FESTIVAL MADRID EN DANZA

Fascinante Cesc Gelabert

Es único en escena y su actuación se convierte en un acto de poesía difícil de olvidar

Cesc Galabert durante la representación de V.O.+ / ROS RIBAS

Un artista maduro, en forma, con una personalidad escénica brillante y definida. Un artista cuyo discurso es su arte y su cuerpo su conciencia. A veces irónico, otras secamente tierno, Cesc Gelabert (Barcelona, 1953) es nuestra máxima figura de danza contemporánea en activo y ya hay en él algo de patrimonial que debe ser reverenciado. Fue una acertada elección su modular y cambiante programa de solos para la clausura del festival Madrid en Danza, como también fue lógica y pertinente la selección del lugar: el primoroso teatro del siglo XVIII, muy bien restaurado, dándose un juego comunicativo de proporciones entre espacio y bailarín tan sugerente como equilibrado. De todos sus programas en solitario, este es el más redondo que he visto. Los parlamentos breves con que acompaña los bailes son ejemplares, claros, enriquecen la velada.

Cada uno de los solos, merecería un pequeño ensayo, un estudio pormenorizado de su estructura, desarrollo y marco, porque no hay nada simple, nada gratuito ni banal, el material está dispuesto con precisión en el tiempo coreográfico aportando obras breves, redondas, elocuentes, y eso pasa desde la escultura no-humana ideada por Azzopardi para el principio (una especie de símbolo de lo informe hasta la definición alejandrina de la forma humana liberada o cristalizada por la danza) a la exquisitez del preludio de Mompou, donde las notas anticipan la secuencia dinámica corporal. Todo el vestuario es exquisito, hasta el detalle del coqueto tarbusch escarlata. Los afilados y siempre firmes movimientos de Cesc, en su claridad (desde subir la cremallera de una cazadora para convertirlo en un vector gesto al infinito) se engarzan a la ropa en una unidad trabada y meditada; hasta encontramos una cita de La siesta del fauno de Nijinski cuando al final en bailarín desborda en el suelo, sobre la prenda tendida.

Especialmente ricos fueron la Sardana y Homenaje a Gerhard Bohner (1936-1992), dos estilizaciones de muy distinto signo. Su facilidad para el desplazamiento, esos sutiles equilibrios que acompañan a un giro indicadamente excéntrico, recrean una geometría de hondo calado espacial. Siempre en su estilo (donde las manos rematan faena) la expansión de la línea es magnética. La Sardana de Gelabert es un decálogo de estilización y declaración estética, mientras el solo a Bohner es un tríptico introspectivo que tiene en su sección central (Sarabande de una suite de Bach tocada por Casals) su apogeo de abstracción.

Ya lo apunté hace años: Cesc Gelabert es único en escena y su actuación tiene un poso sapiente que aún basándose en la carga emotiva y en nervio de su baile, no desecha el intelecto, el elevado rigor que hace de la articulación gestual un acto de poesía difícil de olvidar.

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Alondra Luna Núñez y los derechos de los discapacitados

En México las personas con discapacidad carecen de ciudadanía

California aprueba restricciones urbanas de agua sin precedentes

Las ciudades tendrán que recortar hasta un 36% el uso de agua. Los californianos reducen un 3,6% el consumo en marzo, muy lejos del objetivo oficial

Los profesores venezolanos, en pie de guerra por el salario

Alfredo Meza Caracas

Con el aumento del sueldo mínimo, los docentes de rango más bajo reciben ingresos inferiores a los de los obreros

EL PAÍS RECOMIENDA

El detective de Mauthausen

Luis Gómez Madrid

Célebre por descubrir impostores en los campos nazis, Benito Bermejo nunca ha tenido un salario fijo como historiador

El pájaro más viejo del mundo

Dos fósiles hallados en China retrasan el origen de las aves en seis millones de años más de lo que se creía

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana