Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El desastre de Canal 9 hace caer a la jefa de Comunicación de Fabra

Lola Johnson dimite como secretaria autonómica al ser imputada, junto con otros cuatro exdirectivos, La denuncia de Compromís por malversación y apropiación indebida en RTVV provoca la salida

El presidente del Consell, Alberto Fabra, saluda a Lola Johnson en un acto del PP en Valencia.
El presidente del Consell, Alberto Fabra, saluda a Lola Johnson en un acto del PP en Valencia.

Las líneas rojas contra la corrupción marcadas por Alberto Fabra, tan permeables en otras ocasiones, difícilmente hubieran resistido a una imputada en las estancias más nobles del Palau de les Generalitat. “Hay una doctrina muy clara y así lo entiende la secretaria autonómica, y es que no hay en estos momentos ninguna persona imputada que pueda estar en el Gobierno de la Generalitat”, afirmó este jueves el presidente del Consell. Un ahora antes, Lola Johnson, que logró convertirse en una persona de absoluta confianza de Fabra como jefa de Comunicación, había presentado su dimisión. Un mazazo en el corazón del Consell, a tres días de las elecciones europeas.

La dimisión hunde sus raíces en la desastrosa gestión de RTVV que ha desembocado en su imputación y en la de otros cuatro exdirectivos de Canal 9 y Ràdio 9 por una denuncia presentada por el Grupo Parlamentario de Compromís el 14 de marzo. Una denuncia que se refiere a una “cosa pasada”, no a la acción del Gobierno actual, apostilló el presidente que mandó cerrar RTVV el pasado 29 de noviembre. 

El portavoz de la coalición, Enric Morera, anunció por la mañana la admisión a trámite de su denuncia por la posible comisión de los delitos de malversación de fondos, apropiación indebida y fraude. Acababa de recibir el inesperado auto de una juez de Paterna que cita a declarar como imputados a Johnson, al también exdirector de Canal 9 Luis Redondo y a los exdirectores de Ràdio 9 Lluís Motes y Nuria Romeral (secretaria de Comunicación bajo la presidencia de Francisco Camps), además del ex director general de RTVV José López Jaraba, que lo hará en Madrid, donde ha fijado su residencia.

Horas después de conocer su imputación, Johnson, que había dirigido la cadena entre 2009 y 2011, dimitía. Y aseguraba en un comunicado que, ante el conocimiento “a través de los medios de comunicación de una denuncia presentada por Compromís, y la citación a declarar el próximo 8 de julio”, dejaba el cargo con efectos de hoy, 23 de mayo. Afirmaba tomar la decisión “para no perjudicar la imagen del Consell y para que nadie pueda utilizar en su propio beneficio esta denuncia”. Añadía su disposición a colaborar con la justicia y destacaba la legalidad de su actuación. Johnson está siendo investigada también por la fiscalía, junto con otros miembros del Consell, por su participación cuando era consejera de Cultura y Deportes en la compra por 34 millones de euros de Valmor, por denuncia del PSPV.

Su dimisión “es el principio, aunque llega tarde”, apuntó Morera. De no producirse, “Fabra estaría incumpliendo de nuevo su doctrina y sus irregulares líneas rojas”, razonó. “Es el principio de las reacciones a la denuncia presentada por la Asociación Jurídica Primavera Valenciana en colaboración con Compromís. Vamos a por todos los que nos han arruinado”, agregó.

Acompañado por Rafael Xambó, exmiembro del consejo de administración de RTVV y también denunciante, y Jordi Sebastià, cabeza de la lista europea de la coalición y exalcalde de Burjassot, donde se ubica la sede de RTVV, Morera reclamó saber quiénes fueron los responsables de los 1.300 millones de euros de pérdidas y quiénes los beneficiarios del “uso delictivo de los recursos públicos”.

La denuncia de Compromís se centra sobre todo en las contrataciones efectuadas fuera de los presupuestos aprobados por las Cortes y que fueron asumidas por la Generalitat en sucesivas ampliaciones de capital desde 2010 hasta 2013.

El escrito de denuncia se fundamenta en los informes anuales de la Sindicatura de Comptes, que audita las cuentas de la Administración valenciana. La sindicatura ha reflejado múltiples irregularidades en el último decenio en el funcionamiento de RTVV. Por ejemplo, la contratación de tres documentales de sesgo ultraconservador a la productora Triskel por 600.000 euros, un precio que la auditora consideró injustificado y por encima del mercado; el incumplimiento en el pago del alquiler de un millón de euros por el uso del múltiplex de RTVV de dos adjudicatarias de TDT, Las Provincias TV y Mediterráneo TV; o la falta de ingresos para Canal 9 del acuerdo firmado con el Villareal CF. Estas irregularidades, entre otras, están recogidas en la denuncia. Xambó señáló que ampliarán la denuncia con otros hechos anteriores al 2010.

Foco de escándalos

Canal 9 ha sido un foco de escándalos tanto por las irregularidades como su manipulación informativa. El exdirector general de RTVV Pedro García, y otros exdirectivos están imputados en una pieza de Güirtel por una presunta mordida en la retransmisión de la visita del Papa Benedicto XVI a Valencia.

En su auto, la juez de Paterna incoa diligencias “para averiguar la identidad y circunstancias de las personas responsables y la realidad de los hechos sucedido” por si fueran constitutivos de delito. Se puede presentar un recurso de reforma contra la resolución.

Una ‘campista’ repescada

El presidente del Consell, Alberto Fabra, recuperó a Lola Johnson para el Gobierno valenciano a finales de 2013. El desembarco de Johnson como responsable de la estrategia comunicativa de Presidencia llegó justo en un momento de intensa polémica por la decisión del Consell de cerrar RTVV tras anular los tribunales el ERE que afectó a un millar de trabajadores.

Johnson ejerció como directora de Canal 9 entre 2009 y mediados de 2011, cuando Francisco Camps la convirtió en su portavoz y en consejera de Turismo, Cultura y Deporte. Ejerció poco tiempo la portavocía, ya que fue sustituida tras la dimisión de Camps por la causa de los trajes de la trama Gürtel. El nuevo presidente, Alberto Fabra, la mantuvo al frente de Turismo y Cultura hasta diciembre de 2012, momento en el que remodeló su Gobierno y prescindió de todos los consejeros de la etapa de su predecesor, entre ellos Johnson.

Tras abandonar el Ejecutivo valenciano, Lola Johnson se refugió en el partido, donde fue nombrada secretaria ejecutiva para la coordinación de comisiones de estudio de la formación.

Su paso por Canal 9 la llevó por primera vez a los tribunales el pasado marzo, cuando tuvo que declarar por la causa abierta contra el exsecretario general de RTVV Vicente Sanz por supuestos abusos sexuales a tres trabajadoras de Canal 9.

Lola Johnson también se ha visto implicada en la denuncia del PSPV-PSOE por la compra de la empresa de la fórmula1 Valmor Sports por parte de la Generalitat. No solo era miembro del Consell de Fabra cuando se realizó la operación en 2012, sino que como consejera de Cultura era la presidenta del consejo de administración de Circuito del Motor y Promoción Deportiva, la empresa pública que absorbió Valmor con una deuda millonaria.

El secretario general del PSPV, Ximo Puig, coincidió con Morera en su valoración y señaló que la dimisión de Johnson “llega tarde”, además de recordar que “hasta el último minuto la han avalado Fabra y Rajoy”.

Más información