Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
música

Sonido con futuro en red

Muwomlab reúne a 17 ‘start-ups’ españolas del sector musical en la Fundación Telefónica

Desde la izquierda, Arturo J. Paniagua, David Summers, El Pescao y Carlos Jean. Ampliar foto
Desde la izquierda, Arturo J. Paniagua, David Summers, El Pescao y Carlos Jean.

Después de muchos años —más de una década— de escuchar noticias horribles y ominosas predicciones sobre la industria de la música, reconforta saber de la existencia de docenas de nuevas iniciativas, posiblemente rentables, que a partir de las nuevas tecnologías buscan unir a artistas, fans y demás agentes musicales, en un ambiente de pimpante optimismo.

Lo expuso de una manera muy gráfica Borja Prieto, director de la plataforma dedicada al micromecenazgo My Major Company, y joven veterano del sector siempre a la vanguardia: “En la música nos hemos llevado muchos tortazos. Pero la música sigue siendo el contenido más visto y compartido en Internet”, contaba en su charla, antes de acabar con una referencia al primer éxito de Radio Futura, Enamorado de la moda juvenil: “El futuro ya está aquí, y tenemos la posibilidad de moldearlo”.

Eso es lo que pretenden las 17 start-ups (compañías incipientes asociadas a Internet y las nuevas tecnologías) que ayer se reunieron en el auditorio de la renovada Fundación Telefónica para presentarse, en solo tres minutos de exposición cada una, bajo el paraguas de Muwomlab. Ya estén enfocadas desde el punto de vista de los músicos —profesionales o no— o del de los melómanos, su objetivo es acercar los unos a los otros, crear lazos y comunidades. Por ejemplo, Creanauta, una sencilla plataforma de distribución digital para artistas independientes que, como apunta su directora de comunicación Inma Grass, “tiene tecnología de código abierto 100% española”; o Living Indie, un portal de retransmisión de conciertos online que busca ser “el Netflix de la música en directo”. También Bandplify, un punto de encuentro para la cooperación entre grupos, que su responsable presentó en público de la forma más musical posible: rapeando su explicación.

Entre lo más original de lo presentado ayer, Moobeat, un “instrumento” con el que hacer música moviendo los brazos, mediante un sistema de detección de movimientos similar al Kinect de la consola Xbox, y que fue definida como una aplicación “que te convierte en director de orquesta o DJ” por su director técnico, protagonista de una explicación / performance que superó de largo los tres minutos concedidos, por culpa del apasionamiento por su creación y de los nervios.

Estas jóvenes empresas (ninguna debe de tener más de cinco años: han surgido del maelstrom de la crisis) convirtieron durante unas horas la esquina de Fuencarral con Gran Vía en el centro neurálgico de la música 2.0. Acudieron convocados por Muwom, la agencia responsable de la campaña Plan B de Carlos Jean (que desde entonces es socio de la compañía), y que simboliza esta nueva manera de dar exposición a la música fuera de los cauces tradicionales, situando al creador en un triángulo cuyos otros vértices son las marcas y las redes sociales. “En el tiempo que llevamos funcionando hemos recibido muchas propuestas de start-ups”, cuenta su impulsor, Roberto Carreras: “Y con Muwomlab queremos formar una comunidad para que haya sinergia entre ellas y se den a conocer”. Muwomlab es un proyecto abierto desde ya a nuevas ideas, que pueden colgarse en lab.muwom.com.

A las start-ups las escoltaron ayer, con la intención de dar consejos desde la experiencia, sacar pecho con sus logros y buscar nuevas alianzas, otras compañías que empezaron igual (una buena idea y ganas de llevarla a cabo) y hoy son referentes en la relación entre música e Internet, como Spotify, Deezer o My Major Company.

Tecnología que libera

También hubo músicos que, a través de Muwom, se han destacado por invertir esfuerzos en la esfera digital, como David Summers (Hombres G), El Pescao o el ya mencionado Carlos Jean. Los tres clausuraron el primer encuentro de Muwomlab con un debate en el que incidieron en la actitud optimista de toda la mañana y repitieron un concepto que puede resumirse en “La tecnología os hará libres” o, como explicó Summers: “Internet te da libertad de movimientos, de planificar tu trabajo estando fuera del sistema”. Un sistema, representado por las discográficas de siempre, del que todos los presentes parecían querer huir como de la peste, aunque Roberto Carreras puntualice: “No se trata de eliminar intermediarios, sino de ponerlos en contacto y trabajar específicamente con cada uno de ellos, también con las discográficas”.