Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Josep Ramoneda, nuevo presidente de Grup 62

"Entiendo que se me pide mantener y preservar las características diferenciales del proyecto catalán", asegura el escritor y filósofo

Josep Ramoneda.
Josep Ramoneda.

Un nombre de postín incuestionable entre la intelectualidad y una imagen de refuerzo de la pátina de catalanidad en el proyecto. Es el doble mensaje que, a la manera de jugada de billar, lanza el Grupo Planeta después de que el Consejo de Administración de Grup 62 (participado en un 64% por el primero) eligiera en su reunión de ayer al filósofo y escritor Josep Ramoneda como presidente.

Ramoneda (Cervera, 1949), que sustituye a otro incuestionable en ambas facetas como Josep Maria Castellet (fallecido el 9 de enero), es consciente de la carga simbólica de su elección. “Entiendo que con mi opción se me pide mantener y preservar las características diferenciales del proyecto catalán de Grup 62”, aseguró ayer a este diario. Quien fue director del CCCB desde 1994 hasta 2011 conoce bien la casa editorial: desde 1990 ha sido, con algún paréntesis, miembro de ese consejo, que ahora componen Antoni Serra Ramoneda, Joan Rigol, Carles Sumarroca, Albert Pèlach, Jesús Badenes y Luis Elías.

“Tiene cierta lógica que Planeta, que ostenta la mayoría accionarial, traslade su visión a Grup 62, pero mi cargo no comporta una presidencia ejecutiva, por lo que será más de representar un proyecto cultural”, cree Ramoneda. Responde tácitamente así a la sensación muy extendida en el sector de la lenta pero inexorable fagocitación del primer grupo editorial en castellano español hacia el que, a su vez, es el primer grupo editorial catalán, compuesto por 18 sellos, entre ellos Edicions 62, Destino, Empúries, Columna o Proa.

La señal más notable de esa paulatina disolución de la personalidad de Grup 62 se produjo en junio pasado, cuando Planeta adquirió el 30% de las acciones que poseía La Caixa, pasando así a controlar el 64% y rompiendo la, desde 2006, propiedad en tres tercios entre la empresa de José Manuel Lara Bosch, el grupo financiero y Enciclopèdia Catalana. El presidente del Grupo Planeta había declarado dos meses antes, sin embargo, su intención de tomar el 80%, operación quizá vinculada a una futura ampliación de capital ante las dificultades de liquidez que podría presentar Enciclopèdia.

Aquella maniobra financiera vino precedida en marzo por el abandono de la sede de Grup 62 en el Raval para ubicarse cerca del edificio corporativo de Grupo Planeta (donde quedó instalado ya el equipo administrativo). Mientras, este mes se está ejecutando la decisión de integrar su red comercial (Un x un) en la distribuidora general del grupo matriz.