ALEJANDRO MONZÓN | Presidente del consejo rector de Anecoop

“Sin cooperativas muchos pueblos se verían desolados”

El responsable de la cooperativa centra su prioridad en integrar a socios y diversificar la oferta

Alejandro Monzón, presidente de Anecoop.

La herencia de su antecesor no le suscita quejas a Alejandro Monzón, que pasó en abril a presidir el consejo rector de Anecoop, la cooperativa de segundo grado líder en exportación, tras facturar un 16,7% más la pasada campaña culminada por Juan Safont. De 39 años, el presidente más joven de esta empresa agraria con 72 socios y ocho sedes exteriores, la última de ellas en Hong Kong, centra su prioridad en integrar a los socios y diversificar una oferta que llega a las 230 referencias. Procedente de la cooperativa Cheste Agraria, para este citricultor y viticultor con 20 años de experiencia el relevo generacional es una tarea pendiente: “La agricultura del futuro producirá lo mismo con menos agricultores”.

Pregunta. ¿Las cooperativas se consolidan como motores de la economía española?

Respuesta. En los momentos duros el cooperativismo ha amortiguado la crisis, sobre todo en la economía local. Sin las cooperativas, muchos pueblos se hubieran visto desolados por falta de alternativas. La agricultura ha resistido más que el resto de sectores.

P. Solo el 20% de las cooperativas asociadas en Anecoop cuenta con plena integración. ¿Qué harán para atraer a los socios?

R. El Plan de Integración 2013-2018 pretende que el nivel crezca e incluso llegue al 100%. Los socios necesitan entender que la unión fortalece nuestra presencia en los mercados. El plan está teniendo mucha aceptación, porque hay buenos resultados si confían su producción a la empresa.

“Los socios necesitan entender que la unión nos fortalece en los mercados”

P. Ninguna cooperativa española está entre las 25 más grandes de la UE. ¿A qué se debe?

R. El localismo es muy fuerte. La mayoría se resiste a las fusiones. Ahora el mercado está en el mundo, y debemos ampliar nuestra capacidad, pero todavía somos muy localistas y reticentes a asociarnos. Se tiene miedo a perder poder, pero siendo más grandes se alcanzan objetivos a los que no hubiéramos podido llegar nunca. Anecoop llegó a tener 150 cooperativas. Hace 14 años éramos 104 y ahora 72, y facturamos mucho más con casi la mitad de cooperativas y liquidamos mejor a los socios.

P. ¿El modelo de competitividad de la cooperativa ha de pasar por los costes?

R. La competitividad debe luchar rebajando los costes. Si se reduce el número de cooperativas y se agrupan, los costes bajarán. Y hay que luchar por el precio. Los que compran son menos y están unidos y los que vendemos estamos muy atomizados.

P. En lo local se incide en la ausencia de intermediarios.

R. La venta directa solo funcionaría con pequeñas producciones, pero en nuestro caso, que exportamos el 86%, ese tipo de mercado es muy limitado.

P. Una de las críticas al modelo apunta a ciertas prácticas abusivas hacia al agricultor.

R. Si pasa en una empresa, nunca es noticia, pero en una cooperativa sí. En todas las familias hay de todo, pero criminalizar a las cooperativas es ir en contra de los propios agricultores.

P. ¿Cómo acogen a la nueva ministra de Agricultura?

R. No tenemos quejas. Anecoop la conoce porque visitó nuestra sede con el equipo del exministro el año pasado. En sus dos años de mandato, Cañete se ha interesado por Anecoop y su problemática, ha habido diálogo y relación directa, como con la Generalitat. Tuvo gran interés en el Plan de Integración de Cooperativas, y esperamos que Isabel García Tejerina siga teniéndolo.