Selecciona Edición
Iniciar sesión

“¿Quiere que Cataluña sea un Estado? Y ¿que sea un Estado independiente?”

Mas lleva su desafío al límite con una pregunta sobre la independencia

La consulta pactada por Mas, ERC, ICV y la CUP se celebrará el 9 de noviembre

Junqueras no renuncia a formar parte del Gobierno catalán: "Estaríamos encantados"

 ELPAÍS-LIVE!

Artur Mas logró este jueves un golpe de efecto al pactar con sus socios de Esquerra Republicana, pero también con Iniciativa y la CUP, una propuesta de pregunta y fecha para el referéndum de autodeterminación que quiere celebrar en Cataluña. Las grietas que habían aparecido en las últimas semanas en el bloque de partidos favorables a la consulta soberanista impidieron cerrar un acuerdo con una sola pregunta, como quería inicialmente la Generalitat. Sin embargo, el presidente catalán aceptó llevar su desafío al Estado hasta las últimas consecuencias con dos preguntas, una de ellas directamente sobre la independencia.

“¿Quiere que Cataluña se convierta en un Estado? Sí o no”. A continuación, y en caso afirmativo, habrá una segunda cuestión: “¿Quiere que este Estado sea independiente? Sí o no”. El acuerdo de los partidos también fija la fecha del 9 de noviembre de 2014 para celebrar la votación. El Gobierno de Mariano Rajoy y el PSOE de Alfredo Pérez Rubalcaba cerraron filas en cuestión de minutos para dejar claro que el referéndum no tendrá lugar porque es inconstitucional.

Mas negoció con los partidos con la máxima discreción para lograr un acuerdo que le permitiera mantener en pie el órdago soberanista y, de paso, la estabilidad de su Gobierno. El presidente catalán había dejado claro que la ausencia de un acuerdo sobre la consulta entre el bloque favorable a la misma significaba el final del proceso y, probablemente, de su carrera política.

En cambio, con el acuerdo bajo el brazo y flanqueado por todos los partidos firmantes del mismo, que representan el 64,4% de la cámara catalana, Mas pidió receptividad a Mariano Rajoy: “Un Estado de raíz democrática debe estar atento al clamor del pueblo catalán y a una mayoría parlamentaria y política sólida”.

Encuesta

¿Quiere usted que Cataluña sea un Estado?

Y, si es así, ¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente?

Votar Ver resultados »

Son bastantes los dirigentes de Convergència i Unió que admiten que la consulta de autodeterminación es muy difícil que se acabe llevando a cabo, pues Mas ha dicho que solo la convocará formalmente si el Gobierno la autoriza o la tolera. El paso dado este jueves, sin embargo, es un nuevo intento de la Generalitat para que el Gobierno se siente a la mesa de negociación, aunque no sea para hablar de la independencia sino de una mejora sustancial del autogobierno y la financiación. Sin embargo, Gobierno y Generalitat tienen cortadas las vías de negociación política. Lo ejemplifica el hecho de que en la Generalitat nadie informó al Gobierno sobre el contenido de la pregunta antes de que Artur Mas la presentara en una conferencia de prensa.

Pese a la imagen de fortaleza que exhibió Mas, son muchas las lagunas existentes en el plan presentado por el presidente catalán. De entrada no se sabe cómo formalizará el órdago. El Gobierno catalán no explicó si la fecha y la pregunta formarán parte de un decreto de la Generalitat sobre la consulta o si se votarán en el Parlamento. Los partidos defensores de la consulta y especialmente Mas son conscientes de que en el mismo momento en que pongan oficialmente el acuerdo negro sobre blanco el Gobierno lo recurrirá ante el Tribunal Constitucional. Y entonces Mas se verá forzado a convocar unas elecciones anticipadas que tendrán un carácter plebiscitario y podrían impulsar su muerte política y un escenario con un papel más fuerte de ERC y mayor incertidumbre.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy reiteró que está dispuesto a recurrir cualquier acuerdo de la Generalitat o del Parlamento catalán en el momento en que se formalice. El presidente del Gobierno lo dejó claro en su intervención en La Moncloa, donde afirmó que la consulta de autodeterminación no se producirá porque es inconstitucional y donde agradeció el apoyo en este asunto del líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba.

El otro flanco débil de la estrategia de Artur Mas es la pérdida de apoyo por parte del PSC. Los socialistas catalanes se han desmarcado del último acelerón en el proceso soberanista argumentando que, si bien están a favor del “derecho a decidir”, quieren que todos los pasos sean pactados con el Gobierno y la convocatoria de la consulta no lo ha sido.

Y eso que la fórmula de las dos preguntas, inédita en los procesos de independencia recientes, permitió que el proceso no perdiera más apoyos por el camino. Sin embargo, promete provocar problemas dentro de Convergència i Unió si se acaba celebrando la consulta. Y es que, si bien CDC y Unió pueden defender el “sí” a la pregunta de si quieren que Cataluña tenga un Estado, difieren sobre la independencia. Josep Antoni Duran, líder de Unió, es abiertamente contrario a la secesión. De hecho, Duran no estuvo este jueves en la puesta en escena que Mas preparó minuciosamente en el Palau de la Generalitat. En el acto, Unió estuvo representada por el consejero de Interior, Ramon Espadaler, y por la vicepresidenta de la Generalitat, Joana Ortega. En numerosas ocasiones Duran ha dejado claro que es nada optimista respecto al final del proceso soberanista. Este jueves, el democristiano insistió desde el Congreso en Madrid en que el referéndum debe poder celebrarse “de forma legal”.

Queríamos una pregunta a la escocesa, la de la independencia, pero ERC tiene el peso que tiene en el Parlament"

ORIOL JUNQUERAS

Ajeno a estas dificultades, Mas celebró el acuerdo. “Todo el que quiera un cambio de estatus político de Cataluña podrá votar afirmativamente, y el que quiera la independencia también”. En este sentido, agradeció la colaboración de partidos tan distantes de CiU en lo social como son Iniciativa o la CUP.

Iniciativa, que aspira a hacerse con el espacio electoral de un PSC en caída libre, aprovechó para destacar que el acuerdo es bueno para los federalistas. Su líder, Joan Herrera, dejó claro que “ahora la pelota está en el tejado del Gobierno” central.

Pero, de nuevo, el partido que más aspira a ganar más en este proceso es Esquerra Republicana. Un exultante Oriol Junqueras, líder de los independentistas, compareció también en la Generalitat para defender las preguntas acordadas. Para ERC era imprescindible que la palabra “independencia” apareciera en ellas, y lo ha logrado.

El próximo paso sobre la consulta se visualizará la próxima semana en el Parlamento catalán. Allí se votará una iniciativa de los cuatro partidos favorables a la consulta para que el Congreso de los Diputados autorice la transferencia de la competencia sobre convocatoria de referéndos a la Generalitat por la vía prevista en el artículo 150.2 de la Constitución. Si el Congreso ralentiza esta proposición, CiU, ERC e Izquierda Plural la tramitarán como resolución en un pleno.

Más información