Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El vertido de fuel de un barco mantiene cerradas tres playas de Valencia

Capitanía Marítima sancionará al buque culpable que deberá sufragar los gastos de limpieza

Operarios de limpieza retiran los restos de fuel de la arena. Ampliar foto
Operarios de limpieza retiran los restos de fuel de la arena. EFE

En el paseo de las dunas de Pinedo, Juan Ángel Chumillas mostraba ayer las suelas de sus zapatillas deportivas y sus calcetines manchados de alquitrán. “He estado todo el camino esquivando los pegotes. Aunque han limpiado la playa, todavía hay suciedad”, decía a escasos metros del agua. Las playas de Pinedo, El Saler y la Devesa, en el Parque Natural de l'Albufera de Valencia, siguen cerradas al baño desde que el pasado martes un buque fondeado frente al puerto provocara un vertido de fuel. Aunque la Delegación de Gobierno aseguró ayer que es de “consistencia muy ligera”, anunció que el buque va a ser sancionado y costeará los gastos de limpieza.

“Estamos ante una mancha realmente de dimensiones pequeñas para lo que ocurre otras veces”, aseguró ayer la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá. El vertido, de una milla de largo (1,61 kilómetros) por tres metros de ancho, lleva dos días llegando a tres de las playas más turísticas en forma de galletas de fuel. Aunque se desconoce cuándo podrán reabrirse al baño, la Delegación de Gobierno explicó que están cerradas “por absoluta precaución” y confía en que estén operativas para el próximo puente de mayo.

La Delegación de Gobierno confía en que estén limpias para el puente de mayo

Desde las 5.30 de la mañana de ayer, según fuentes municipales, 22 operarios, tres tractores limpiaplayas y dos vehículos de recogida de residuos se afanaban en eliminar la arena contaminada. El pasado martes, un buque de la naviera MSC fondeado frente al puerto de Valencia informó a las autoridades de una avería que había provocado un vertido de fuel al mar. La presencia de la mancha activó el Plan Nacional de Contingencias por Contaminación Marítima y el Plan de Emergencia Interior de Salvamento Marítimo para evitar su propagación. El cambio de viento desplazó el fuel hacia la orilla y llegó a la arena.

La Delegación del Gobierno informó ayer de que Capitanía Marítima ha abierto un expediente sancionador contra el buque y que los gastos de limpieza se sufragarán con el aval que debe depositar. La cuantía de este aval no fue precisada en la comparecencia de la delegada del Gobierno en Valencia, Paula Sánchez de León. Tanto Barberá como De León se felicitaron ayer por la “rapidez” y “diligencia” en la actuación de las administraciones implicadas. La delegada del Gobierno aseguró ayer que “no ha habido ninguna gravedad y se puede transmitir una tranquilidad absoluta” pero el problema es que no se trata de un caso aislado.

Tras tomar el sol en la playa de El Saler, Rosa Nácher y sus dos hijos recogían sus hamacas de regreso a la ciudad. El más joven de sus hijos volvía a casa con una gran mancha de alquitrán en la planta del pie. “Por desgracia, estamos casi acostumbrados a que pase y no le hemos dado importancia”, afirmaba la madre.

Los vecinos y bañistas dicen

estar ya acostumbrados

a este tipo de contaminación

Juan Ángel Chumillas y su mujer no quisieron ayer prescindir de su habitual paseo por la línea de costa entre El Saler y Pinedo. “Estos sucesos ya no nos sorprenden y vemos que se permiten. Nos hemos acostumbrado a que vengan residuos del puerto, y la gente ya no se alarma”, sostiene este vecino de Valencia.

David Soriano, vecino de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, encontró una orilla “llena de chapapote” al llegar con su bicicleta. “El verano pasado me multaron por entrar con la bici en la playa, y sin embargo los cargueros están a un tiro de piedra días y días y nadie hace nada”, criticaba.

“Nos sorprende que no nos hayan informado”, decían las hermanas Nuria y Carmen Sanz, propietarias de un restaurante en la playa de El Saler. Están habituadas al paisaje de los barcos fondeados a la espera de atracar en el puerto.

La concejala del grupo municipal de Esquerra Unida, Rosa Albert, anunció ayer que el grupo parlamentario de Izquierda Unida (IU) en el Congreso de los Diputados presentará preguntas para conocer los detalles del vertido. La edil denunció el “intento de ocultar a la opinión pública” el nuevo documento de delimitación de usos y espacios (DEUP) del Puerto de Valencia, que prevé ampliar las zonas de fondeo de grandes buques frente a la costa de Valencia “a expensas del coste ecológico que esto pueda tener en las playas de la ciudad”.

Compromís ha denunciado que las Administraciones hayan “intentado minimizar los efectos del vertido” y han pedido al equipo de Gobierno municipal “que exija un mayor control por parte de la Autoridad Portuaria y la Demarcación de Costas de las situaciones de riesgo y control de los buques”.

Más información