Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blasco desvía la responsabilidad de las ayudas defraudadas a los funcionarios

Protesta de las ONG el día en que el exconsejero declara por el saqueo de la cooperación

El exconsejero no responderá a las preguntas de la Generalitat, de la que formó parte

Niega las presiones para dar la subvención a una fundación que no cumplía los requisitos

Rafael Blasco declara por el fraude en la cooperación.

El exconsejero y exportavoz del PP en las Cortes valencianas Rafael Blasco, acaba de concluir su interrogatorio en la tercera sesión del juicio por el saqueo de las ayudas a la cooperación, en el que está acusado de supuestos tráfico de influencias, falsedad documental, malversación y fraude. El momento de mayor tensión se ha producido a la salida de Blasco, cuando un matrimonio se ha dirigido al exconsejero y le ha proferido gritos en valenciano como "Lladre" (ladrón), "No tens vergonya per furtar als més pobres" (No tienes vergüenza por robar a los más pobres), y le ha acusado de mentir por declarar que él no es responsable de ninguna actuación irregular.   

Durante seis horas y media que se ha prolongado su declaración, Blasco ha desviado la decisión de aprobar las ayudas defraudadas por la trama a los técnicos, ha negado que les presionara y que interviniera en el expediente. También ha rechazado mantener una vinculación estrecha con el supuesto cabecilla de la trama, el empresario Augusto César Tauroni . Lo ha hecho por la tarde, contestando a los letrados de la defensa de los nueve procesados, y por la mañana, cuando ha respondido a la Fiscalía Anticorrupción y a un abogado de la acusación particular.

Ante las recriminaciones de la pareja, que se ha definido como ciudadanos indignados, Blasco ha continuado hablando con los medios de comunicación y tan sólo ha hecho una referencia a que hay que mantener la buena educación, antes de coger un taxi sobre las 19 horas.

Una de las cuestiones que más han llamado la atención en su testimonio vespertino ha sido una afirmación sobre su condición de aforado por ser consejero del Gobierno valenciano y diputado cuando se estaba investigando la causa. "He lamentado ser aforado porque, si no hubiera sido, me habrían intervenido el teléfono", ha declarado para demostrar que no tenía nada que ocultar. Varias personas presentes en el juicio oral, entre ellas, la diputada de Compromís, Mireia Mollà, han advertido la contradicción de esa afirmación con las imágenes publicadas de Blasco hablando en cabinas de teléfono, cuando se estaba instruyendo la causa.

Anticorrupción       

La Fiscalía Anticorrupción considera al exconsejero el "director" de la trama que desviaba las ayudas de la cooperación internacional. La causa de la cooperación está dividida en dos piezas y la que se juzga ahora se centra en el desvío de subvenciones concedidas a una fundación para proyectos en Nicaragua. De los 1,8 millones de euros asignados por la Consejería de Solidaridad y Ciudadanía, que dirigía Blasco, solo llegaron a Nicaragua 43.000 euros. El resto del dinero acabó en la compra de pisos y garajes en Valencia.

Rafael Blasco, durante el interrogatorio del fiscal.
Rafael Blasco, durante el interrogatorio del fiscal.

El fiscal ha interrogado a Blasco sobre esa relación con el empresario Augusto César Tauroni, el único encarcelado por este caso. El exconsejero ha reconocido conocerle, pero ha afirmado que  nunca ha tenido con Tauroni una relación "ni de confianza ni de amistad". Las grabaciones que obran en la causa, sin embargo, apuntan a lo contrario. Según ha declarado el acusado, la relación se estrechó solo a partir de las informaciones periodísticas que desvelaron las irregularidades en las ayudas a la cooperación en 2010.

Tauroni era, según la investigación, el jefe de la parte civil de la trama. Del mismo modo que Blasco lo habría sido de la parte administrativa de la red, según las acusaciones. Tauroni, cuya prisión provisional ha sido prorrogada por dos años, logró contratos en distintas consejerías dirigidas por Blasco desde 1999.

Sobre las ayudas a Nicaragua, el exconsejero ha afirmado no recordar "para nada" que comentara el asunto con el empresario encarcelado que, según el sumario, animó a la Fundación Cultural y de Estudios Sociales (Fundación Cyes) a que se presentara a la convocatoria a cambio de una comisión del 25% sobre el importe de la ayuda de 1,8 millones de euros.

A lo largo del interrogatorio del fiscal Vicente Torres, que ha durado más de tres horas, se han escuchado en la sala varias grabaciones que apuntan a la estrecha vinculación de Blasco y Tauroni. En una de ellas, el exconsejero, ya cesado, le dijo al empresario que "lo importante es aguantar". Por su parte, el empresario envió a Blasco este sms: "Ánimo, que de situaciones peores hemos salido. Coca Cola cuando puedas".

En su declaración, Blasco ha sostenido: "Mi única intervención en la pieza Cyes consiste en hacer mía la propuesta que por unanimidad acordó la comisión técnica de evaluación, trasladar la propuesta al Gobierno valenciano, pasar previamente el control de intervención y Abogacía de la Generalitat sin observaciones por parte de ninguna de las cerca de mil ONG que existían en la Comunidad".

A preguntas del fiscal Anticorrupción, Blasco ha defendido que la convocatoria de los expedientes que han dado pie a este proceso fue "perfectamente legal y ortodoxa" y que "nadie nunca planteó ningún problema". "Acepté la propuesta de la comisión técnica al cien por cien, incluso teniendo la capacidad de modificarla, nadie hizo en ese acta ninguna observación ni voto particular", ha insistido el exconsejero.

Sin embargo, el ministerio público ha insistido sobre la reunión en la que presuntamente presionó a funcionarios y cargos de su consejería para que dieran las ayudas a Cyes pese a que no cumplía los requisitos. "Me limité a decirles: oye, estamos en la fecha límite para que se publiquen las ayudas", ha dicho Blasco. "Lo importante no son las posiciones que se mantienen en una reunión, sino el acta". En el acta los técnicos aceptaban dar las ayudas a Cyes, pero tras recibir del equipo de Blasco justificantes falsos, según ha desvelado la investigación.

Blasco ha admitido finalmente que dijo a los funcionarios que se negaban a librar el acta a Cyes que iba a revisar todos sus expedientes. Por si contenían alguna irregularidad. Esta reunión constituye la principal prueba de tráfico de influencias contra él, ya que varios testigos han relatado las presiones para aprobar las ayudas luego desviadas. 

El acusado ha aceptado que pidió que le subieran todos los expedientes que habían hecho con anterioridad los técnicos. Pero no para presionarlos, sino "para aprender cómo se hacían". Y ha añadido: "Nunca los leí".

"No supe y luego no me creía" que el dinero de las ayudas de cooperación se habían gastado en inversiones inmobiliarias, ha asegurado, por lo que no ordenó una investigación cuando las denuncias saltaron a los medios de comunicación. Tampoco sabía, ha dicho, que Tauroni se quedó exactamente con un 25% de los 1,8 millones de euros que su consejería destinó a los proyectos.

"Yo no sé mandar correos electrónicos"

En otro momento del interrogatorio, el fiscal ha mostrado a Blasco un correo de Tauroni a su hermano en el que le dice que le lleve un "sobre personal" al entonces consejero. Tauroni se refiere a Blasco en ese correo como "el jefe". "¿Qué quiere que le diga", ha respondido el exconsejero, "podría haber puesto que era para el jefe mundial".

Protesta de las ONG ante el TSJ, donde declara hoy Blasco.
Protesta de las ONG ante el TSJ, donde declara hoy Blasco.

Blasco ha intentado minimizar que el sobre no entrara por registro de entrada de la consejería y ha asegurado que no sabía que Tauroni estaba facturando a la fundación Cyes. Al mostrarle el fiscal más correos ha entrado en contradicciones al afirmar que desconocía lo que pasaba y al mismo tiempo señalar que en esos sobres había información de prensa que intercambiaba con el empresario tras saltar el escándalo.

"Yo no sé mandar correos electrónicos", ha dicho para justificar el intercambio de sobres con Tauroni. La fiscalía sostiene la acusación de cohecho contra él en ese trasiego.

Nada más iniciarse la sesión esta mañana, el exconsejero ha anunciado que no contestará a las preguntas de la Generalitat, de cuyos gobiernos formó parte, por "coherencia" con la petición de su letrado de que la Abogacía de la Administración valenciana sea expulsada del proceso. La Generalitat pide para Blasco 11 años de cárcel.

Llegado su turno, la abogada de la Generalitat  ha pedido poder interrogar a Blasco aunque éste no vaya a contestar. La presidenta del tribunal lo ha rechazado, aunque ha admitido que conste en el juicio el interrogatorio que se hizo a Blasco durante la instrucción.

La acusación popular, que representa Antonio Penadés, escritor vinculado al mundo de la cooperación, ha incidido en las supuestas irregularidades del expediente de Nicaragua. Ha destacado, por ejemplo, los mensajes intercambiados entre los miembros de la trama respecto a la defensa de los proyectos: "Esto no es presentable. Necesitamos material pictórico". También ha recordado que se envió a una becaria al país centroamericano y que esta advirtió en un informe que allí no se había hecho "nada".

Protesta a las puertas

Una concentración de protesta a las puertas del Tribunal Superior de Justicia valenciano (TSJCV) ha caldeado esta mañana los momentos previos a la declaración como acusado del exconsejero Rafael Blasco, que ha llegado muy temprano al Palacio de Justicia y ha esquivado la manifestación.

Decenas de personas convocadas por la Coordinadora de ONG han reclamado "justicia" y la devolución del dinero presuntamente desviado en el caso Cooperación. Los manifestantes se han colocado a las mismas puertas del TSJCV tras una gran pancarta simulando un billete de 500 euros con el lema "Que tornen els diners per a cooperació" ("Que devuelvan el dinero para cooperación"). Entre ellos, la diputada socialista Clara Tirado, el parlamentario de EUPV Ignacio Blanco, la concejal de Compromís en el Ayuntamiento de Valencia Consol Castillo o el dirigente de Intersindical Valenciana, Vicent Mauri. Asimismo, se han unido algunas personas con los chalecos rojos contra el cierre de Radio Televisión Valenciana (RTVV).

El presidente de la Coordinadora de ONGD que ha convocado la protesta, Carlos Xavier López, ha explicado que quieren que en este caso la justicia sea "ejemplarizante" en la lucha contra la corrupción y que pretenden que se asegure la devolución del dinero que supuestamente se desvió a la trama.