Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La gestión eficiente de las áreas naturales, un nicho de mercado

Aclima destalla la oportunidad que surge de compaginar el desarrollo socioeconómico con la conservación

Josu Durana, Johathan Rubines y Mónico Moso, de izquierda a derecha.
Josu Durana, Johathan Rubines y Mónico Moso, de izquierda a derecha.

La biodiversidad o los servicios ecosistémicos pueden ser la base para la creación de nuevas empresas. Esta conclusión se ha puesto de manifiesto durante el acto promovido por Aclima -Asociación Cluster de Indystrias de Medio Ambiente de Euskadi- para abordar las oportunidades que se encuentran en el ámbito de los espacios naturales protegidos.

Jonathan Rubines García y Josu Durana Fernández de Retana, socios fundadores de Ekograma, han explicado las oportunidades de negocio para las empresas vascas a nivel internacional, compaginando el desarrollo socioeconómico con la conservación. De hecho, se ha reconocido que la conservación de la biodiversidad o su utilización de forma sostenible y equitativa puede constituir la base de proposiciones de valor únicas que permitan a empresarios e inversores crear y ampliar «empresas dedicadas a la biodiversidad».

Un caso claro de la biodiversidad como oportunidad empresarial es quizá el turismo ecológico, la agricultura ecológica y la silvicultura sostenible, donde existe una demanda creciente de bienes y servicios «sostenibles». De forma más general, algunas estimaciones realizadas sugieren que las oportunidades empresariales a nivel mundial relacionadas con la sostenibilidad de los recursos naturales (incluida la energía, la silvicultura, la alimentación y la agricultura, el agua y los metales) pueden ser del orden de los 2-6 billones de dólares para 2050 (en precios de 2008). Si las previsiones son precisas, estos cálculos indican que el sector privado desempeñará un papel cada vez más importante en la gestión de los recursos naturales. informe: La economía de los ecosistemas y la biodiversidad.

Aclima, por su parte, está trabajando en el proyecto de cooperación intersectorial Ingutech, cuyo principal objetivo es identificar oportunidades de cooperación entre las empresas de los cluster para ofrecer productos y servicios integrados y de valor añadido en el ámbito de la gestión de espacios naturales protegidos.

El turismo ecológico es una de las opciones de mercado que ofrece la biodiversidad

Como referencia económica, se ha ofrecido el dato de que asciende a un mínimo de 5.800 millones anuales el coste de mantener toda la Red Natura 2000, según recoge Protected Areas in Europe, el informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA). La inversión es cuantiosa pero da lugar a retornos que la hacen muy rentable: la Comisión Europea estimó en 2011 que el turismo que atraen los espacios naturales protegidos genera entre 4,5 y 8 millones de empleos fijos. Además, solo en España los visitantes de esas zonas dejan unos ingresos directos de 36 millones de euros anuales. “De modo que cuidar la biodiversidad es una forma de diversificar la economía local y, en gran medida, de obtener los ingresos necesarios para la propia conservación del medio ambiente", se ha recordado por parte de Aclima.