Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Del ‘ring’ al ‘sex shop’

La actriz y empresaria teatral se incorpora a ‘La aventura del saber’, en La 2

Blanca Marsillach, en el gimnasio donde practica boxeo. Ampliar foto
Blanca Marsillach, en el gimnasio donde practica boxeo.

1. Gimnasio José Valenciano. Tuve una lesión de espalda y, sorprendentemente, el fisioterapeuta me recomendó boxeo. Llevo un mes. Es muy bueno para el cortinón en el brazo de las mujeres, a mí ya me estaba empezando a salir cortinilla.Así que estoy midiendo si me conviene más el boxeo o el yoga… (Andrés Mellado, 21).

2. Bikram Yoga Spain. Es un tipo de yoga: 26 posturas que se realizan a 40 grados de temperatura. Yo soy una mujer muy de límites, tengo que poner mi adrenalina en algún lado porque si no me lío a tortazos con todo el mundo. Por el bien del prójimo me metí en esto. Pensé que era más light, pero es muy duro. Eso sí, me sienta muy bien (Maldonado, 52).

3. Un banco público. Está en la calle de Claudio Coello con Conde de Aranda. Ahí tomo las decisiones más importantes de mi vida. Un día muy lluvioso, hace 12 años, mi socia y yo no sabíamos qué hacer con nuestras vidas. De ahí salió ser empresarias teatrales. Desde entonces voy a ese banco a reflexionar sobre mi vida. Y suelen salir bien las decisiones que tomo.

4. Farmacia Sánchez Foncueva. Es de las mejores de Madrid. Susana, la farmacéutica, es un amor. Yo voy mucho a la farmacia, me encanta y compro al por mayor: para el estómago, vitaminas, cremas, algodón, siempre descubro algo nuevo, es como una manía. Y muchas veces hecho la tarde con Susana, tomando café (Maldonado, 30).

5. LillyBlossom. Es una tienda erótica muy refinada. Tiene verdaderas virguerías, siempre me detengo en el escaparate: lencería supersexi, sensual, delicada, entre macarra y de princesa. Lo gracioso es que todavía no he entrado, pero cuando entre me gastaré el sueldo (Claudio Coello, 76).

6. ‘Pet à porter’. Es una tienda de artículos para perros en la que compro para mi perrita Scout, una yorkshire terrier, que es un poco chicazo. Aquí hay de todo: jerséis para perros, gorras, sombreros de cowboy, con brillantitos, camas rococó. Yo es que a la perra la cuelo en el cine, en el teatro, metida en unos bolsos que venden aquí. Nunca ladra, se echa la siesta (Juan Bravo, 21).

7. Moncho Moreno Make up & hair. Tienen gominolas y soy fan de las chuches, así que me pongo ciega mientras Gabriel, mi peluquero favorito, me atiende. Va mucho famoseo. Gabriel es un tipo con mucha paciencia, gusto y sentido del humor. Y tiene mucho ojo para las chicas (Lagasca, 3).

8. Sake Dining Himawari. Me gusta mucho la comida japonesa, pero especialmente la de este restaurante. Te dan un cocido de angulas japonés muy auténtico. Tienes la sensación de estar en Japón, con mesas muy bajas y luz suave, aunque agacharme me fastidia un poco la espalda (y a mí me gusta ir mucho al baño, porque los baños dicen mucho de los lugares). Sales y estás en el teatro María Guerrero (Tamayo y Baus, 1).

9. Templo de Debod. Me encanta el mirador que hay al fondo. Mi padre, Adolfo Marsillach, vivió muy cerca, en un ático en la calle de Ferraz, donde suelo visitar una placa que le dedicaron tras su muerte.

10. Mi cama. Es inmensa, de dos metros, con un colchón maravilloso y muchos cojines de plumas, enfrente de una gran pantalla de plasma: es el reposo del guerrero. Soy muy dormilona, aunque por otro lado hiperactiva: lo poco que estoy en la cama lo disfruto a fondo, es tiempo de calidad.