Urkullu arremete contra el grupo Mondragón en plena crisis de Fagor

El ‘lehendakari’ cuestiona que la corporación quiera salvar a la empresa

El hundimiento de Fagor Electrodomésticos ha acabado por tensar las relaciones del Gobierno vasco y la Corporación Mondragón (antes MCC). Después de trabajar conjuntamente durante varios meses en la búsqueda de una solución a los problemas de la cooperativa, el Gobierno ha pasado ahora a airear en público sus diferencias con el grupo. La decisión de acogerse al preconcurso de acreedores el pasado 16 de octubre ha sido el punto de inflexión que dio inicio a las desavenencias.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha sorprendido con un sonoro toque de atención al grupo cooperativo por poner en duda la voluntad de sus responsables de adoptar las medidas necesarias para sacar a Fagor de la grave crisis en la que se encuentra desde que decidió cerrar sus fábricas y dejar sin trabajo a 5.642 trabajadores, de los que unos 2.000 se emplean en Euskadi. “Como lehendakari, me gustaría saber si realmente en la Corporación Mondragón quieren afrontar esta situación como corporación, porque pasa porque ellos mismos adopten las decisiones”, ha afirmado Urkullu, saliéndose del tono comedido que acostumbra en sus declaraciones públicas.

En una entrevista en la Cadena SER, el mandatario vasco ha dejado en el aire la pregunta de si verdaderamente la corporación está dispuesta a implicarse en la salvación de Fagor Electrodomésticos, a la que a comienzos de este mes negó una nueva ayuda, esta vez de unos 120 millones, para mantener la actividad de la cooperativa industrial, que acumula un pasivo superior a los 1.000 milones de euros.

Urkullu ha asegurado que mantiene reuniones casi diarias con los directivos del grupo cooperativo para encontrar una vía de solución a la crisis de Fagor Electrodomésticos, pero ha recordado que corresponde a esta compañía elaborar un plan de viabilidad que garantice la continuidad del negocio y el mantenimiento de los puestos de trabajo.

Al hilo de estas conversaciones Gobierno-Mondragón, el lehendakari ha negado con rotundidad que se esté planteando condonar la deuda de algo más de 50 millones que tiene Fagor Electrodomésticos con el Ejecutivo, concedida en enero de este mismo año bajo la justificación de que esta aportación urgente iba a servir para reflotar a la empresa.

Lejos de perdonar esa deuda, Urkullu ha dicho: “Estamos exigiendo un plan de viabilidad riguroso para Fagor”. En un tono forme, ha exigido a la Corporación Mondragón que adopte “decisiones” cuanto antes, porque “tienen que ser las decisiones del grupo las que nos alumbren a las instituciones y en este caso al Gobierno vasco sobre las posibilidades reales que hay que afrontar esta situación”.

Mondragón se ha manifestado públicamente a través de un escrito remitido a un medio de comunicación local, en el que se reafirma en los “valores solidarios” y el “protagonismo de las personas” que han distinguido a la corporación desde su fundación. “No creemos que, de ningún modo, haya que poner en duda el modelo cooperativo a pesar de que Fagor esté en una situación difícil”.

La corporación asegura que va a “reforzar los mecanismos de seguridad” para hacer frente a la crisis de su joya industrial. También se compromete a fomentar “nuevos negocios”, “crear nuevos empleos” y “encontrar una solución a todas las personas que se han quedado sin trabajo”.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana