Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Villancicos de protesta

La Fundació Palau organiza un concierto alternativo de Navidad en la plaza de Sant Jaume

'Cantaires' del Cor de la Protesta en la plaza de Sant Jaume
'Cantaires' del Cor de la Protesta en la plaza de Sant Jaume

Villancicos sí, pero de protesta. Como este peculiar Les Dotze van tocant:

La troika va manant

Ai mare que diran

i doncs que estem esperant

Ells són molt pocs

Nosaltres som molts més

Tot ens van robant

Res públics van deixant

Nosaltres no ho permetrem

Ja és hora que cridem

Que el poble res no tem

El Adeste fideles también fue cantado con otra versión por una veintena de cantaires reunidos por la Fundació Palau en la plaza de Sant Jaume. El peculiar concierto atrajo a un centenar largo de personas. La Fundació Palau organizó una campaña de participación ciudadana para versionar de forma alternativa canciones navideñas tradicionales. Las propuestas se recogieron durante dos semanas a través del correo electrónico y Twitter. El resultado fue una combinación de crítica y protesta política y social y también una propuesta con los anhelos y deseos para 2014. La iniciativa del Cor de la Protesta se enmarca dentro de la exposición Jo em rebel·lo, nosaltres existim, organizada por la Fundació Palau.

Aunque los más originales conceptualmente, no fueron los únicos villancicos que se escucharon ayer en las calles de Barcelona. Unos 400 niños y jóvenes pusieron fin a la campaña navideña del Secretariado de Corales Infantiles de Cataluña (SCIC) con un flashmob en las escaleras de la plaza de la Catedral para promover el canto coral entre los más jóvenes. La campaña navideña del SCIC de este año se bautizó como Tastets Corals, y se ha centrado en dar a conocer las actividades que realizan el más de un centenar de coros que pertenecen a la federación para animar a niños y jóvenes a participar activamente con las agrupaciones corales. El director de la Banda Municipal de Barcelona, Salvador Brotons, dirigió el flashmob, y el pianista Paul Perera les acompañó con el piano.

La organización del evento aseguró que con este acto los coros buscaban reivindicarse, porque “realizan un trabajo de recuperación y promoción de la cultura popular y tradicional catalana”. La organización también reclamó el canto coral como herramienta de socialización, y asegura que “podría sonar como una cosa anticuada, por esto lo presenta como algo moderno, para conectar con la juventud”.