Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La principal patronal catalana recupera el pacto fiscal como la solución al conflicto

Fomento del Trabajo se ha posicionado a favor de una eventual reforma de la Constitución que recoja este sistema de financiación

Joaquim Gay de Montellà, presidente de Fomento del Trabajo.
Joaquim Gay de Montellà, presidente de Fomento del Trabajo.

El presidente de la patronal catalana Fomento del Trabajo, Joaquim Gay de Montellà, insistió ayer en la apuesta de la institución por “un nuevo pacto fiscal” como fórmula de entendimiento entre Cataluña y España, y advirtió de que la consulta prevista por el Gobierno catalán para 2014 “debe ajustarse al marco legal”. En su discurso de clausura de la Asamblea General de diciembre, aludió al último año de debate político y social en Cataluña, para celebrar: “En medio de una emotividad remarcable, en Fomento del Trabajo hemos luchado para no perder la perspectiva y la racionalidad”. “Hemos seguido defendiendo y argumentando la necesidad de un nuevo pacto fiscal para la financiación de la Generalitat, que asegure la solidaridad interterritorial sin llegar a las cuotas de déficit que reflejan las balanzas [fiscales] publicadas”, afirmó en el antepenúltimo párrafo de un discurso de seis páginas.

Gay de Montellà recordó al final de su parlamento que el pacto fiscal “cuenta con un gran apoyo en todas las encuestas de opinión publicadas recientemente”, y recordó que Fomento en los últimos años “se ha posicionado favorablemente a una eventual reforma de la Constitución que permita este nuevo modelo de financiación”.

Por la mañana, en rueda de prensa, el presidente de la patronal admitió que la “comodidad” que genera a nivel general el pacto fiscal entre los empresarios —sobre todo entre los que viven de las exportaciones, aclaró— puede ser distinta en el caso de las empresas “pequeñas y micro muy arraigadas al territorio”.

Por otra parte, y como ya hicieron los asesores económicos del Gobierno catalán o la patronal de las pequeñas y medianas empresas, Gay de Montellà defendió los minijobs como “instrumento puntual para mejorar la ocupación”, aunque subrayó que los empresarios prefieren “relaciones laborales a largo plazo” con sus trabajadores. El ministro de Economía, Luis de Guindos, anunció el pasado sábado que el Gobierno ultima la modificación de la reforma laboral.