Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más creación en mejores ciudades

El Forum d´Avignon reclama que la cultura se considere en Europa una necesidad estratégica

El jefe de estrategia de Museos de Qatar, Tarek Cherkaoui, junto a la socióloga  Saskia Sassen, este jueves en un debate del Forum d'Avignon Bilbao.
El jefe de estrategia de Museos de Qatar, Tarek Cherkaoui, junto a la socióloga Saskia Sassen, este jueves en un debate del Forum d'Avignon Bilbao. EFE

Bilbao, Aviñón, Nantes o Liverpool son ciudades europeas que demuestran la capacidad revitalizadora de la cultura. Al término de los debates del Forum d´Avignon Bilbao, un laboratorio de ideas sobre las conexiones entre la cultura y la generación de riqueza, su ejemplo se presenta a los políticos para demandar mayor atención a la promoción de la creación en Europa. El foro reclama a los políticos que prioricen el papel de la cultura como una necesidad estratégica en la Unión Europea.

Las reuniones que este jueves han concluido en Bilbao han sido el tercer eslabón de un think tank que antes había unido a Aviñón y Essen, en la cuenca del Ruhr, en el debate sobre el papel de las ciudades y la cultura que impulsa el programa europeo Catalyse. El manifiesto publicado al término del encuentro, Reinventando un nuevo espacio creativo europeo, aboga por una cultura que impulse la energía de las ciudades en medio de la crisis económica y los recortes presupuestarios. “Existen formas de reeinvertir en cultura en los espacios urbanos cuando todo parece sombrío, en tiempos de escepticismo individual y colectivo, para involucrar y vincular a la ciudadanía y la política”, señala.

El laboratorio de  ideas propone  métodos de gobierno abiertos

Los expertos reunidos en el foro creen que se debe combatir el desaliento de la ciudadanía. “El cambio es un elemento inevitable para las instituciones culturales, si desean continuar siendo una fuerza impulsora de la cultura orientada al usuario que está emergiendo en este mundo digital”, apuntan en sus conclusiones. Del foro ha surgido la demanda de conocer con precisión la “huella cultural”, la correlación entre la cultura y el desarrollo local, por ejemplo, y “la transformación de la creatividad en prosperidad sostenible para las poblaciones urbanas”. Es lo que llamaron “la importancia de ser serio”. “Recopilar datos fiables constituye una inversión esencial para cualquier política de desarrollo de una economía creativa coherente”, explican.

Las ideas que han rondado el foro cristalizaron ayer en el lema ¡Agitemos la Europa de la Cultura! “El cambio es posible, incluso en una crisis de presupuestos públicos, si los objetivos y las acciones concretas se engarzan de una forma integrada en la bese local, así como”, añaden, “en la escala europea”.

Las reflexiones teóricas aterrizan en propuestas concretas. Desde el Forum se propone que las personas destacadas en cada país de la Unión Europea (UE) asesoren a la Comisión en materia cultural. “Deben seleccionarse personalidades carismáticas en sus culturas nacionales que hagan suyo el proyecto de una cultura para Europa más allá del proyecto 2020 [la estrategia de crecimiento de la UE para la próxima década, con objetivos en objetivos en empleo, innovación, educación, integración social y energía]”, precisan.

Los expertos piden nuevos símbolos europeos en la vida cotidiana

Al campo de la política también llegan ideas: “métodos de gobierno abiertos en las ciudades”. Una red de la sociedad civil europea, defienden, debería “construir los marcos legales preparados para el cambio y, por lo tanto, aptos para favorecer la inversión en cultura y creatividad”. En este contexto reclaman también nuevos símbolos que reflejen el cambio que pretenden. Un “tren por la cultura” es el ejemplo que destacan. Un tren recorrería Europa, conectando sus ciudades y a sus habitantes entre sí.

Y aún más símbolos conectados a la vida cotidiana, dispuestos a conformar un pabellón de iconos de la cultura europea, reproducidos en los billetes y sellos de correos. La lista que sugieren comienza por políticos del siglo XX, como François Mitterrand, Helmut Kohl, Charles de Gaulle y Konrad Adenauer, pero también incluye al poeta portugués Fernando Pessoa y a la mezzosoprano italiana Cecilia Bartoli. Está abierta: proponen que los nombres sean elegidos a través de voto electrónico por los ciudadanos europeos.