Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educacion impone en Parla y Rivas los primeros colegios concertados religiosos

Está previsto que los centros estén disponibles a partir del próximo curso 2014-2015

Los Ayuntamientos, en manos del PSOE y Rivas, se oponen con rotundidad a la decisión

Gonzalo de la Puerta, concejal de Educación de Parla, se enteró de la noticia el pasado Domingo de Ramos por el sermón del párroco. “No teníamos constancia oficial, nos enteramos porque el cura dijo que ojalá se consiguiera el colegio religioso. El párroco y el portavoz de la oposición saben más que el alcalde”, asegura molesto el edil. En el caso de Rivas Vaciamadrid, ni siquiera hay constancia oficial ni notificación alguna, según indican desde el Consistorio, pero la realidad es que en ambos se abrirán a partir del curso que viene los dos primeros colegios concertados de su historia promovidos por la Iglesia.

La Consejería de Educación informó ayer, en plena Semana Santa, de la apertura de estos dos centros religiosos sostenidos con fondos públicos. Educación se ampara en la escasez de centros concertados en ambas localidades. En Parla hay 21 colegios y ocho institutos públicos frente a dos concertados laicos, y en Rivas, 14 colegios, cinco institutos y un centro concertado laico. Y añaden como justificación que es una “seña de identidad” de la Comunidad de Madrid “ampliar la libertad de elección de los padres”. Los Consistorios de Parla (PSOE) y Rivas (IU) replican que lo que necesitan sus vecinos son más centros públicos porque faltan plazas que, en el caso de Parla, ha provocado el “hacinamiento” de los escolares en clase y el uso de aulas prefabricadas, según el concejal.

Cuotas de 140 euros al mes

Parte de los centros concertados sostenidos con fondos públicos de la región cobran lo que se conoce como aportaciones voluntarias, que resultan obligatorias en muchos de los casos y que en ocasiones compiten en cantidad con las cuotas que cobran los centros privados. En el colegio concertado católico anunciado ayer para Parla habrá cuotas. Los alumnos deberán pagar unos 140 euros mensuales, según confirma Juan Carlos Corvera, presidente de la Fundación Educatio Servanda, promotora del centro. Su fundación y el grupo inmobiliario Prico, SL se presentaron juntos en una UTE para la compra de una parcela de 20.000 metros cuadrados en Parla Este.

La fundación prevé abrir 11 aulas el primer año en estos terrenos para cubrir desde el segundo ciclo de Infantil hasta cuarto de Primaria (de tres a nueve años). “Instalaremos módulos prefabricados para hacer compatibles las obras del colegio con la convivencia de los alumnos”, añade Corvera.

La previsión es cubrir en unos años la educación de los chicos desde que nacen hasta los 18 años, más módulos de grado medio de Formación Profesional. Los tres pilares de esta fundación son “la enseñanza, las familias y el tiempo libre”. En el centro que gestionan en Alcorcón incluyen un club deportivo y un grupo de scout para cubrir ese tiempo libre, que abren también a menores de la zona no matriculados en su centro. Se trata de actividades de pago, aunque aún no han fijado las tarifas para el centro previsto en Parla.

Los dos nuevos centros serán mixtos y entrarían en funcionamiento el próximo septiembre en dos parcelas privadas, según informa la Consejería. El plazo para solicitar vacantes para el curso que viene se abre la próxima semana. Ambos colegios cubrirán progresivamente los ciclos desde Infantil a Bachillerato (de 0 a 18 años), con subvención pública desde el segundo ciclo de Infantil hasta Secundaria (de tres a 16).

“Hace años que pedimos el colegio público número 22 en Parla y habíamos reservado una parcela porque tenemos aulas con hasta 29 niños de tres años”, señala De la Puerta. La fundación católica Educatio Servanda, que gestiona en Alcorcón el colegio Juan Pablo II, compró a través de una inmobiliaria una parcela de uso comercial de 20.000 metros cuadrados al este del municipio para el nuevo centro. Según un portavoz de la fundación, fueron los párrocos de la zona los que indicaron que existía demanda de este tipo de educación en Parla, algo que el Consistorio niega. “Nuestros ciudadanos lo que demandan es un colegio público, ni concertado ni privado y menos de carácter religioso”, añade el concejal de Educación. El Ayuntamiento señala que “impugnará” la venta de la parcela porque se tramitó a través del Consorcio Urbanístico Parla Este (del que la Comunidad de Madrid es accionista mayoritario frente al 45% de participación municipal) y se hizo “ocultando” el fin último del suelo a los ediles del equipo de Gobierno.

“Esta forma de actuar es una provocación”, señala Fausto Fernández, concejal de Educación de Rivas. El edil conoció la apertura del nuevo centro, del que no tiene datos de ubicación ni responsables, por la nota oficial de la Comunidad de Madrid sobre la construcción de un colegio concertado en una parcela privada. “En nuestro municipio no existe un suelo dotacional privado con las dimensiones necesarias para construir un colegio. Además, la obligación de la Administración es generar plazas públicas suficientes”, apunta el edil. El Ayuntamiento de Rivas reclama desde 2010 un nuevo centro público, cuya construcción es “ineludible” para el curso 2015-2016, según Fernández.

El respaldo de la Comunidad de Madrid a la educación concertada en general (y a la religiosa en particular) ha suscitado la polémica en los últimos años. A finales de 2013, el Ayuntamiento de Boadilla indultó por segunda vez a un colegio ultracatólico de los Legionarios de Cristo construido en una parcela municipal y en el que la orden religiosa no cumplió los plazos de obra. Según los datos ofrecidos por la Consejería de Educación, desde 2004 se han construido 418 centros públicos, frente a 39 concertados laicos y 21 religiosos. Por otra parte, la inversión de la Comunidad de Madrid por alumno ha bajado de media un 13,5% en la enseñanza pública y solo un 3,4% en los colegios concertados en el último año, según los datos de los Presupuestos regionales de 2012 y 2013 analizados en su momento por este periódico.