Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP se equivoca y vota por error en el Parlament a favor de la consulta

Una confusión de Millo provoca que dos tercios de los diputados apoyen el referéndum

La votación se ha inscrito en el informe de la Sindicatura de Cuentas que ha avalado la consulta

La mayoría de diputados del Partido Popular han votado esta mañana en el Parlament a favor de la consulta soberanista. El apoyo no responde a un giro estratégico de 180 grados de su política en Cataluña, si no a una simple confusión de su portavoz, Enric Millo, al dar las instrucciones para votar. El pleno votaba hoy el dictamen de la Sindicatura de Cuentas sobre el balance de la Generalitat en 2011. Una votación habitualmente anodina, con tendencia a ser aprobada por práctica unanimidad, en la que en esta ocasión se le ha incluido un primer punto relacionado con el proceso soberanista, dividido en dos: denunciar la “financiación injusta” que ha tenido la Generalitat y reclamar el referéndum.

El PSC ha pedido votar los dos apartados del punto por separado, para abstenerse en el apoyo de la consulta y respaldar la protesta por la financiación. Ello ha llevado a confusión al PP. Al abordar el punto 1, sección b, relativo a la consulta, Millo ha dado por hecho que la votación ya abordaba las cuentas de la Generalitat. Por ello, el portavoz ha levantado un dedo, señal que significa que los diputados deben votar a favor. La líder del partido, Alicia Sánchez-Camacho le ha avisado de la confusión, y Millo ha cambiado la orden (dos dedos, señal de negativa) pero demasiado tarde para algunos diputados. Nueve parlamentarios han votado a favor y ocho, incluidos Sánchez-Camacho y Millo, han visto el error a tiempo. Los dos diputados restantes del PP estaban ausentes del hemiciclo.

El error de Millo ha provocado que el Parlament alcance la cifra simbólica de 90 diputados a favor de la consulta, los dos tercios de la Cámara que se requieren en las votaciones de calado. 91 diputados han votado a favor de un punto que recalca “la necesidad que el pueblo de Cataluña pueda determinar libremente y democráticamente su futuro colectivo por medio de una consulta”. Para relacionar la petición con las cuentas de la Generalitat, el punto asegura que “el nuevo marco político” surgido del referéndum debe tener la posibilidad de “poner fin al déficit fiscal crónico que sufre Cataluña”. Ciutadans y ocho diputados del PP han votado en contra, y el PSC se ha abstenido. Las cuentas generales de la Generalitat se han aprobado con el único voto negativo de la CUP.