Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Solo les queda prohibir Internet”, dice el Gobierno catalán

Francesc Homs enmarca el cierre en la "ofensiva" del ejecutivo de Rajoy contra la lengua cooficial

El portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs, cargó contra la decisión del Ministerio de Industria de advertir a Acció Cultural del País Valencià (ACPV) con posibles multas de hasta un millón de euros si no cerraba las emisiones de Catalunya Ràdio y Catalunya Informació en la Comunitat Valenciana, lo que la entidad ha acordado hacer este mismo martes, y Homs ha exclamado que "solo les queda prohibir Internet".

En rueda de prensa, el también consejero de Presidencia ha enmarcado esta situación en la "ofensiva" del Gobierno central contra el catalán, donde ha incluido iniciativas como la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) del ministro José Ignacio Wert.

"Ahora nos vendrán con los argumentos de la legalidad. Habrá cambiado algún artículo de la Constitución y no nos habremos dado cuenta", ha ironizado Homs, tras destacar que el Gobierno catalán hará lo que esté a su alcance para contrarrestarlo.

También ha desvinculado la demanda del Ministerio de Industria y el proceso soberanista impulsado en Cataluña: "Desgraciadamente, da igual hagamos lo que hagamos. Hay una ofensiva contra el catalán".

La ACPV ha explicado en un comunicado que el viernes recibió una notificación del Ministerio que comunicaba la apertura de un expediente sancionador por dos "supuestas infracciones" sobre las emisiones de Catalunya Ràdio y Catalunya Informació por instalar estaciones radioeléctricas y usar frecuencias radioeléctricas sin permiso; cada infracción, con una posible multa de gasta 500.000 euros, según la notificación.

El Ministerio requiere a ACPV las medidas necesarias para el inmediato y efectivo cese de las emisiones; en caso de incumplimiento, la administración "procederá al precintado de los equipos y aparatos que forman parte de la red de difusión", y el Gobierno central le da un mes para presentar alegaciones.