Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP busca apoyos para hacerse con el poder en Torrelodones

La alcaldesa ha perdido por 11 votos a nueve una cuestión de confianza que había presentado

Ampliar foto
Elena Biurrun, alcaldesa de Torrelodones.

Se anunciaron como un partido vecinal formado por un grupo de “no profesionales de la política", pero han acabado inmersos un lío político digno del Congreso de los Diputados. El gobierno local de Torrelodones (22.680 habitantes) se ha enfrentado este jueves a una moción de confianza en el pleno municipal que ha perdido por 11 votos a nueve. Los 10 ediles del PP y el concejal de acTÚa (una escisión de IU) han votado en contra de dar su apoyo a Vecinos por Torrelodones (VxT), que ha contado con el voto favorable de sus nueve concejales mientras que el PSOE se ha abstenido. Durante el pleno, el grupo popular ha anunciado además que tratará de presentar una moción de censura en la próxima semana. En ella propondrá como candidato a Javier Laorden, presidente del PP de Torrelodones.

La alcaldesa de este municipio, Elena Biurrun, tomó la decisión de someterse al escrutinio de esta cámara después de que acTÚa y PSOE no apoyaran la semana pasada los presupuestos para 2014 de esa región. Ambas formaciones auparon en 2011 a VxT a la alcaldía. El partido vecinal consiguió en esos comicios nueve concejales, que sumados a los dos de acTÚA y PSOE superaban a los 10 ediles del PP. Pese a lo cual, VxT decidió gobernar en solitario. Ahora esta maniobra podría pasarle factura si finalmente prospera la moción de cesura del grupo municipal popular. El PSOE de esa localidad ya ha dicho que no piensa apoyarla mientras que acTÚa aún no ha decidido qué hará.

El enredo político se desencadenó durante las negociaciones de los presupuestos para 2014. Tanto acTÚA como los socialistas critican la falta de consenso del gobierno local. “Gobiernan en minoría y actúan como si tuvieran la mayoría absoluta”, espeta Rubén Díaz, concejal de acTÚa. Uno de los puntos más enconados ha sido la política de ingresos. El PSOE de esa localidad pedía que se mantuviese la carga fiscal del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). “Lo que hubiera supuesto”, dicen, "unos 300.000 euros que podrían haberse dedicado a construir un intercambiador de autobuses, más ayudas, becas, o más infraestructuras donde los alumnos puedan estudiar en época de exámenes”. Al recibir el no del gobierno de Torrelodones, decidieron abstenerse en la votación de los presupuestos.

AcTÚa, por su parte, lamenta la falta de acuerdo que, a su juicio, ha habido en la política general llevada a cabo por este partido vecinal: “Sobre todo en temas de juventud, medio ambiente, urbanismo y desarrollo local”. En su caso recharazon, junto al PP, las cuentas presentadas al entender que se habían incumplido determinados acuerdos recogidos en los anteriores presupuestos como la rehabilitación de la Casa de la Juventud; la construcción de un segundo campo de fútbol; la reelaboración del plan del antiguo vertedero; un plan de alquiler solidario; o la construcción de un aparcamiento en el barrio de La Estación, entre otros asuntos.

Ante este panorama, todo parece quedar a expensas de ese partido y los populares, los cuales han gobernado esta localidad durante los últimos ocho años. La alcaldesa de este municipio, eso sí, se esperaba el resultado de las votaciones. “Tenía clara cuál iba a ser la decisión”, explica Biurrun.

Pese a no haber obtenido la confianza del pleno municipal, el Gobierno local no tendría por qué dimitir y podría sacar adelante los presupuestos. Según la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, cuando la cuestión de confianza se vincula a la aprobación o modificación de los presupuestos anuales “se entenderá otorgada la confianza y aprobado el proyecto si en el plazo de un mes desde que se votara el rechazo de la cuestión de confianza no se presenta una moción de censura con candidato alternativo a Alcalde, o si ésta no prospera”. “Sería como si no hubiera pasado nada de esto”, zanja la alcaldesa de Torrelodones.

Vecinos por Torrelodones nació en 2007 con el objetivo de ofrecer “a todos los vecinos de Torrelodones, votantes de cualquier partido en las elecciones autonómicas y nacionales, una alternativa seria de gestión municipal basada en el conocimiento directo de los problemas del municipio para buscar soluciones eficaces utilizando los recursos disponibles de manera eficiente”. Se definían como un grupo de no profesionales de la política y entre sus filas destacaban caras conocidas como el humorista Juan Luis Cano.

En las elecciones municipales de ese año obtuvieron cuatro escaños y se convirtieron en la segunda fuerza de ese municipio. Cuatro años más tarde, VxT logró arrebatarle la alcaldía al PP.

Más información