Selecciona Edición
Iniciar sesión

Amigos que hacen descuentos

Una iniciativa de 150 pequeños comercios del distrito de Hortaleza ofrece rebajas a desempleados que oscilan entre el 5 y el 50%

Ampliar foto
Uno de los locales que ofrecen descuentos, en la calle del Mar Negro.

“No vamos a resolver la crisis, pero es una manera de echar una mano”. Así opina César, dueño de una peluquería en el número 41 de la carretera de Canillas, en el distrito de Hortaleza, sobre el proyecto que le une a otros 150 comerciantes de esta zona de Madrid. La iniciativa se llama Tienda Amiga y tiene un objetivo muy sencillo: ofrecer descuentos de entre el 5 y el 50% a quienes se encuentran en paro. En otras palabras, ayudar a quienes más lo necesitan.

Las primeras discusiones acerca de la iniciativa se produjeron el pasado mes de septiembre en la Asamblea Popular 15M de Hortaleza. Dos meses después, en noviembre, el proyecto arrancó con la participación de 50 tiendas. A días de hoy son 150 pequeños comerciantes los que han colocado la pegatina en la puerta de su local para identificar que sus comercios son tiendas amigas. “La idea nació en Carabanchel, pero creo que aquí tuvimos más éxito. Fuimos personalmente de tienda en tienda enseñando el proyecto y tuvimos bastante apoyo”, cuenta Rufo, activista de la Asamblea.

Los tenderos tienen una pegatina en su local para avisar de que dan descuentos a personas en paro

Las pegatinas Soy una tienda amiga pueden encontrarse por todos los lados en Hortaleza: en mercados, fruterías, zapaterías, peluquerías, ópticas... Están en las puertas de todo tipo de pequeños comercios. La persona que está desempleada solo tiene que enseñar la tarjeta de paro para recibir el descuento previamente establecido por cada tienda. “Cada comerciante decide la oferta que quiere ofrecer, en función de sus márgenes comerciales”, explica Rufo. Lo más importante no es la cantidad del descuento —la mayoría de las tiendas ofrece entre un 5 y un 20% de rebaja—. Lo que más importa es el compromiso de cada tendero con la iniciativa.

Un compromiso que César está satisfecho de mantener. Su peluquería da un 28% de descuento a los parados. Es decir, un corte de pelo que vale 14 euros, sale por 10 euros con la rebaja. “Se ahorra solo cuatro euros, pero pueden ser esenciales a la hora de comprar carne, huevos o patatas... Tal y como están las cosas, cuatro euros pueden ser la comida de un día”, sostiene.

Con los cuatro euros ahorrados en la peluquería de César, uno puede acudir a la galería comercial de la calle del Mar Negro. Allí está Emilio Barrio, un segoviano que tiene una pescadería que ofrece un 10% de descuento. “Simplemente queremos ayudar. Solo los pequeños comercios lo hacemos”, opina Barrio, que también explica que una misma persona puede pedir el descuento todas las veces que acude al local. “Basta con que enseñe la tarjeta de paro”.

Los desempleados tienen que  enseñar la tarjeta del paro para adquirir las ofertas

¿Quiere algo de carne? En el puesto al lado, Fiambre Alex ofrece entre un 15 y 20% de descuento, dependiendo del producto. “No quiero ganar mucho de la gente que lo está pasando mal”, sostiene Luis, el heredero del local. En total, siete de los 14 puestos de esta galería, incluidos una óptica y una tienda de informática, son una Tienda Amiga. En su entorno, la mayoría de los pequeños comercios también ofrecen algún tipo de rebaja. La zapatería Sanatorio del Calzado, o la ropería Tu Hipertextil, Tu Almacén... Son muchos los que quieren ayudar.

“Todavía no viene mucha gente a pedir el descuento. A veces llegan dos o tres personas en un día. Creo que muchos todavía no saben de la iniciativa o tienen vergüenza”, opina Barrio. Pero hay otro problema que, en su opinión, es aún más grave: “Los pequeños comercios estamos muriendo, solo vienen las personas mayores. Los jóvenes, que son los que más sufren con el paro, ya no acuden a un pequeño comercio de calle”, explica.

Rufo, el activista de la Asamblea 15M, explica que la iniciativa Tienda Amiga tiene el objetivo de, además de ayudar a los que más lo necesitan, reactivar el comercio de barrio. “Queremos apoyar a los negocios familiares, que tienen que competir con las grandes cadenas de tienda”, explica. “Queremos que, sobre todo, sea una red de apoyo mutuo”.

La campaña tiene también el objetivo de apoyar a los pequeños locales

El activista asegura, además, que la Asamblea debatió si los jubilados deberían estar incluidos en el programa. “Hay muchos que reciben una pensión de unos 400 euros, pero hay otros que pueden recibir unos 1.300. Pero el carné de jubilado es el mismo. Por eso decidimos que el programa iba a estar dirigido solo a los parados, aunque las tiendas pueden ser flexibles”, explica.

La iniciativa todavía está en su inicio, pero Rufo espera que, dentro de algunas semanas, “sean más de 200 tiendas” participando. Hasta ahora, la que más descuento ofrece es un gimnasio, “que da un 50% de rebaja”, asegura. Cuenta también que muchos comerciantes, incluso de fuera de Madrid, y otras Asambleas llaman para mostrar su interés.

Para César, el dueño de la peluquería, el motivo para ayudar es muy sencillo: “Estamos en una aldea global, pero, al fin y al cabo, vivimos en un barrio, un grupo”.