Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell decepciona a los rectores al no garantizar el pago de deuda este año

Moragues se compromete solo a pagar la subvención ordinaria que asegura las nóminas

Los rectores de las universidades públicas valencianas con los consejeros de Hacienda y Educación.
Los rectores de las universidades públicas valencianas con los consejeros de Hacienda y Educación.

Hacienda mantiene para el presente ejercicio la garantía del pago de las nóminas y el gasto corriente universitarios que el consejero Juan Carlos Moragues aseguró —y cumplió— para el ejercicio de 2013, pero poco más. A la salida de la reunión mantenida con Moragues y la consejera de Educación, María José Català, el rector de la Jaume I y presidente de la conferencia de rectores de las universidades públicas, Vicent Climent, expresaba la decepción que suponía para el colectivo no haber obtenido de la Generalitat el compromiso del pago, en este ejercicio, de una parte sustancial de la deuda reciente, fijada en 218 millones de euros.

 Según Climent, los rectores valoran de manera positiva el compromiso de Moragues de cumplir “en tiempo y forma” con la subvención ordinaria a las universidades durante este año, pero lamentan que no se haya comprometido a atender el pago de la deuda en el primer trimestre del año. De hecho, un comunicado de la Consejería de Hacienda reflejaba una cautela notable al respecto. “A lo largo del encuentro se ha acordado”, decía, “trabajar de forma coordinada y en sintonía, en un escenario de estabilidad, normalidad y regularidad para afrontar el calendario de pagos mensual con las universidades para que éstas puedan hacer frente al gasto corriente”. O sea, de momento, ninguna alegría. Antes de entrar en la reunión, los rectores esperaban el pago de buena parte de la deuda a corto plazo, si no toda, y también confiaban en que este compromiso se adoptara este trimestre.

Durante la reunión, mantenida en la sede de la Consejería de Hacienda, Moragues anunció a los rectores que “la Generalitat esperará a que se pueda destinar parte del dinero sobrante del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) para liquidarla, pero que ello no se sabrá hasta el mes de septiembre”. Así lo reflejaban los rectores en un comunicado a última hora de la tarde. Es decir, un pago en el aire que se produciría para ellos tarde, en el tercer trimestre y solo si sobra dinero. El año pasado, Moragues pudo pagar 61 millones más entre junio y diciembre, aparte de los 668,4 de la subvención ordinaria presupuestada, y redujo con ello una pequeña parte de la deuda reciente.

Además, Hacienda informaba de que asumió deudas de las universidades con sus proveedores por valor de 9,7 millones a través del primer tramo del Plan de Pago a Proveedores de 2013. A pesar de ello, la Universitat de València tuvo que reclamar ante el Tribunal Superior de Justicia la satisfacción de los intereses de deuda abonados por no haber podido pagar a empresas proveedoras a tiempo, con los fondos propios de la universidad.

Asuntos pendientes

J. M. J.

Los ingresos. Los principales ingresos de las cinco universidades públicas valencianas son la subvención de la Generalitat y las tasas que pagan los estudiantes.

La subvención. En los Presupuestos de la Generalitat de 2014 se han consignado 665 millones de subvención. En 2008 eran 800 millones. 

Las tasas. Los ingresos por tasas del sistema universitario han descendido en los dos últimos ejercicios en 18 millones de euros, según una estimación a la baja de los rectores.

Deuda reciente. El Consell debe 218 millones a las universidades por atrasos en la subvención ordinaria acumulados desde 2010.

Deuda antigua. Rectores y Generalitat firmaron un convenio en 2008 en el que se reconocía una deuda que se pagaría entre 2011 y 2022. Luego, el pago de las dos primeras anualidades se difirió a 2014. Todo sigue pendiente y asciende a 769 millones.

Por otro lado, Hacienda sigue reconociendo la millonaria deuda antigua, contraída con anterioridad a 2008 con las universidades, pero no está en condiciones de reducirla. Si dará continuidad a la Comisión de Seguimiento de la Financiación de las universidades, creada el pasado ejercicio, en la que se abordará la reducción de ambas deudas