El Ayuntamiento de Madrid gasta dos millones en cambiar su página web

UPyD lo considera un “exceso” tras los “recortes sociales” aprobados por Botella

El Ayuntamiento de Madrid prevé gastar casi dos millones de euros en los próximos meses para “renovar” su página de Internet. En concreto, destinará 940.000 euros a este proyecto, y otros 980.000 euros a soportar el portal web en la nube.

“Tras un análisis exhaustivo, concluimos que, dado que el portal está de cara al ciudadano, debemos empezar a aprovechar los beneficios que nos da la nube en estabilidad”, explicó José Miguel González, gerente del organismo municipal de Informática.

La nube es un término informático que implica el uso simultáneo de varios ordenadores conectados y en constante comunicación a través de una red, por ejemplo Internet, para realizar tareas y ofrecer servicios a usuarios.

El Ayuntamiento invertirá este año 86 millones de euros en el organismo de Informática, la misma cantidad que en atención a mayores y el doble que en el servicio de emergencias Samur.

“Nos parece un exceso un gasto de casi dos millones en la actualización de una página web. Hay que tener muy presente el momento en el que vivimos y cómo están las arcas locales”, cree el líder municipal de Unión Progreso y Democracia, David Ortega.

“El equipo de Gobierno del PP que destinará este dinero para una web es el mismo que recorta 22 millones de euros en ayuda a domicilio e introduce el copago en la teleasistencia para mayores, por poner solo dos ejemplos de recortes sociales”, añade Ortega.

El portal, construido durante la etapa (2003-2011) como alcalde de Alberto Ruiz-Gallardón (PP), permitió al Ayuntamiento obtener en 2012 la máxima puntuación del organismo Transparencia Internacional en información sobre la Corporación municipal, relación con los ciudadanos, transparencia económica-financiera y en materia de urbanismo.

El cerebro de Madrid. El Ayuntamiento destinará este año además 3,6 millones de euros al “emblemático proyecto” Madrid Inteligente, a los que se sumarán 1,8 millones para soporte. Este dinero “es necesario para el nuevo modelo de gestión del área de Medio Ambiente”, dijo González.

La Junta de Gobierno municipal lanzó este proyecto en octubre, con un presupuesto de 15 millones y un plazo de ejecución de cuatro años a partir de enero.

Esta plataforma tecnológica servirá para analizar los nuevos contratos de servicios (alumbrado, limpieza viaria, basuras, parques, reparación de baches, etcétera). Permitirá al ciudadano comunicar incidencias y sugerencias, y facilitará al Ayuntamiento el control coordinado de la salud de la ciudad. Esto es especialmente importante ahora que las empresas que prestan esos servicios pueden ver recortado si pago si no logran un estándar de calidad.

Más dinero para Mástil. Se trata del principal proyecto informático del Ayuntamiento. Lo puso en marcha Gallardón en 2004 para modernizar la gestión de los impuestos municipales, pero ha sufrido un rosario de problemas y retrasos que han encarecido notablemente su implantación.

El año pasado comenzó a tramitar por fin su primer tributo de relevancia, el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica, que cuenta con 1,7 millones de recibos anuales (el Impuesto sobre Bienes Inmuebles tiene 2,1 millones de recibos).

En 2014, Mástil recibirá 1,4 millones de euros, a los que se sumarán 370.000 euros más para mantener el sistema anterior, que aún funciona en paralelo.

Hasta febrero de 2013, Mástil había costado 8,2 millones de euros. Debe sustituir a un sistema de aplicaciones y bases de datos creado a inicio de los años 90.

En 2006 se adjudicó a una unión temporal de empresas (UTE), encabezada por T-System, por 7,2 millones de euros y con un plazo de 26 meses.

Sin embargo, en 2009 esta UTE se disolvió, y el contrato se resolvió. Hasta entonces, el Ayuntamiento había abonado 6,9 millones. El proyecto volvió a adjudicarse por fases a partir de finales de ese mismo año, pero prácticamente hubo que iniciar gran parte del trabajo desde el principio, según señalaron fuentes conocedoras del programa.