Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medialab se asoma a su futuro

El centro estrena director mientras Telefónica opta a quedarse con el edificio

Víctor Navarro, uno de los arquitectos que ideó el espacio Medialab. Ampliar foto
Víctor Navarro, uno de los arquitectos que ideó el espacio Medialab.

Gran revuelo en el ambiente artístico tecnológico español. El Medialab-Prado de Madrid, uno de sus centros más emblemáticos y consolidados también a nivel internacional, podría perder su sede para pasar a manos de Telefónica. La amenaza de desalojo resulta especialmente paradójica considerado que, tras más de un año de inestabilidad e incertidumbre, la empresa municipal Madrid Destino firmó ayer el contrato de director con Marcos García.

Responsable de la programación de Medialab desde 2006, García ganó el concurso para director, convocado hace justo un año, poco después de que la alcaldesa Ana Botella inaugurara la sede reformada de la Serrería Belga por todo lo alto. “El proyecto ha sido pensado especialmente para este edificio y desplazarlo a otro lugar —aunque se encontrara un sitio con las características idóneas— implicaría muchos problemas y otro parón”, asegura el flamante director Marcos García. Durante los cinco años que ha durado la reforma, García y su equipo trabajaron en conexión con los arquitectos del estudio Langarita Navarro para dotar el antiguo almacén de madera de espacios específicos como el FabLab (laboratorio de autofabricación con impresoras 3D y cortadoras láser), los talleres para artistas en residencia yla célebre fachada digital interactiva que costó más de un millón de los siete invertidos en la restructuración.

“Parece increíble que Telefónica haya puesto los ojos sobre este edificio, sabiendo que se acondicionó para un objetivo concreto y aún más absurdo que el Ayuntamiento tome en consideración la posibilidad de ceder a un empresa privada un edificio reformado con dinero público que acoge un proyecto integrador, ampliamente reconocido, indispensable para el ecosistema del arte y también de las empresas creativas”, indica el comisario y teórico José Luis de Vicente, haciéndose eco de la preocupación que ha calado en un sector que en España no va sobrado de estructuras.

La reforma de
la antigua Serrería Belga costó
siete millones

“Medialab ha conseguido un modelo propio y singular, que funciona tanto con las comunidades de usuarios locales como con las redes internacionales. Centros como Eyebeam en Nueva York, Science Gallery en Dublín o la Universidad de Birmingham han aplicado sus metodologías y organizaciones como Ars Electronica lo han premiado. Es uno de los casos de éxito más estudiados de laboratorio ciudadano: espacios en los que artistas, científicos, emprendedores y vecinos trabajan juntos creando prototipos para repensar el mundo en que vivimos”, continúa de Vicente.
Almudena Moreno, responsable de Marketing y Comunicación Multicanal de Telefónica España, declaró esta semana que la empresa está interesada en la Serrería “por ser un espacio que contribuye de la manera más eficiente posible a los objetivos de Open Future”, una nueva herramienta para el emprendimiento que aglutina las demás iniciativas de Telefónica en el campo de las startups, como Wayra y Talentus. Fuentes de la compañía han desautorizado las declaraciones de Moreno, pero no han negado su interés en hacerse con el edificio.

“Telefónica habla de crowdworking, pero no quiere compartir el espacio, pese a que Medialab ha manifestado siempre su apertura a una solución de este tipo frente a las presiones del Ayuntamiento, desesperado por encontrar financiación. Medialab se merece la oportunidad de desarrollar allí todo su potencial para Madrid”, asegura De Vicente, que comparte su defensa con profesionales como el artista Antoni Muntadas, Juan Insua y Jesús Carrillo, respectivamente Jefe de Actividades Culturales del Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona y del Reina Sofía de Madrid.

"Por fin podemos desplegar el proyecto tal y como está planteado para nuestra sede y vamos a hacerlo", concluye García. Sin embargo, el mundo digital ya se ha activado para defender uno de sus baluartes y está recogiendo apoyos internacionales, que se suman a un vídeo (http://medialab-prado.es/article/medialabinternaciona), en el cual figuras de renombre de la cultura digital aportan su visión sobre el proyecto de Medialab y destacan los motivos de su importancia.