Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un informe de los Mossos admite que las pelotas de goma son “imprevisibles”

Los proyectiles describen trayectorias "aleatorias" tras rebotar en el suelo

El uso de este tipo de armas estará prohibido a partir de 30 de abril de 2014

Imagen capturada de un vídeo sobre la actuación de los antidisturbios en la zona donde fue herida Ester Quintana el 14-N. Ampliar foto
Imagen capturada de un vídeo sobre la actuación de los antidisturbios en la zona donde fue herida Ester Quintana el 14-N.

Un informe que los Mossos d'Esquadra admite que los disparos de las pelotas de goma, que quedarán prohibidas en Cataluña a partir del 30 abril de 2014, son en ocasiones "totalmente imprevisibles", ya que los proyectiles describen trayectorias "aleatorias" tras rebotar en el suelo.

El informe ha sido remitido por los Mossos d'Esquadra al titular del juzgado de instrucción número 24 de Barcelona, que mantiene imputados a once agentes antidisturbios de la policía catalana por las lesiones sufridas por un joven que perdió el bazo durante la huelga general del 29M de 2012, según su versión, al recibir el impacto de una pelota de goma.

Los escopeteros imputados en esta causa, de la unidad "Dragó 40", -entre ellos el que también está imputado en el caso de las lesiones sufridas por Esther Quintana el 14N, también de 2012-, reconocieron ante el juez que durante la huelga del 29M dispararon pelotas de goma siguiendo órdenes de sus superiores, aunque alegaron que no recordaban ni dónde ni a qué hora dispararon.

Tras la declaración de los mossos imputados, el juez requirió en mayo del pasado año a la policía catalana que elaborara un informe sobre los riesgos de las pelotas de goma para los ciudadanos, coincidiendo con el debate que se llevaba a cabo en una comisión parlamentaria abierta a raíz del caso Quintana, que finalmente ha comportado que la cámara catalana acordara prohibir las pelotas de goma a partir de abril de 2014.

La Unidad Central de Balística de los Mossos d'Esquadra, que para elaborar su estudio efectuó pruebas en un campo de tiro, concluye en su informe que algunos de los disparos que se efectúan con pelotas de goma resultan en ocasiones "totalmente imprevisibles", ya que describen trayectorias "aleatorias" tras rebotar en el suelo -se tienen que disparar apuntando al piso-, con desvíos de hasta 20 grados.

En el informe también se subraya que el movimiento de las pelotas de goma, una vez disparadas, es "totalmente impredictible y aleatorio". En los diez disparos de prueba efectuados para realizar el informe, la pelota de goma salió disparada a una velocidad media de 132 metros por segundo, ya que en la ocasión que fue más veloz iba a 163 metros por segundo y en la que iba más lenta a 99 metros por segundo.

En el informe, los Mossos también analizan los tres vídeos grabados momentos antes de que el joven resultara herido en el bazo el 29M, en la confluencia entre Balmes y Gran Vía, en los que se ve a dos escopeteros disparando. Tras visionar las imágenes, el informe remarca que no se puede confirmar que los dos escopeteros -había al menos otros dos en la zona, aunque no fueron grabados-, efectuaran tiros con pelotas de goma.

En las imágenes analizadas se ve como uno de los dos escopeteros dispara en tres ocasiones de manera consecutiva, sin detenerse para municionar el arma ni manipular la boca de entrada del lanzapelotas. Según los autores del informe, a partir de estas imágenes, "únicamente existe la posibilidad de que este mossos disparara una pelota de goma en el primer disparo", si bien no se puede observar que cargara el arma antes de disparar.

Respecto al otro escopetero, el informe subraya que en las imágenes no se puede comprobar si introdujo la pelota de goma antes de efectuar el primer disparo. Posteriormente se le ve introduciendo la mano en la bolsa en la que se guardan las pelotas de goma, pero no se aprecia en las imágenes si posteriormente carga el arma y dispara.

De hecho, la Unidad Central de Fotografías y Audiciones de los Mossos d'Esquadra ha enviado otro informe al juez en el que, tras analizar las imágenes, concluye que no se puede determinar si las lesiones que sufrió el joven las produjo una pelota de goma y, en el caso de que fuera así, si el impacto fue directo o después de un rebote.

Por este motivo, los Mossos d'Esquadra apuntan en su informe remitido al juez que los  profesionales más calificados para determinar si las lesiones provocadas al joven fueron producidas por una pelota de goma son los médicos forenses, como especialistas en lesiones corporales. Los médicos de urgencias que atendieron al joven subrayaron en un informe que éste fue alcanzado por una pelota de goma.