Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

280 artistas ocupan 80 espacios del barrio de Russafa

Los promotores reivindican el mestizaje y la esencia de la zona a través del arte

Critican su transformación en un "parque temático del ocio"

Los promotores y colaboradores de Russafart.
Los promotores y colaboradores de Russafart.

Russafa está de moda. Ya desde hace unos años. Los vecinos del popular barrio de Valencia también un sentimiento de pertenencia y, además, son muy activos. Por eso organizan múltiples actividades en el barrio, desde festivales hasta mercados, pasando por carnavales. Russafart es uno de los más importantes y espectaculares. En esta su cuarta edición, que arranca el próximo 30 de mayo, participarán unos 280 artistas, que ocupan unos 80 espacios diseminados por el barrio, si bien el corazón de la propuesta se sitúa en los numerosos talleres de artistas profesionales, la mayoría de los cuales se instaló en Russafa antes de que se convirtiera en el barrio más chic, de que subieran los alquileres, de que se redujeran los inmigrantes y de que se abrieran por doquier garitos, tiendas, restaurantes y tabernas.

Pintores, escultores, fotógrafos, videoartistas, artistas urbanos y ‘performeros’ mostrarán su obra en esta manifestación creativa distribuidos en 53 estudios artísticos, 33 espacios y proyectos expositivos, una ocasión para “activar la vida del barrio en su vertiente cultural, creativa y comercial”. Además, Russafart contará con la colaboración de diez artistas brasileños de la Asociación llave Maestra de Río de Janeiro como parte de un intercambio cultural entre ambas entidades.

La Galería Imprevisual acogió este miércoles la presentación de Russafart, de carácter bienal bajo el lema Comunicando arte, con la presencia del presidente de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos y catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Universitat de València, Román de la Calle; del coordinador general de Russafart, Arístides Rosell; y el catedrático de la Facultad de Bellas Artes de Valencia y artista de Russafart, José Saborit.

Arístides Rosell destacó que cada vez que la asociación se enfrenta a una edición, se plantea “nuevos retos y propuestas” y agradeció que son “muchos” los colectivos y colaboradores que participan de manera “altruista” en este evento que, según matizó, es “independiente” y “si esto no se hiciera así no sería posible”. “Deberíamos tomar conciencia todos porque el proceso de organización es complejo, arduo y se complica cada vez más”, manifestó.

Román de la Calle planteó una pregunta: “¿Qué podemos hacer por el barrio?”. El hilo conductor es “el arte, en el sentido más amplio del término”, que es “la guinda del pastel” y “el imán que atrae algún tipo de transformación”. Para el director de la Real Academia de Bellas Artes, explicar el arte “implica su contextualización” y, a este respecto, el contexto Russafa “es muy importante”.

En esta línea, José Saborit consideró que “todo organismo ha de transformarse para seguir vivo” y, en consecuencia, "uno no puede bañarse dos veces en la misma Russafa, ni es la misma la transparencia de sus aguas ni el caudal humano que discurre por sus calles”.

“¿Cómo evitar que la diversidad sea homogeneizada por el poder transformador del dinero y convertida en una franquicia más de lo mismo? Lógicamente yo no tengo la respuesta a esta pregunta, la respuesta está en manos de todos los que pertenecemos a este barrio”, comentó el catedrático y artista, crítico con la transformación del barrio en un “parque temático del ocio” y con la marcha de un 20% de vecinos inmigrantes.

Saborit estimó que “no es lo mismo lo que se nos impone desde los intereses de arriba y lo que surge desde abajo”. En este sentido, afirmó que Russafart “nació desde abajo, desde ese pavimento que ahora ha sido sometido una operación de cirugía estética y nos lo han remodelado, como consecuencia de afinidades y relaciones".

Programación

El miércoles 28 de mayo tendrá lugar, a las 20.30 horas, un encuentro lúdico festivo en UBIK Café, en la calle Literato Azorín, 13. La inauguración del evento será el viernes a las 19.00 horas del 30 de mayo, con la apertura de los estudios, talleres y espacios expositivos del barrio.

El sábado 31, estos espacios estarán abiertos al público de 10 a 14 horas y de 17 a 21.30 horas. El domingo, por último, tras la apertura de estos talleres del barrio, se celebrará a las 21.00 horas una entrega de premios y un concierto de clausura en Sporting Club.