Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña quiere recusar a tres magistrados del Constitucional

El Parlament cree que los jueces tienen “afinidad” al PP

La carpeta de casos sobre Cataluña pendientes de resolución en el Tribunal Constitucionales cada semana más abultada. Ayer mismo la Generalitat anunció un nuevo recurso de inconstitucionalidad contra la ley del sector eléctrico que promueve el Gobierno. El Ejecutivo de Artur Mas hizo lo mismo con otras cuatro leyes la semana pasada, y todo ello mientras los magistrados del Alto Tribunal deliberan, absolutamente divididos, sobre la llamada Declaración de Soberanía del Parlamento catalán.

En este complicado escenario, la Generalitat está dispuesta a intentarlo todo para evitar que los magistrados que se han alineado con tesis cercanas al PP o han participado en actos de la fundación del partido acaben dirimiendo sobre la carpeta catalana. Por esta razón el Parlamento catalán quiere recusar a hasta cuatro jueces.

El objetivo inmediato del Parlamento catalán y del Gobierno de la Generalitat es evitar que estos magistrados se pronuncien sobre la Declaración de Soberanía aprobada el año pasado y que define a Cataluña como “sujeto político” con derecho a elegir su propio futuro.  la presidenta del Parlament, Núria de Gispert entiende que los magistrados que se quieren apartar de las deliberaciones sienten “animadversión contra los nacionalismos territoriales”.

ERC apela a Europa

M.R.

El filósofo Josep Maria Terricabras hizo ayer su puesta de largo como candidato de ERC a las elecciones europeas. Los republicanos plantean estos comicios como la primera oportunidad para superar a CiU, capitalizando el apoyo a la consulta soberanista y la crisis socialista. Terricabras prometió ante 400 personas no ser monotemático en el Parlamento: “No tenemos que ir a Europa a hablar solo de nosotros. Sería una actitud absolutamente infantil”, dijo. Pese a la promesa, centró gran parte de su conferencia en la consulta, asegurando que el Parlamento Europeo acabará avalando un referéndum en Cataluña. El filósofo también dedicó unos minutos a criticar el actual modelo europeo y a pedir “un cambio de rumbo”.

Tras reunirse la Mesa del Parlamento, Gispert precisó que se plantea la recusación porque cree demostrada una “afinidad ideológica” de los jueces que les impide pronunciarse de forma imparcial sobre la Declaración, que el Gobierno central llevó al Tribunal Constitucional. Núria de Gispert insistió en que la Declaración es política y no jurídica, por lo que el TC no debería considerarla anticonstitucional.

La iniciativa de la presidenta fue avalada con los votos de CiU, ERC, PSC e ICV-EUiA, y el único voto en contra del PP. Ciutadans y la CUP no se pronunciaron porque no tienen representación en este órgano de la Cámara.

De Gispert precisó que dos de los magistrados del Alto Tribunal cuya actuación será analizada con especial detenimiento por los servicios jurídicos son Pedro González-Trevijano y Enrique López por sus pronunciamiento reiterados sobre el nacionalismo y el derecho a decidir en publicaciones, conferencias y seminarios de la FAES -presidida por el expresidente José María Aznar

El Parlament ya solicitó antes del verano de 2013 la recusación del presidente del Alto Tribunal, Francisco Pérez de los Cobos, al acusarlo de falta de imparcialidad por su reconocido pasado en el PP, una recusación que no fue aceptada.

En la memoria de los partidos que impulsan las recusaciones está el caso del magistrado Pablo Pérez Tremps, que fue apartado de las deliberaciones sobre el Estatuto catalán por haber redactado un informe para la Generalitat.

El PP y Ciutadans criticaron duramente la decisión del Parlamento. La portavoz parlamentaria de C's, Carina Mejías, advirtió de que, si la recusación prosperase, el Parlament haría “listas de profesionales que, en función de su ideología política”, deben ser depurados, con independencia de su trayectoria y experiencia. El portavoz adjunto del PP, Santi Rodríguez, acusó a la cámara de hacer “seguidismo” del Gobierno de Artur Mas para “desacreditar las instituciones del Estado”.

Más información