Mueren por intoxicación tres miembros de una misma familia

Tras el fallecimiento de dos adultos y una adolescente en Alcalá de Guadaíra sus familiares no descartan denunciar a la Consejería de Salud

Enrique Caño y Concepción Bautista estaban en paro y "vivían de lo que podían"

Otra menor de 13 años se encuentra hospitalizada y evoluciona favorablemente

Una mujer de 50 años, Concepción Bautisa, otra de 14 y un hombre de 61, Enrique Caño, fallecieron este sábado en Alcalá de Guadaíra (Sevila) por una intoxicación alimentaria, según informa el Ayuntamiento de la localidad. En un principio se consideró que podría deberse a la ingesta de comida caducada, dato que no se ha podido confirmar porque el caso está bajo secreto de sumario. La adolescente de 13 años de la misma familia que permanece ingresada en un Hospital Virgen del Rocío de Sevilla evoluciona favorablemente y ha pasado a planta, donde está recibiendo atención psicológica, tras salir de la UCI.

La familia cenó pescado el viernes y poco después empezó a sentirse mal, con diarrea y vómitos. El fallecido era fontanero en paro, trabajó para una aseguradora y perdió el empleo al inicio de la crisis. Miguel Ángel López, sobrino de Concepción, ha afirmado este domingo que la familia no descarta iniciar acciones legales contra la Consejería de Salud por la actuación de los servicios de emergencia pero que, de momento, están esperando el resultado de las investigaciones del forense. López, que se encontraba el domingo en el Tanatorio de San Jerónimo de Sevilla, explicó que la familia "iban tirando con lo que podían". Según fuentes de la investigación, vivían también de la recogida de cartones, que iniciaban a diario con una pequeña furgoneta a partir de las siete de la mañana, informa EFE. El fallecido tenía tres hijos de un anterior matrimonio y es la segunda de sus hijas la que ha propuesto acoger a su hermana de 13 años. 

Fuentes del Ayuntamiento aseguran que la casa tenía agua y luz y que no habían pedido asistencia de los servicios sociales de la localidad desde el pasado octubre. Tampoco consta que se hubieran acogido al plan de empleo municipal.

Dos llamadas a Emergencias

El centro coordinador de Urgencias y Emergencias Sanitarias de Sevilla recibió a las 2.55 de la madrugada del sábado una llamada procedente de un domicilio de Alcalá de Guadaíra, en la que se solicitaba asistencia por un cuadro de náuseas y vómitos. Desde el centro coordinador se envió un Equipo Móvil del Dispositivo de Cuidados Críticos de Urgencias de Alcalá de Guadaíra, compuesto por un médico, un enfermero y conductor. Según la Consejería de Salud, el servicio de emergencias siguió el protocolo establecido en estos casos.

Banderas a media asta en Alcalá de Guadaíra.

Pasadas las nueve de la mañana del sábado, el centro coordinador de urgencias y emergencias de Sevilla atendió una nueva llamada en la que se solicitaba asistencia sanitaria desde el mismo domicilio para atender a los padres y a la menor que está ingresada en el Virgen del Rocío. El equipo móvil volvió al domicilio y encontró a dos adultos en estado grave y la niña de 14 años en parada cardiorrespiratoria. Los profesionales de urgencias solicitaron de inmediato un segundo equipo sanitario que se desplazó al lugar y trasladó al Hospital Universitario de Valme donde tres de ellos fallecieron.

La Red de Alerta de Salud Pública fue activada el pasado sábado por la mañana y se desactivó esa misma noche. El juzgado de guardia de Alcalá de Guadaíra se ha hecho cargo de la investigación, el forense ha procedido al levantamiento de los cadáveres y ha ordenado la recogida de muestras de los alimentos que consumieron este viernes.

Tres días de luto oficial

La familia ha pedido que el Ayuntamiento se haga cargo del entierro, que se va a celebrar en Alcalá de Guadaíra. El consistorio ha decretado tres días de luto oficial.  El Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra ha mostrado "su más profundo dolor y consternación por la muerte de los tres miembros de una misma familia de la localidad por una intoxicación alimentaria".

El equipo de Salud Pública de la citada delegación ha realizado una encuesta epidemiológica y se ha personado en el domicilio familiar donde ha realizado una toma de muestras. Estas muestras se encuentran bajo investigación judicial y serán analizadas desde el punto de visto toxicológico y microbiológico con el fin de determinar las posibles causas del fallecimiento y de la hospitalización.

El caso está bajo secreto de sumario por lo que la portavoz ha pedido prudencia para que la justicia pueda seguir su cauce habitual. "Desde el Ayuntamiento se pide respeto y que no se hagan especulaciones hasta que no se levante el secreto de sumario y se conozcan las verdaderas causas del dramático suceso", añade el comunicado.