Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los fondos de apoyo a la industria caen a la mitad, de 111 millones a 53

La partida destinada al Servicio Catalán de Ocupación baja un 45%

El fomento del comercio pasa de disponer 42 millones a 11

La factoría de Alstom en Santa Perpètua de Mogoda.
La factoría de Alstom en Santa Perpètua de Mogoda.

A finales de septiembre, el día que el consejero de Empresa y Empleo, Felip Puig, levantó polvareda al dar la crisis por acabada sin apoyar tal afirmación en datos, lo hizo durante la presentación de la Estrategia industrial para Cataluña. Un documento que tampoco incluía datos, cifras, ni dotación presupuestaria. “Cataluña será industrial o no será”, afirmó el consejero recurriendo a una sentencia que comparten patronales y sindicatos, e insistió en que el territorio “necesita reindustrializarse, liderar la vuelta a la reactivación económica”. Preguntado por el presupuesto del plan, respondió: “Hay presupuestos, pero no me quiero quedar en la cifra, hay dinero y lo iremos levantando”.

La duda se despejó ayer, cuando el ejecutivo catalán dio a conocer sus presupuestos. En ellos, los fondos de apoyo a la industria caen a la mitad: de los 111 millones de euros destinados en 2012 (en 2013 se prorrogaron los presupuestos) a los 53 previstos para 2014. Así figura en el documento Estado de ingresos y gastos, que detalla partida a partida el gasto previsto, pero en la presentación facilitada a la prensa figura incluso menos cantidad: nueve millones, que no se corresponden con ningún programa en el detalle de los gastos. El descenso llega en plena crisis de industrias tan emblemáticas para la economía catalana como Panrico, Alstom, Roca o Pastas Gallo.

La única buena noticia del sector llega de la mano de las exportaciones (55.778 millones de euros en 2012, un 5,4% más que en 2011, según el Idescat), mientras que las malas son la destrucción de empleo (262.9000 empleos entre el primer trimestre de 2008 y el de este año) y de empresas (casi 9.000 desde 2008) en lo que va de crisis.

La partida destinada al turismo desciende de 29 a 14,5 millones

A otros dos grandes sectores económicos como son el comercio y el turismo tampoco les llegan cifras alentadoras en el proyecto de presupuestos de un departamento que tiene el fomento de la actividad económica entre sus negociados. El programa de internacionalización, promoción y fomento del comercio pasa de disponer de 42 millones de euros a 11; y el de ordenación, omento y promoción turística, de 29 a 14,5 millones de euros.

En conjunto, el departamento de Empresa y Empleo es el que registra una mayor crecida de su presupuesto de los 12 del Gobierno catalán. Pasa de 372 millones en 2012, a 460 en la prórroga de 2013 y 527 millones en el proyecto de 2014. Una subida que en parte se explica por los 73 millones de más que el ejecutivo destinará a la Renta Mínima de Inserción (la RMI, el antiguo PIRMI).

Otro servicio que depende del departamento y que registra también una caída notable son las políticas de apoyo a los parados. Concretamente, el programa “ocupabilidad”, del que se encarga el Servicio Catalán de Ocupación (SOC) que contaba con 445 millones de euros en 2012 desciende hasta 247 millones (un 45% menos de presupuesto en el que entran los 147 millones que el Estado no ha transferido). El ejecutivo de CiU, con el departamento primero en manos de Francesc Xavier Mena y después por Felip Puig, planea prácticamente desde el primer día una reforma del SOC para mejorar la “ocupabilidad” de los 633.832 parados registrados que hay en Cataluña (cifra del Ministerio de Empleo de ayer mismo, cuando reveló que el paro ha vuelto a subir en 12.921 personas respecto al mes pasado, aunque la cifra interanual cae en 12.474 personas, 1,93% menos).

Respecto al capítulo de personal, que con casi 8.700 millones de euros es el mayor gasto de la Generalitat (en total, sumando departamentos, sector público y empresas públicas tiene 222.685 empleados), en 2014 se mantendrá la eliminación de una paga y otros planes como la reducción de jornada y sueldo a 6.700 interinos, unos programas que suponen un ahorro anual de unos 640 millones.

 

Más información