Selecciona Edición
Iniciar sesión
OPINIÓN

El ‘corralito’ español

No ha sido necesario un corralito para que los bancos se quedaran con el dinero de la gente

Posiblemente, lo que más se ha preguntado la gente desde que empezó la crisis es cuánto cuesta salvar a los bancos y si en España habrá un corralito como el de Argentina.

Las autoridades nos dicen que las ayudas a los bancos han sido menos de las esperadas y que aquí nunca se produciría un corralito. Pero lo primero no es cierto y lo segundo lo es solo a medias.

Los investigadores Miguel A. Lorente y Juan R. Capella han calculado que las inyecciones directas de liquidez, las garantías sobre la evolución futura de la cartera de créditos de los bancos adjudicatarios de las entidades quebradas, las pérdidas que acarrearán las privatizaciones de los bancos que quedan por privatizar, el coste del banco malo y los ahorros de impuestos para los bancos que vayan comprando a otros (solo el grupo Banesco que ha comprado Caixa Galicia se ahorrará 2.300 millones en el futuro), suponen un coste total de 121.469 millones de euros, suficientes como para haber comprado a todos los bancos españoles por su valor en bolsa cuando se produjo el rescate. Mucho más dinero de lo que dicen las cifras oficiales porque estas soslayan conceptos como las garantías mencionadas o el ahorro de impuestos, aunque es evidente que también son ayudas a la banca que merman los ingresos del Estado, como el propio Ministro de Economía ha reconocido. Y si se añadieran los avales y los préstamos del Banco Central Europeo, ayudas también como las anteriores, el coste real de rescatar a los bancos españoles sería mucho mayor, 1,4 billones de euros, según el economista Carlos Sánchez Mato: 23 veces más de las estimaciones del Banco de España y 538 más de lo que según Cáritas se necesitaría para “salvar” a las familias españolas sin ingreso alguno.

Tampoco es completamente cierto que en España no haya habido corralito. Es verdad que no se han cerrado los bancos para impedir que sus clientes pudieran sacar dinero de sus depósitos. Pero mediante las preferentes y otras malas prácticas los bancos se han quedado con los ahorros de millones de españoles, y las medidas del Gobierno han hecho que los asalariados ganen unos 70.000 millones de euros menos desde 2008 y que las familias españolas hayan perdido otros 60.000 millones de euros en su renta disponible, sin contar otros recortes. Aquí no ha sido necesario un corralito para que los bancos se quedaran con el dinero de la gente. Como tampoco hace falta cerrarlos para las 700.000 familias que no tienen ingreso alguno porque ya no pueden sacar ni un euro. Nuestro corralito ha sido mucho más efectivo para los bancos: no se ve a simple vista y así es más difícil que se proteste por él.