Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Botín da un crédito de 500 millones a la Junta para afrontar pagos

Díaz destaca la alianza del Santander con la región que aporta estabilidad al país

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, y el presidente del Banco Santander, Emilio Botín, en San Telmo. Ampliar foto
La presidenta de la Junta, Susana Díaz, y el presidente del Banco Santander, Emilio Botín, en San Telmo.

El álbum de fotos que va coleccionando la presidenta de la Junta de Andalucía se amplió ayer con una nueva imagen, insólita durante los 31 años ininterrumpidos de Gobiernos socialistas en esta comunidad. A la izquierda de la instantánea, la jefa del Gobierno andaluz, Susana Díaz, y a la derecha, el mayor banquero del país y uno de los principales de Europa, Emilio Botín, patrón del Banco Santander. El motivo, la firma de un convenio por el que la entidad concede un crédito de 500 millones de euros para que la Junta pueda hacer frente a las “tensiones de tesorería”, es decir, a la falta de liquidez.

Es la primera vez que oficialmente Botín acude a la sede de la presidencia de la Junta, según fuentes del Ejecutivo autónomo. Pero la de ayer no fue su primera entrevista con la presidenta de la comunidad más poblada de España y la dirigente socialista con mayor proyección de futuro. Ambos celebraron en diciembre un encuentro del que no se informó. En los casi cinco meses que lleva de presidenta, la agenda de Díaz es frenética, tanto la que se ve como la que no se ve.

Como todo préstamo no es gratis. La Junta lo deberá devolver en un año a un tipo de interés que estará en torno al 3% o el 4%, según la Consejería de Hacienda. Esta operación de endeudamiento está condicionada a la autorización por parte del Ministerio de Hacienda y del Consejo de Política Fiscal y Financiera. Esta inyección de dinero supone de hecho un anticipo hasta en tanto el Gobierno central abone los recursos que corresponden a la comunidad por transferencias del Estado pendientes.

Botín presta dinero a un Gobierno de coalición de PSOE e Izquierda Unida, que no solo ha criticado duramente la “usura repugnante” de las entidades financieras (las comillas pertenecen al anterior expresidente José Antonio Griñán), sino que además ha aprobado una ley que permite la expropiación temporal del uso de la vivienda a los bancos para evitar desahucios. La norma, recurrida por el Gobierno central ante el Tribunal Constitucional, también prevé multas de hasta 9.000 euros a las entidades financieras que tengan viviendas vacías y no las pongan en alquiler.

El convenio firmado ayer en el salón de los Espejos del palacio de San Telmo es más amplio. Supone también una inversión de 1,6 millones de euros para la concesión de mil becas en empresas para jóvenes de entre 18 y 30 años en empresas, dotadas con 2.700 euros, financiada a partes iguales por el Santander y la Junta de Andalucía. La entidad financiera también apoyará con 750.000 euros proyectos de investigación y ensayos clínicos relacionados con las enfermedades raras.

Botín dejó claro que este acuerdo no será el único. El presidente del Santander, al que no es habitual verlo intervenir en actos que no estén organizados por su entidad, subrayó que el convenio es sólo el “primer paso” para seguir profundizando en las relaciones con la Junta “a la vista de los importantísimos proyectos que tiene la presidenta” y el “comienzo de un nuevo camino de cooperación con la Junta, que va más allá del ámbito financiero”. El patrón del Santander dijo compartir “plenamente” con la socialista sus prioridades en “empleo, mejora de la competitividad de las empresas, simplificación administrativa y mejora de prestación de servicios a los ciudadanos”.

Díaz destacó que el crédito de 500 millones demuestra, según ella, que Andalucía es una comunidad solvente y despierta confianza. Pero también dejó dicho que el acuerdo supone “el símbolo de la alianza” del primer banco del país y “una comunidad que en estos momentos representa, una vez más, un factor de estabilidad política y económica para el conjunto” de España.