Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas abarrotan el centro y obligan a cerrar la estación de Sol

El Ayuntamiento ha puesto en marcha un plan especial para evitar que los vehículos accedan a la almendra central cuando se llenen los aparcamientos públicos

Ampliar foto
Miles de personas abarrotan la calle de Preciados.

El centro de la capital se ha convertido esta tarde en un hervidero de personas, al que han acudido miles y miles de madrileños y visitantes para hacer las compras navideñas y para ver la decoración de estas fechas. Esta aglomeración de personas ha motivado que los metros no pararan en la estación de metro de Sol en ninguna de las líneas, según ha informado la propia compañía. Fuentes municipales han explicado que, cuando la plaza está repleta de gente, caben unas 20.000 personas, a las que hay que sumar las que haya en las calles aledañas y la Plaza Mayor.

Fuentes de Metro han explicado que la interrupción del servicio en Sol se ha realizado a petición del Cuerpo Nacional de Policía. Ha durado entre las 19.00 y las 19.40. La compañía había reforzado el servicio de trenes y personal para controlar el acceso y la distribución de los pasajeros. Algunos usuarios han indicado en las redes sociales que también se habían producido hechos similares en estaciones contiguas como las de Sevilla y de Gran Vía, pero fuentes de Metro han negado este extremo.

ampliar foto
Una línea de la policía frena el paso de los viandantes en Preciados.

La llegada de personas se ha producido desde primera hora de la tarde y ha aumentado conforme avanzaba la jornada. El tumulto era tan grande que se hacía prácticamente imposible caminar entre las calles de Preciados, Arenal y Carmen para intentar llegar a otras zonas como Sol, la Plaza Mayor o Callao.

La situación, que se repite todos los años por estas fechas, ha motivado que la propia Policía Municipal tuviera que dirigir a los viandantes como si de vehículos se tratara. Es más, ha cortado con líneas de agentes algunos trayectos, como el final de la calle de Preciados para evitar que la gente fuera hasta la abarrotada Puerta del Sol.

De hecho, el Ayuntamiento de Madrid ha puesto en marcha hasta el final de las vacaciones un dispositivo especial para evitar que los coches lleguen a la almendra central. Serán desviados cuando estén llenos los aparcamientos públicos que hay en la zona.

ampliar foto
Interior de la estación de Sol.

Los metros no han parado en Sol en un periodo cercano a una hora, según ha explicado la compañía en su cuenta de Twitter. Algo similar ha ocurrido en la estación de Gran Vía, donde los convoyes paraban pero solo para que la gente se bajara. Los andenes estaban tan repletos que la movilidad de las personas dentro de las paradas era especialmente difícil. Bastantes personas han tardado más de una hora y media en poder llegar a su destino.

Fuentes de Emergencias Madrid han informado de que hasta las ocho de la tarde no habían tenido que atender ningún caso importante en la zona centro de la capital. El SAMUR ha montado un dispositivo en la zona ante el riesgo de que produjeran incidentes.