Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Círculo apuesta por la ‘tercera vía’ frente al conflicto soberanista

La entidad pide que se aproveche la crisis para efectuar una reforma institucional

De izquierda a derecha, Manel Brufau, Antón Costas y Josep Ramoneda. Ampliar foto
De izquierda a derecha, Manel Brufau, Antón Costas y Josep Ramoneda.

El Círculo de Economía empieza a calentar motores para la reunión anual de Sitges, que se celebrará la semana que viene. Y lo hace con el anuario de 2013, que este año dedica a “la reforma de la democracia española” y que se presentó ayer. “Es la aportación que queremos hacer como institución al cambio”, aseguró el presidente de la entidad, Antón Costas. El lobby apuesta por una suerte de tercera vía que pasaría por una reforma de las instituciones del Estado que asegure el encaje de Cataluña y que debería servir para evitar que “el conflicto vaya a los extremos”.

La aportación del Círculo se llevará a una de las mesas de Sitges, que compartirán el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida. Además, el lobby ha creado una comisión de trabajo que aborda esas reformas que preside Joan Roca, vicepresidente del despacho Roca Junyent.

Costas, que sugirió que se aproveche la crisis para realizar las reformas, afirmó que “la necesidad de cambio” no es sinónimo de “fracaso” de las instituciones españolas. “Más bien pertenece a la dinámica de la vida. La reforma es normal y no deberíamos tener miedo a ella”, afirmó. El anuario defiende una actualización del sistema desde varios puntos de vista, porque considera que la crisis no solo es territorial, sino también institucional. “El régimen se ha convertido en un bipolio político entre dos partidos”, señaló el filósofo, miembro de la junta de la entidad y coordinador del anuario, Josep Ramoneda.

Este aseguró, como sostiene en el anuario, que la democracia está “gripada”, lo cual exige un cambio que están bloqueando esos dos grandes partidos. Ramoneda recordó que el sistema nació tras una dictadura —lo que supone el actual sistema arrastre algunos de sus estamentos— y que posteriormente el PSOE tuvo que elegir entre “estabilidad” o “cultura democrática”. Se decantó por la primera, agregó.

El 'lobby' empresarial crea una comisión de trabajo para que estudie una propuesta de cambio

Los artículos del anuario, señaló Ramoneda, abordan la crisis de representación, la corrupción “estructural” y el deterioro de las instituciones y culminan en una “apuesta reformista que resulte en una verdadera redistribución del poder”, tanto territorialmente como en la “estructura política y social”.

Entre los autores del anuario están, además de Ramoneda, el profesor de la Universidad de Gotemburgo Víctor Lapuente; el catedrático de la Universidad Complutense de Madrid Enrique Gil Calvo; el notario Juan José López Burniol; Miguel Herrero de Miñón, uno de los padres de la Constitución, y el profesor de la Universidad de Girona Lluís Orriols. El libro también contiene conferencias pronunciadas en actos del Círculo por el profesor de Princeton Dani Rodrik; el ex comisario europeo António Vitorino; el asesor del Gobierno francés Jean Pisani-Ferry, y el comisario Karel de Gucht. Por último, el director adjunto de EL PAÍS Lluís Bassets aporta su visión del panorama internacional, mientras que el periodista Tom Burns hace lo propio con la actualidad de España.

La aportación del Círculo pretende ser un grano de arena en esa renovación. “La calidad de las políticas no depende de los gobiernos, sino de la calidad del debate político”, aseguró Costas. El presidente definió a los miembros de la institución barcelonesa como “partidarios del reformismo viable” para “evitar que el conflicto vaya al extremo”. Y ahí hay desde pequeñas reformas en el terreno concursal hasta las grandes reformas en la arquitectura del Estado. “Las situaciones límite son difíciles de gestionar”, recordó.