Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“¿Si no vamos ahora al fiscal qué hace falta?”

Cruce de correos electrónicos sobre los movimientos de la operación

Todos los partidos tienen claro que con la información analizada no hay un ilícito penal que llevar al juzgado de guardia para que abra diligencias. La investigación municipal ha contado, sin embargo, con información limitada, ya que no obra en el expediente toda la relación entre los actores, sino la mantenida a partir del primer cruce de contratos. Y a partir de ahí se suceden las dudas y las preguntas.

 El portavoz de EH Bildu, Antxon Belakortu, cree que es una magnífica oportunidad para aclarar todo lo que el equipo de gobierno ha ocultado durante el proceso. “Nos encontramos ante el peor contrato de la historia de la ciudad, donde pierde el interes público y gana el privado, en el que se ha ocultado información, y sobre el que pesan importantes sospechas de cómo se gestó el contrato. ¿Si no vamos ahora al fiscal qué hace falta para ir, cuándo vamos a hacerlo?”, se preguntó el viernes el edil de la izquierda abertzale.

En su opinión, compartida por una buena parte de la oposición, el caso del contrato de alquiler de las oficinas de la calle San Antonio esconde mucho más de lo que se ve. A partir de ahí cada partido saca sus propias conclusiones. Si un grupo respalda a EH Bildu en la petición de enviar a la Fiscalía todo el expediente para que, al menos, lo estudie, el expediente seguirá vivo.

“Preguntas nos hacemos todas y todos. El problema es que quizás la fiscalía podría encontrar las respuestas a las que nosotros ya no llegamos”, explicó Belakortu. “¿Cómo es posible que un alcalde y una diputada vayan a ver un local inmediatamente después de recibir un fax de la propiedad diciendo que disponían de un céntrico local?, ¿cómo es posible que vayan corriendo a verlo si no es precisamente un chollo, sino carísimo?, es decir, van corriendo ¿para pagar más?”, se pregunta. “Aquí hay gato encerrado y hay quien puede sacarlo, esa es la justicia y ese es su papel. Si no vamos con todo esto al fiscal a qué esperamos”, reiteró Belakortu.