Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acció Cultural cierra Catalunya Ràdio ante un expediente del Gobierno

La entidad corta las emisiones en territorio valenciano para intentar evitar hasta un millón de multa

El Ministerio de Industria ha notificado a Acció Cultural del País Valencia (ACPV) la apertura de un expediente sancionador por dos infracciones referidas a la emisión de Catalunya Ràdio y Catalunya Informació en territorio valenciano. Se anuncia una posible multa de medio millón de euros por la instalación de estaciones radioeléctricas sin autorización, y otra sanción del mismo importe por el uso de frecuencias radioeléctricas sin autorización.

Ante este expediente, la junta directiva de ACPV, propietaria de los repetidores que difunden la señal en la Comunidad Valenciana acordó el cierre inmediato de las emisiones de ambas cadenas de radio, además de preparar un escrito de alegaciones.

El escrito del ministerio requiere a la entidad “con el fin de que adopte las medidas necesarias para el inmediato y efectivo cese de las emisiones; con la advertencia de que, en en caso de incumplimiento de lo requerido, la Administración actuante procederá al precintado de los equipos y aparatos que formen parte de la red de difusión”. El Gobierno da un plazo de un mes para presentar alegaciones.

Acció Cultural ya se vio obligada a cerrar las emisiones de TV3 en la Comunidad Valenciana por las diversas sanciones impuestas por la Generalitat. Sin embargo, el Tribunal Superior estimó los recursos de Acció Cultural y anuló las sanciones, que sumaban cerca de un millón de euros, al considerar que la autoridad competente es el Gobierno y no la Generalitat. La asociación ha recuperado una parte de las multas que hubo de abonar al Gobierno valenciano, según establecía la sentencia.

Ahora, la situación es diferente. Según algunas fuentes, la denuncia contra la emisión de las cadenas catalanas partió del secesionista Círculo Cívico Valenciano y de la Generalitat, si bien en esta ocasión se dirigió al Gobierno central. Este cierre de dos medios en catalán se suma a los recientes de Canal 9, Nou 2, Ràdio 9 y Ràdio Sí, cadenas autonómicas que emitían en valenciano, y anteriormente de TV-3.

El portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs, cargó contra la decisión del Ministerio de Industria y exclamó: “Solo les queda prohibir Internet”. El consejero de Presidencia enmarcó la situación en la “ofensiva” del Gobierno central contra el catalán,

Grupos políticos de la oposición y entidades sociales valencianas consideraron el cierre como un “ataque” a la lengua y a la libertad de información. En este sentido, se manifestaron la secretaria de Política Lingüística del PSPV, Carmelina Pla; el portavoz de Compromís en las Cortes Valencianas, Enric Morera; o el portavoz adjunto de EUPV en las Cortes Ignacio Blanco. La Unió de Periodistes Valencians señaló que el apagón de la señal “demuestra la nula la preocupación que tiene el actual Gobierno español y autonómico para conservar nuestro principal derecho identitario y vertebrador, nuestra lengua”.