Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Reina y la fuerza del cartel ruso

Doña Sofía inaugura la exposición del 25 aniversario del IVAM arropada por el PP

Poca asistencia de artistas y profesionales de fuera

La reina Sofía, con la comitiva de artistas e invitados en una de las salas.
La reina Sofía, con la comitiva de artistas e invitados en una de las salas.

La reina Sofía volvió 25 años después de abrir el IVAM. Y esta vez lo hizo para inaugurar la gran exposición que conmemora el cuarto de siglo del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Su presencia convocó este martes la mayor representación política del PP que se ha visto en el museo, justo cuando la Generalitat ha reducido su presupuesto a la mitad (incluso es inferior al de su apertura en 1989).

La comitiva recorrió la estupenda exposición comisariada por Francisco Jarauta, que reúne 410 obras de la colección y que podría interpretarse como una reivindicación de los mejores años del IVAM, aquellos en los que el rigor y el talento lograron atesorar un conjunto notable de obras del arte moderno y contemporáneo del siglo XX.

La Reina llegó acompañada por la ministra de Fátima Báñez —“la ministra de jornada como se llama”, apuntó un experto en protocolo, cuando se ausenta el ministro del ramo, en este caso, el de Cultura, José Ignacio Wert—. La esperaban el presidente valenciano Alberto Fabra, la consejera de Cultura, María José Català, la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y la delegada del Gobierno, Paula Sánchez de León, además de la actual directora del IVAM, Consuelo Ciscar. Pronto se sumaron el presidente de las Cortes, Juan Cotino, el vicepresidente Alejandro Font de Mora, o la secretaria autonómica de Comunicación, Lola Johnson, entre otros.

También estaba presente el arzobispo de Valencia, Carlos Osoro. E incrustada entre ellos, la exdirectora del IVAM y exministra socialista de Cultura, Carmen Alborch, y otros exdirectores como Tomás Llorens y José Francisco Yvars. Juan Manuel Bonet y Kosme de Barañano, que también llevaron las riendas del IVAM, no asistieron por problemas de agenda.

Asistieron los exdirectores Tomás Llorens, Carmen Alborch y José Yvars

Del mundo del arte, hubo mucha presencia de artistas valencianos, y poca de creadores de fuera. Tampoco se vieron a destacados directores de otros museos o críticos de arte, más allá de los habituales colaboradores de Ciscar. Y amortiguadas por la distancia a la que los confinaron, se escuchaban las protestas de un pequeño grupo de trabajadores de RTVV, que clamaba contra Fabra y el cierre de Canal 9. El muy nutrido dispositivo policial impedía cualquier aproximación al IVAM.

Algunos invitados manifestaron su sorpresa al observar al diputado socialista en el Congreso Ciprià Ciscar fuera de la comitiva principal, en la larga cola para acceder a las salas, junto a decenas de invitados, algunos de los cuales optaron por marcharse por la espera. No porque sea hermano de la directora, sino porque fue el padre político del IVAM, cuando era consejero de Cultura en la década de los ochenta, durante la presidencia de la Generalitat de Joan Lerma. Ciprià Ciscar quitó hierro al asunto y se quedó en compañía del concejal Joan Calabuig, entre otros cargos del PSPV. Tan solo comentó que hace 25 años no fue así.

También recordó cómo se gestó el nacimiento del IVAM gracias al escultor valenciano Andreu Alfaro (ya fallecido) y a otro padrino artístico del museo, Eduardo Arroyo. Ambos se enteraron de la oportunidad de comprar los fondos de Julio González a sus herederas por sus desavenencias con las autoridades francesas. La Generalitat los adquirió respetando los sentimientos de los herederos que reivindicaban también a la hija del escultor, Roberta. Ciprià Ciscar rememoró la figura de Alfaro.

Ciprià Ciscar recuerda a Andreu Alfaro, ‘padrino’ artístico del museo

Y así arrancó en 1986 una colección que desde ayer sintetiza el arte del siglo XX a través de una selección y que atrajo la atención de la Reina, que con la de ayer suma cuatro visitas al IVAM. Doña Sofía se mostró especialmente interesada en las obras de carácter histórico, reflejo del arte en conflicto en el contexto de la Segunda Guerra Mundial, como las del cartelismo ruso o los trabajos de George Grosz, John Heartfield y Josep Renau. “Le han llamado mucho la atención porque tienen una fuerza iconográfica muy alta”, explicó el comisario de la muestra.

A lo largo del paseo artístico, la Reina estuvo conversando tanto con las autoridades como con el comisario sobre las piezas y también con alguno de los autores representados. Se le vio detenerse para admirar trabajos de Julio González y Matisse. Y al finalizar el itinerario, se hizo una foto de familia con los creadores (unos 50), como Miquel Navarro, Martín Chirino, Ramon de Soto, José Sanleón o José María Yturralde.

La directora del IVAM destacó el trabajo realizado por sus predecesores en el cargo y constató que ella ha recogido “un legado importantísimo” que está llevando adelante junto a los “trabajadores, críticos y artistas, que son los elementos principales del museo”. El montaje de la exposición le debe mucho a esa plantilla, y en este caso, al conservador Ramón Escrivà. Ciscar también manifestó su confianza en incrementar la asignación al IVAM, aunque el otrora llamado buque insignia de la cultura valenciana dejó hace años de serlo para la Generalitat en beneficio del Palau de les Arts.