Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bilbao entra en el debate europeo

Las ideas del Forum d’Avignon nutren el trabajo de los técnicos del sector

Ampliar foto
Azkuna, entre Laure Kaltenbach, directora de Forum d’Avignon (izquierda) y Lourdes Fernández, cuando se presentó la cita en Bilbao el pasado 6 de febrero.

Un grupo de intelectuales franceses impulsó en 2007 un encuentro en el que debatir las relaciones entre la cultura y la economía, con el objetivo puesto en transmitir a la Unión Europea (UE) la importancia de las industrias creativas en la generación de riqueza. La ciudad francesa de Aviñón albergó al año siguiente la primera reunión de un laboratorio de ideas que en su última edición consiguió reunir a un millar de participantes de cerca de 40 nacionalidades, con la colaboración de 12 universidades, y presentar dos centenares de aportaciones para discutir las relaciones entre la cultura y el poder. El Forum d’Avignon Bilbao se reúne la próxima semana en la capital vizcaína en torno al lema La ciudad como ecosistema cultural.

En la cita, que se celebrará entre el miércoles y el sábado próximos en la Alhóndiga, participarán artistas como Cristina Iglesias, Txomin Badiola y Vito Acconci, un arquitecto que ha trabajado en los campos del videoarte y la performance y ha investigado el uso de las intervenciones artísticas en el espacio público. A ellos se suman políticos, como la exministra de Cultura de Islandia Katrín Jakobsdóttir o el viceconsejero de Cultura, Josean Muñoz, y gestores, como la directora cultural de San Sebastián 2016, Guadalupe Echevarría, y Gail Lord, directiva de la firma canadiense Lord Cultural Resources, que está especializada en la planificación cultural.

Bilbao forma ahora, junto a Aviñón y Essen, el centro de la cuenca industrial del Ruhr, en Alemania, el triángulo de ciudades europeas que se han involucrado en el proyecto Catalyse, un programa continental sobre el papel de la cultura y de la creatividad en el futuro de las sociedades.

El enlace entre Aviñón y Bilbao surgió de la participación en el foro del alcalde de la capital vizcaína, Iñaki Azkuna. El éxito de la reconversión de Bilbao con la actividad cultural como locomotora atrajo la atención del think tank francés. Azkuna fue invitado al Forum d’Avignon y sentó las bases de una relación que ha cuajado en la puesta en marcha de la nueva iniciativa.

“Las conclusiones del encuentro alimentan a los técnicos que trabajamos en el mundo de la cultura”, explica la directora de la Alhóndiga, Lourdes Fernández, responsable de la organización del Forum en Bilbao.

La cita ha cerrado ya la inscripción de las 400 plazas para asistir a los debates

La cita ha cerrado ya la inscripción de las 400 plazas disponibles para asistir a los debates. De ellas, medio centenar están reservadas para estudiantes universitarios. El resto corresponden en su mayoría a representantes de centros culturales, plataformas de teatro, música y otras manifestaciones culturales. El formato de los debates, con intervenciones breves y abiertas a la participación, se ha pensado para promover un intercambio de pareceres ágil entre los ponentes y el público.

El foro mira a lo que se está haciendo en el entorno y contrasta experiencias internacionales, como la revitalización cultural de Chicago, la promoción de Nantes a través de la cultura, o la experiencia de Catar en la creación de focos de interés turístico, que será explicada por Tarek Cherkaoui, jefe de estrategia en la Autoridad de Museos catarí. “No son ejemplos trasladables directamente a nuestra realidad, pero sí referencias que nos pueden indicar que hacer o no hacer”, indica la responsable del proyecto en Bilbao.

La otra cara del foro, las iniciativas más cercanas, se abordarán en los denominados Research Action Workshops (RAW), en los que participarán agentes locales de la cultura. “Bilbao es un ejemplo de regeneración y reconocimiento internacional por la cultura. Mucha gente está trabajando en actividades creativas y el reto ahora es darles voz”, destaca Fernández. “Hemos vivido una cultura absolutamente institucional, reflejada en grandes infraestructuras. Ahora es el momento de las aportaciones individuales y de colectivos, que tienen mucho que decir”, añade.

De las discusiones de los RAW (sobre el equilibrio entre los proyectos grandes y pequeños en las ciudades o las nuevas comunidades que están surgiendo en la práctica artística, por ejemplo) se espera conocer el trabajo de las fuerzas independientes que trabajan en los sectores creativos. Sus conclusiones se presentarán a debate en el foro.

“La cultura tiene un protagonismo y las industrias culturales y creativas tienen un reconocimiento. El desarrollo de las personas va a ser diferente”, concluye Fernández.