Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los recortes provocan un aumento de las agresiones a la plantilla del SAS

CC OO señala que el 7% de la plantilla ha sufrido algún ataque en los últimos siete años

Ampliar foto
Fachada del Hospital Regional de Málaga.

Cada día, más de dos profesionales del Servicio Andaluz de Salud (SAS) son agredidos. Al año, de media, la cifra se sitúa en los 882 casos. Un informe de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CC OO de Andalucía refleja que en los últimos siete años 6.173 trabajadores de este servicio público han sufrido algún ataque, físico o verbal, lo que supone casi un 7% de la plantilla. Además, el estudio detecta un incremento “brusco” en el número de agresiones entre 2010 y 2012 que el sindicato achaca al “deterioro” del servicio sanitario por “los recortes en el sector debido a la crisis económica y financiera”. “Son cifras intolerables para un sistema público”, ha resumido el secretario general de este área en CC OO, Humberto Muñoz.

El informe analiza la evolución de las agresiones sufridas por el personal del SAS entre 2007 y 2013. Tras los descensos experimentados en los primeros años, en 2010, la tendencia cambió. En ese periodo, el número de ataques a personal sanitario se situó en 957, frente a los 750 ocurridos en 2009. Pero el incremento no quedó ahí. En 2011, se registraron 1.077 agresiones. “Este ascenso tan pronunciado podría estar relacionado con los recortes en sanidad, principalmente en la plantilla, y la consiguiente demora en la atención a los pacientes”, precisa Muñoz. “No se ha logrado volver a las cifras de 2007 ó 2008 hasta el pasado año [774 casos]”, afirma el secretario general antes de añadir que: “El 20% de las agresiones no se denuncian”. En este sentido, ha explicado que el estudio se basa en los datos consignados en el Registro Informatizado de Agresiones (RIAC).

Según ha señalado Muñoz, la principal causa de agresión al personal del SAS sigue siendo la demora en la atención a los pacientes. “Los recortes en la plantilla se han traducido en una sobrecarga de trabajo que, indiscutiblemente, conlleva un aumento del tiempo de espera”, apunta Muñoz. Asimismo, la mayoría de los casos ocurrieron en los servicios de Urgencias y en las consultas de atención primaria. De los registrados en estos siete años, 1.472 fueron agresiones físicas y 4.701 no físicas, sobre todo verbales.

Las demoras en la atención a los pacientes, la principal causa

El 84% de las agresiones registradas en los hospitales andaluces entre 2007 y 2013 afectó a personal sanitario, principalmente, a facultativos y enfermeros (un 40% cada uno). En cuanto al personal no sanitario, los celadores (con un 50%) y los administrativos (40%) son quienes sufrieron la mayoría de los ataques. “El principal obstáculo a la hora de denunciar este tipo de hechos es el miedo y, hasta hace unos años, la sensación de que no iba a servir para nada”, explica el secretario general.

Teniendo en cuenta el número total de agresiones registradas en ese periodo y la plantilla —89.639 trabajadores según el censo de las elecciones sindicales del SAS en 2010—, Málaga es la provincia andaluza que registró más casos. Según el informe, en estos siete años, un 9,21% de la plantilla de los hospitales malagueños sufrió algún tipo de agresión (frente a la media andaluza del 6,88%). “La principal causa es que Málaga ostenta el récord de infradotación de recursos sanitarios. Podríamos decir que es el patito feo de la comunidad en materia sanitaria”, precisa el secretario general de este sector en Málaga y coordinador del estudio, Rafael González. Este ha señalado que los centros que mayor número de agresiones registraron fueron el Hospital Regional de Málaga, el de la Costa del Sol y el de Las Lagunas (en Fuengirola).

En los últimos siete años, se han registrado 6.173 casos de violencia

Pese a reconocer que desde la Consejería de Salud se han incrementado las medidas contra las agresiones, el sindicato pide al Gobierno andaluz “un esfuerzo más”. Así, CC OO propone la creación de un observatorio de agresiones en el que tengan cabida la Administración, los sindicatos, las asociaciones de usuarios así como el personal técnico y expertos. “Es incomprensible que el SAS se niegue a crear el observatorio”, asegura Muñoz. Por su parte, desde la consejería se defiende el papel “pionero” que desde 2005 está desarrollando el Gobierno en esta materia a través del Plan de Prevención y Atención a las Agresiones. “Es cierto que en 2005 se creó la Mesa Sectorial de Sanidad, pero desde entonces no se ha creado una comisión de seguimiento ni se ha actualizado el plan”, ha criticado Rosa Martín, secretaria de Salud Laboral y Medio Ambiente de CC OO.

Entre otras propuestas, el sindicato plantea que la plantilla de Urgencias y de las consultas de atención primaria esté cubierta al 100% para evitar las demoras así como que se fomenten las campañas de información y sensibilización. Salud recuerda que su plan de prevención incluye medidas tanto formativas —más de 40.000 trabajadores se han formado para saber reaccionar ante una posible agresión— como de seguridad con la instalación de los timbres antipánicos. “Ante el repunte de casos experimentado entre 2010 y 2012, el SAS aceleró las acciones que venía haciendo pero, aún así, no ha hecho una auténtica política preventiva”, ha criticado Humberto Muñoz.