Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre con antecedentes penales mata a su pareja en Barcelona

El hijo de la mujer ha encontrado el cadáver en la cama en su piso de la calle Bolivia

Un hijo de la pareja, atendido por los servicios sociales. Ampliar foto
Un hijo de la pareja, atendido por los servicios sociales.

Vestido de amarillo, con una vara en la mano, Juan Fernández, de 22 años, recorre la Rambla de Prim, en Barcelona. Está nervioso, pero su tío intenta calmarle. “¿Qué vas a ir ahora, a por muerte?”, le recrimina. A primera hora de la mañana del viernes, el joven estaba en su casa, en el número 355 de la calle de Bolivia, al lado de la rambla por la que ahora camina, cuando escuchó que su padre ponía la televisión muy alta en la habitación. Juan, que duerme al lado, dio unos golpes en la pared, y lo dejó correr. A las diez, cuando se levantó, encontró a su madre muerta en la cama, acuchillada.

Los mossos buscan a Juan José Fernández, de 56 años, sospechoso de haber matado a su mujer, María Dolores, de 54. Oficialmente, la policía catalana no confirmó de que se trate de un caso de violencia machista, aunque según fuentes policiales el hombre es el único sospechoso del crimen. Fernández acumula una ristra delictiva interminable. En su expediente constan 26 antecedentes policiales, el primero de cuando tenía 19 años. Entre estos, al menos un homicidio, agresión sexual, tráfico de drogas, amenazas, lesiones... Entre los más actuales, un caso de violencia en el ámbito del hogar.

Pero ella no le denunció, según cuenta Carmen, que es consuegra de la víctima. “Se peleaban, luego lo arreglaban, y así siempre”, dijo el viernes la mujer. El agresor hacía al menos tres años que había salido de prisión, aseguró. “Estaba muy bien esta vez”, añadió otro familiar.

Juan José Fernández, el hombre que buscan los Mossos d'Esquadra.
Juan José Fernández, el hombre que buscan los Mossos d'Esquadra.

En todo momento, un equipo de Emergencias Sociales del Ayuntamiento de Barcelona estuvo el viernes con los familiares de la víctima, para intentar calmar los ánimos. “Somos todos Fernández, no van a ir a por él”, contó un joven, que se encontraba con varios hombres, muy cerca del lugar del incidente. La hija mayor de María Dolores tuvo que ser atendida por el Sistema de Emergencias Médicas (SEM), presa de un ataque de pánico.

“Lo mismo que se ha muerto mi madre, que se muera él”, repetía otro de los hijos de la mujer, de un anterior matrimonio. En total, la víctima tenía seis hijos, según contaron los familiares, tres de un matrimonio anterior. Ni la mujer ni el presunto agresor trabajaban. Ella de vez en cuando acudía a la salida de algún supermercado a recoger comida, según su familia, y se hacía cargo también de su madre, invidente.

Los Mossos d’Esquadra acordonaron la zona, ante la posibilidad de que hubiera algún incidente. Pero la familia de la víctima en ningún momento se mostró agresiva. Medio centenar de personas permanecieron al lado del domicilio, hasta que pasadas las dos y media de la tarde, la juez autorizó la retirada del cadáver. La instructora ha decretado el secreto de las actuaciones. La policía catalana ahora busca al agresor, que huyó de lugar.

Más de 650 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas desde 2004; 19 este año.

Más información