Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El arte coge la palabra al barómetro del CIS

Una exposición repasa los problemas de la España actual a través del arte contemporáneo

Exposición 'Ver visiones' en el pasillo central de la Sala Ferreres del Centre del Carme de València.
Exposición 'Ver visiones' en el pasillo central de la Sala Ferreres del Centre del Carme de València.

Se puede plantear una visión de España a través del arte actual, pero si esta visión se articula a partir del último barómetro del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) su fuerza narrativa se multiplica y puede abrir diversos debates. De entrada, el espectador se ve impelido a participar de varios diálogos, el de la sociología y el arte, el de las obras artísticas entre sí y el de los propios críticos con las obras expuestas. Eso es lo que plantea la exposición Ver Visiones. Reinterpretando el presente, que este viernes ha sido inaugurada en el Centre del Carme de Valencia. 

El título es ya un guiño a la Visión de España que Archer Milton Huntington encargó a Sorolla para la Hispanic Society of America. El pintor valenciano se dedicó a viajar por todo el Estado para reconocer las particularidades territoriales del país.

"Si hoy un artista quisiera hacer su propia visión de España", como hizo Sorolla con la famosa colección de paneles del mismo título, "¿dónde buscaría?", se pregunta José Luis Pérez Pont, comisario de la muestra con Álvaro de Los Ángeles. "Lo más probable es que lo hiciera en Internet y ahí se encontraría con el barómetro del CIS como fuente de información para interpretar el tiempo actual". Por eso, la visión que se propone en este proyecto "parte de la idea de conceder protagonismo no a los territorios sino a las personas".

A partir de algunas de las principales preocupaciones de los españoles reflejadas en el CIS, en la exposición se han ido generando parejas de artistas cuyas obras dialogan y permiten una visión particular de cada problema en cuestión. En total, son 21 artistas, seleccionados entre los representados por las galerías integrantes de la Associació de Galeries d'Art Contemporani de la Comunitat Valenciana (LaVac).

 "El círculo se cierra", como explican los comisarios, "con los textos realizados por diez críticos que vincula, desde su posición subjetiva, cada uno de los grupos de artistas y sus temas asociados". Así, nada más entrar en la Sala Goerlich, y una vez superada la impresión que produce este espacio imponentemente blanco y su continuación, la Sala Ferreres, lo que el espectador se encuentra con las imágenes grotescas de gran colorido del holandés Lucebert, (Galería Rosa Sender) emparejadas con una estructura metálica de Ángel Masip (Parking Gallery) de la que se comienza a descolgarse una gran tela plástica de intenso azul.

Los asuntos del CIS en torno al que este conjunto de obras "dialogan" son la política, los políticos y los partidos. En tercera posición los españoles situaban los problemas derivados de la corrupción política y los partidos como uno de los principales problemas del país en el tiempo presente", recapitulan los comisarios. "Es crucial que la poética de Lucebert defienda el derecho que le asiste, como creador, a vivir en conflicto con la política decadente", justifica el crítico de arte asociado a este grupo artístico, Ricard Silvestre.

Le siguen, subiendo las escaleras, las piezas fotográficas del vasco Darío Villalba (Luis Adelantado) y las geometrías blanquinegras de la valenciana Amparo Tormo, que hablan sobre los problemas sociales, y en especial, los problemas de la juventud, a partir del conocido barómetro sociológico. Villalba es octogenario, pero su obra respira juventud y Tormo "produce extrañamiento entre el espectador y sus obras", de manera que "los referentes se han desdibujado", tanto en los dibujos de la artista como para los jóvenes españoles de hoy.

Vienen después los diálogos del Equipo Realidad y Lukas Ulmi sobre la sociedad española; de El Roto y Hugo Martínez-Tormo sobre la corrupción, el pequeño fraude y los suicidios por honor; de Carmen Calvo y Art Al Quadrat sobre la educación; de Bartolomé Ferrando, Owaldo Maciá y Bimotor, sobre el funcionamiento de los servicios públicos; de Enrique Zabala y Miaz Brothers sobre los problemas relacionados con las mujeres; de Jorge Carla y Roberto Mollá sobre el paro y la calidad del trabajo; de Josep Ginestar o Damià Jordà sobre los problemas mediambientales, y las piezas de Pilar Beltrán y Javier Palacios sobre las infraestructuras y los problemas económicos. 

Habría un último diálogo, más general y de contexto, que destaca Olga Adelantado, presidenta de LaVac, y es el diálogo público-privado entre las galerías valencianas y los contenedores museísticos dependientes de la Administración autonómica, destacable por lo infrecuente. No ha habido antes una colaboración de esta envergadura entre la Generalitat y los galeristas.