Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Con estos recortes no vive una familia”

Miles de trabajadores abren con una manifestación la huelga indefinida de la limpieza viaria y jardines de Madrid

Miles de personas (entre 8.000 y 10.000, según los convocantes) se han manifestado este lunes por la tarde entre Atocha y la Puerta de Sol en protesta por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que pende sobre la plantilla de trabajadores de limpieza viaria y jardines de Madrid. ‘Barrenderos y barrenderas de Madrid en lucha’, señalaba la pancarta que abría la tumultuosa convocatoria.

La protesta ha transcurrido entre pitidos, petardos, pedazos papeles y basura. En la Puerta del Sol han ardido hasta media docena de hogueras simultáneamente, en las que los empleados tiraban los chalecos amarillos del uniforme, que se consumían al grito de “¡Huelga, huelga!” y “¡Botella, dimisión!”. Del suelo de la plaza más céntrica de Madrid, cubierta de trozos de papel de periódico, emanaban columnas de humo negro de las fogatas pasadas las siete de la tarde.

El conflicto se ha desatado con una propuesta de ERE que supondría, en principio, unos 1.144 despidos en una plantilla que ronda las 6.000 personas, además de rebajas de sueldo que llegarían hasta el 40% en unas nóminas de oscilan entre 600 y 1.200 euros mensuales.

“Con estos recortes, no vive una familia”, se quejaba Daniel Martínez, empleado del Selur (Servicio Urgente de Limpieza), de 33 años, que lleva 14 en la empresa y acaba de irse a vivir con su novia y a pagar su hipoteca. “Nos han ido engañando poco a poco y no nos queda otra que luchar por nuestros derechos, esto va a acabar en batalla campal”, vaticina este empleado.

Los sindicatos (UGT, CC OO, CGT, Uso y Solidaridad Obrera) han convocado una huelga indefinida que empieza este lunes a las 00.00 contra los recortes, que llegan después de que el Ayuntamiento adjudicara este verano el servicio en seis lotes a cuatro empresas (Cespa, Valoriza, OHL y FCC) que pujaron con rebajas de hasta el 22% de los precios de salida.

‘Ni convenio, ni ERE ni recortes, son basura’, señalaba otra de las pancartas que han acompañado el recorrido. A la escultura del barrendero de 1960, en Jacinto Benavente, los manifestantes lo han cubierto de pegatinas y le han vestido con el chaleco de trabajo que llevaban la mayoría de los participantes.

Almudena Rodríguez, de 43 años, es conductora del sector de parques y jardines. Su marido, Miguel Ángel García (56), en limpieza. Los dos, padres de dos hijas, van a la huelga. Pierden entre 60 y 80 euros diarios en descuentos si la secundan. “Nos costará mucho, pero si nos recortan el sueldo como quieren no llegaríamos a fin de mes”, señala ella, con los pitidos de fondo antes de enfilar la calle de Carretas, repleta de latas, zapatos y vasos de plástico.