssen, el que le sirvió de carta de presentación al alcalde en las municipales de 2011. El espacio se inauguró a finales de marzo de ese año, apenas dos meses antes de la cita con las urnas. Cuatro años antes se presentó con el aval de la remodelación del Parque de Málaga, uno de los espacios más señeros de la ciudad, y en 2003, con la peatonalización de la céntrica calle Larios. De la Torre accedió a la Alcaldía de Málaga en el año 2000 en sustitución de Celia Villalobos, y desde entonces ha logrado tres mayorías absolutas.